Feeds:
Articles
Commentaires

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Estimado Jacques-Alain Miller,

Nicolás Mascialino, Los jóvenes

Me sumo a la ola de cartas que le deben estar llegando, para hablarle acerca de mi experiencia como joven miembro de la EOL (2021) y La Ciudad Analítica. Hice llegar mi pedido de admisión el año pasado, siendo parte de mi cálculo que el no ser admitido no me quitaría el entusiasmo para seguir trabajando en distintos espacios asociados a la Escuela, como lo vengo haciendo desde el 2007. Ahora ya tengo casi 40. Mi anterior pedido lo había formulado a los 32, con 15 años de análisis, habiendo terminado el ICdeBA, teniendo algunos años como terapeuta en PAUSA, organizando jornadas y participando activamente del Departamento Pequeño Hans y estando cursando la Maestría de la EOL-UNSAM. Fue una decepción que me dijeran que no y me quitó las ganas de meterme más a trabajar en la Escuela en ese momento. Hasta que llegó la invitación a formar parte de La Ciudad Analítica en 2017. En esa oportunidad Daniela Fernández me convocó a “tomar la plaza pública” y transmitir el discurso analítico por fuera del consultorio del analista. Recuerdo que me fui de esa reunión consternado. De un modo inocente, le cuento, me imaginé con otros, megáfono en mano, rodeados de carteles y pancartas, invitando a los que por allí pasaban a acercarse a escucharnos, en una plaza céntrica, que no por casualidad la elegí frente a una iglesia. El desafío que nos proponían era crear una revista que no hable la difícil lengua del lacanés, para poder transmitir el psicoanálisis a quienes no lo hablan. Después de tres números, tengo que decir que dudo de que lo hayamos logrado. Sigue siendo una revista para psicoanalistas, que invita a escribir y a leer a los jóvenes, pero sigue siendo de la parroquia. Por eso celebro el nuevo movimiento de retomar el lugar que el psicoanálisis puede tener en el debate actual del feminismo y las olas trans. Ya es hora de que los psicoanalistas nos hagamos escuchar por fuera del consultorio y reivindiquemos el papel del psicoanálisis en la docilidad a lo singular que está en sus fundamentos. Creo que se trata de un momento fecundo no sólo para darle lugar a los jóvenes en la Escuela, sino también al psicoanálisis dentro de los debates sociales y políticos.

Afectuosamente, Nicolás Mascialino.

El colegio de mis hijos, privado, conservador y católico, exige uniforme. Todos iguales, desde la cinta del pelo, hasta las medias. Una obsesión por aniquilar las diferencias. 

Soledad Lecuona, Escritos viscerales

Parece que una escuela, nunca deja de ser una escuela. 

Usted me lee hace mucho tiempo, yo lo sé, usted lo sabe. No solo me lee, me imita. Me parece bien. 

Lo que no me parece bien es que se niegue a hablar conmigo. ¿Qué clase de ética lo organiza? 

No quiero un nombre propio y no voy a fundar una escuela, pertenezco a ésta, sin necesidad de llevar sus credenciales.

La democratización me genera profundo rechazo, pero vivo en este siglo. 

Lo que está en juego, lleva el justo valor de un destino. 

Voy a estar esperando su respuesta, y usted ya sabe que no me gusta esperar. ¿Porqué querría disgustarme pudiendo complacerme? 

Que sea un beso, más eficaz que un saludo. 

Ana Sol Sikic, una “joven”

Estimado JAM

Le escribo, como muchos otros, por el movimiento libidinal que se ha generado luego de su intervención el domingo y también por encontrarme dentro de lo que se ha nominado como “Los Jóvenes” ya que encajo casi a la perfección con la descripción que da Gaby Grinbaum en su texto. Con un plus: soy del interior de la Argentina, de Mendoza, una provincia en que no hay sede de la EOL, mas sí del IOM2 y de ACEP (institución en acuerdo con la EOL). Así es que si la proeza para quienes son de Buenos Aires es enorme, se imaginará lo que es para quienes somos del interior.

Aquí hay muchos jóvenes muy “formados” (por ahora seguimos usando esa palabra incómoda) que sostenemos una marcada transferencia con la orientación lacaniana, sobre todo por nuestra presencia en instituciones públicas. Sin embargo, dentro de las universidades de psicología de Mendoza el nombre de Miller hasta hace algún tiempo estaba terminantemente prohibido, borrado, inexistente… con lo cual es parte de la tarea que tenemos en el IOM poder hacer oir la orientación lacaniana por quienes recién comienzan (los jóvenes más jóvenes). Para ello tenemos múltiples actividades que intentan hacer de la conversación una herramienta política, entre otras la revista del IOM “conversaciones con el Otro” que invito a leer www.conversacionesconelotro.com.

Anoche recibí un mensaje de otra de “los jóvenes” que decía “¿soportamos demasiado?” y no supe qué responder, porque algo de la transferencia hace que algunos nos quedemos, y que otro se vayan a otras instituciones. Los unos y los otros, entiendo, somos trabajadores decididos.

En fin, mi mail es para hacerle saber que en “los jóvenes” el psicoanálisis de la orientación lacaniana sigue vivo, que hay quienes seguimos dispuestos a ocupar el lugar que la Escuela disponga para nosotros, sosteniendo un espacio que sea el del reverso del discurso amo y no el reverso de “la guerra del cerdo” (Cuento de Bioy Casares). Este debate que usted y quienes le escriben sostienen es un gran alivio y una renovación de deseo. Aquí estamos,

Afectuosamente, Ana Sol Sikic. 

Adriana Campos, El precio de hacerse el joven

“Tenía veinte años. No dejaré que nadie diga que es la edad más bella de la vida.” Paul Nizan, “Aden Arabia” (1).

Apenas llegada a París, hace 12 años, tuve un intercambio desestabilizante con un docente del departamento de psicoanálisis de Paris 8. Se trató de un encuentro árido, algo que se presentó para mí como un rugido superyoico que me desalojaba radicalmente del lugar que creía ser el mío. Así, me di con que las cosas no funcionaban aquí de la misma manera que en Córdoba, Argentina. En efecto, no recibiría en mi condición de “joven” o de “estudiante” la acogida benevolente a la que estaba acostumbrada de la parte de los analistas consagrados, mis estimados docentes de la EOL.

Me llevaría algún tiempo interpretar ese acontecimiento : mi juventud no me excusaba de mi torpeza ni de mi falta de cálculo. En el fondo, había en esa no benevolencia, en esa incompasión, un respeto absoluto de mi responsabilidad subjetiva y una exigencia de bien-decir sin miramientos respecto de mi lugar de principiante.

Es que hacerse alojar como “joven” no es sin consecuencias. Como lo sabe todo niño, todo adolescente, ser “chico” tiene sus beneficios. Uno es bien tratado, protegido por el Otro. Los “grandes” te dicen: “¡Muy bien! ¡Sigue por esta vía! ¡Un día lo lograrás y estaremos muy orgullosos de ti!”. Así, en tanto que “joven en el psicoanálisis”, se lanza uno en el recorrido que cree esperado: haciendo los ciclos de formación en el instituto o en las secciones clínicas, asistiendo a las noches de la Escuela, a todas las jornadas, haciendo cárteles, participando aquí y allá, haciendo pequeñas tareas, tomando notas y dando la razón al Otro, esperando el día en el que seremos por fin invitados al banquete de los analistas. Pasando el tiempo, se dará uno cuenta de que esta posición también comporta sus perjuicios: la espera se hace larga, muy larga, uno envejece… No es sin un acto, y quizás, un empujón, que uno puede arrancarse de la posición de “joven” para forzar a los otros a dejar de mirarnos con una benevolencia limitante.

En la ECF, de vez en cuando, algo sacude este credo de los jóvenes aspirantes: mientras uno espera pacientemente su turno, haciendo la cola, como se debe, a que el Otro le haga su lugarcito, de repente y sin previo aviso, un joven, quizás llegado al psicoanálisis después que uno, deviene miembro de la ECF y, por qué no, pasa al centro de la escena. Y ello inclusive, ¡sin haber pasado por todas las etapas del cursus honorum que uno creía ineludible! La ECF cuenta así con jóvenes miembros, a menudo eminentes, que en ningún caso son menos miembros que los “mayores”… Además de demostrar que la cola que uno hacía no existe, este hacer lugar a lo nuevo – que siempre destabiliza, al que uno nunca termina de habituarse – desmantela los efectos de cooptación que tienden a producirse en todo grupo, por más analítico que sea…

Lacan, inmune a los efectos de grupo y que pagó por ello con su excomunión, fundó su escuela solo, “tan solo como siempre [ha] estado en [su] relación con la causa psicoanalítica (2)” autorizándose solamente de su trabajo. Deconstruyó en su escuela las jerarquías de la IPA, deseó una escuela en la que “jóvenes” y “mayores” se reunieran entorno del trabajo. Es el espíritu del uno por uno, del cada vez inédito, del invente con su trabajo su propia entrada, que se trata de mantener vivo en la escuela de Lacan(3). Vivo, es decir, sacudiéndonos, molestándonos. Sin duda, en París, la presencia de Jacques-Alain Miller tiene mucho que ver con este estilo incómodo que no deja de contrariar las neurosis de “grandes” y “chicos”.

Le toca a cada escuela inventar su manera de dejarse incomodar, invadir, transformar para dar lugar a lo inédito, a lo aún desconocido, que puede desplegar cada uno de los que gentilmente son invitados a esperar tildándolos de “jóvenes”. – 7 de mayo de 2021

 (1) Paul Nizan, “Aden Arabia”, Ed. Paradigma, Barcelona, 1991.

(2) Jacques Lacan, “Acta de fundación”, https://elp.org.es/wp-content/uploads/2019/10/Acta-de-Fundacion-J-Lacan-1964.pdf

(3) Cf. Jacques-Alain Miller, “Teoría de Turín acerca del sujeto de la Escuela”, https://wapol.org/es/las_escuelas/TemplateArticulo.asp?intTipoPagina=4&intEdicion=1&intIdiomaPublicacion=1&intArticulo=291&intIdiomaArticulo=1&intPublicacion=10

Juan Sist, Una conversación posible

Estimado Jacques-Alain Miller:

Espero que se encuentre bien. Mi nombre es Juan Sist. No tengo el gusto de conocerlo personalmente, pero algo me anima a escribirle. Considero que es el clima de conversación, que me parece promovió el Zoom que ha sostenido hace pocos días, el que me ofrece el margen para hacerlo. 

Formo parte del Staff de La ciudad analítica desde su inicio. Luego de haber estudiado en el ICdeBA y haber cursado la Maestría en la UNSAM, recibí la invitación por parte de Daniela Fernandez para sumarme a un espacio que comenzaba a gestar junto a Graciela Brodsky. Fue la primera vez que, en un proyecto relacionado a la Escuela (EOL), tuve la posibilidad de estar involucrado en forma activa. Es decir, que no se trataba de escuchar a alguien que sabía, sino de poner algo de mí para un trabajo en común junto a colegas que desconocía. 

Estoy seguro que fuimos muy afortunados de contar para esta empresa con la dirección de Daniela. Ella sostuvo de una manera indeclinable una política que hizo de la revista lo que es: un espacio donde los analistas en formación podemos -con rigor, pero sin temor- escribir, compartir nuestra lectura e inventar. Una política que no solo está dirigida hacia los jóvenes colegas que invitamos a escribir (quizás, algunos, por primera vez), sino para nosotros mismos (aquellos que formamos parte de la revista). 

LCA se convirtió, para mí, en un espacio de conversación inédito con otros donde trabajamos arduamente para elaborar el objeto que nos proponemos tratar, tramar consignas posibles y compartir nuestros hallazgos singulares de lectura para ponerlos en la orbita de un trabajo en común.

Esa posibilidad fundamental, la de tramar lo singular de la lectura de cada uno con una política en común, no es algo usual para mí (y creo para muchos de mis colegas más jóvenes). Estamos más bien acostumbrados a asistir en calidad de oyentes a clases, quizás animarnos a hacer una pregunta al final de una exposición, pero no a estar implicados en la conversación. Lo que hace de nuestro transito por espacios de formación algo que redobla una soledad relativa a lo que hacemos a diario en nuestra consulta. Donde también estamos solos. 

Desde luego, creo que en esta situación hay dos partes involucradas. Así como la Escuela comienza a transmitir su preocupación respecto al lugar que ofrece a las transferencias de trabajo que suscita en los jóvenes analistas en formación; los jóvenes analistas en formación tenemos una oportunidad de empezar a pensar nuestra implicación en la comunidad analítica. ¿Estamos dispuestos a pagar el precio de tomar la palabra y salirnos de los refugios en los que, sin saberlo, nos defendemos de lo que invita el discurso analítico? 

Celebro la oportunidad de compartir con alguien como usted la experiencia de trabajo -tan valiosa para mí- en LCA y algunos pensamientos que suscitaron en mí los efectos de su presencia por Zoom del fin de semana pasado. 

Juan Sist

Gloria Sensi, Conversación jóvenes

Querido Jacques-Alain Miller, le escribo con respecto a la juventud, la formación y la Escuela.

Quiero iniciar la carta refiriéndome a la metáfora que usted trajo el domingo pasado, la de inmersión en la Escuela, donde cada uno puede armar su recorrido. Eso que usted dijo me remitió a una frase de Germán García, que siempre traigo a la memoria cuando pienso en ¿qué es aprender/aprehender? Está en un libro que se llama ¿Qué piensan los que piensan?: “Oscar del Barco nunca me enseñó nada, pero yo aprendí de Óscar muchas cosas.”

Desde allí pienso mi relación a la Escuela, a la formación y a cómo transcurrir nadando para aprender y aprehender.

En cuanto a mi actual lugar, fui admitida como miembro este año, hace un par de meses, con la suerte de estar en un momento de muy vivo de la Escuela, con espíritu de conversación, lo que implica que también jueguen disidencias. Mi experiencia como ingresante fue cómo para todos, me imagino, singular.

Cada entrevista de admisión instaló nuevas transferencias de trabajo. En algunos casos devolvió a mi análisis un movimiento, un remolino.

Capto que la cuestión admisión no es sencilla, sin embargo me siento parte de la Escuela desde mucho antes que se me admitiera. ¿Es un punto importante ser admitido? Sí. No es lo mismo la voz y sus alcances desde un lugar u otro. Sin embargo, no es lo único que hace que se tenga una relación a la Escuela, es fundamental querer mantenerla más allá o más acá de la admisión. Me ha sido grato transcurrir por muchos de sus espacios y hacer la experiencia como colaboradora, pulió mi deseo de habitarla, lo digo porque despejó, al menos un poco, la distancia entre deseo -lo que se hace y con satisfacción- y el anhelo de que las cosas sean cómo uno las imagina. A veces estaba a la espera de que la admisión devenga como una sanción de un Otro que dice sí a una “buena o correcta tarea“ y a veces, simplemente estar en un lugar del que uno se apropia, simplemente hacer la experiencia para arreglárselas lo mejor que se pueda con un lugar que conmueve, qué agita la vida. Lo pensé en algunos momentos antes, e incluso ahora habiendo sido admitida. Hacer la experiencia de Escuela franquea transversalmente al momento de admisión. No puedo hablar por la experiencia de otros que de seguro enriquecen esta conversación. Sin embargo, desde este nuevo inicio para mí, quería agradecer a los colegas que me acompañaron desde la primera a la última entrevista de admisión que hice, -quiero aclarar que no entré ni al primer, ni al segundo, ni al tercer pedido-; por ende tuve la oportunidad de tener muchas entrevistas. Fueron también múltiples conversaciones que afianzaron mi relación a la Escuela. Más allá del tiempo transcurrido hasta el ingreso, los admisores, armaron un espacio sólido que me alojó siempre -cada uno a su estilo- en la que creo es la Escuela de Lacan.

Gloria Sensi. Miembro de la EOL y la AMP

A. Digirónimo, Desde el borde (sobre el debate #Los jóvenes)

Estimado Jacques-Alain Miller:

Hace quince años que sostengo la causa psicoanalítica desde el borde de la Escuela. Desde el borde y del lado de afuera. He visto en este tiempo que la Escuela es una entelequia, y esto porque la mayoría llega a ella infatuada por un lugar mágico al cual pertenecer. La Escuela no suele ser para el novato, para el que recién empieza y quiere llegar a ella, el lugar donde poner a trabajar su soledad junto a otras soledades, suele ser el lugar al cual hacer pertenecer el narcisismo. Ello queda excelentemente graficado en aquello que dijo un practicante de la ciudad en la cual ejerzo mi profesión: “pertenecer a la Escuela te cambia la vida”, frase en la cual el énfasis está puesto indudablemente en el verbo pertenecer y no en la Escuela (y mucho menos entendiéndola como intentaba Lacan). En el mismo ámbito hay gentes que sostienen que el dispositivo funciona solo, “confíen en el dispositivo”, y que hay psicoanalista sólo porque se lo postula.

He visto la fundación de la sección de la ciudad en la cual vivo, y he visto cómo esos narcisismos luchaban por su derecho sobre el psicoanálisis con un encarnizamiento feroz. La pertenencia, que se sostiene sin dudas en los que se deja por fuera, lleva a los síntomas peores de la institución que son los que convierten a la Escuela en entelequia: jerga, grupo, autocomplacencia. He visto cómo los que están allí, a veces por haber estado allí desde siempre, se duermen en la pertenencia, y los nuevos que llegan desde afuera lo hacen con la mera voluntad de pertenecer. ¿Qué lugar queda para la causa psicoanalítica si la Escuela se convierte en simple institución que sostiene narcisismos? Ello ocurre todo el tiempo, quizá no puede verse con facilidad desde dentro y menos desde arriba (porque hay arriba y abajo, sostenido en acto por los mismos que sólo quieren pertenecer, en acto, aunque de palabra dijeran otra cosa, porque es fácil decir lo que el psicoanálisis enseña de palabra, pero es extremadamente difícil sostenerlo en acto).

He estado en el borde desde hace quince años, he sostenido desde allí la causa psicoanalítica y me he inscrito en la Orientación lacaniana desde un principio considerando que la palabra orientación no remite a una dirección posible entre otras, sino que se opone radicalmente a la desorientación. He debido fundar, desde el borde externo, una pequeñísima institución a la cual hacemos funcionar trabajando todo el tiempo por evitar dormirnos en los laureles del discurso universitario, y pasan por ella unas pocas personas que descubren el discurso psicoanalítico y la Escuela desde afuera. Hemos sostenido, entonces, la Escuela desde el borde externo, y hemos podido evitar, así, convertirla en mera institución, pero hemos también visto desde allí cómo funcionan las cosas en acto y cómo se alejan de la hermosa teoría. En su momento he estado en el borde interno, por supuesto, ya que he cursado por algún tiempo en los institutos universitarios subsidiarios de la Escuela, el ICBA cuando se llamaba ICBA y no ICdeBA. Un año y un ensayo presentado fueron suficientes para encontrar que el psicoanálisis que circulaba en sus cursos era poco y que la mayoría de los docentes subestimaba al alumno (la excepción existió en un curso para alumnos avanzados dictado por Aníbal Leserre).

He estado quince años diciendo cosas como esta, he escrito dos libros que se desprenden de un análisis llevado hasta sus últimas consecuencias y ese tiempo ha demostrado que no puede decirse. He elegido el borde exterior para poder seguir diciéndolo, de alguna manera inútilmente, porque desde adentro no se escucha lo de afuera. Bienvenido el debate, entonces, acerca de lo que no puede decirse. Pero qué problema que tenemos, si Miller señala la puerta y, además, no hace fuerza para abrirla, la puerta no existe. Así funcionan los que sólo quieren pertenecer y hacen de la Escuela una entelequia.

Cordiales saludos,

Raquel Cors Ulloa, Rép. : Cada uno sumergido en la experiencia de Escuela

Querido Miller, lo múltiple sin uno, abre una actual pregunta: ¿Padre …o peor?

Un abrazo, Raquel

El 07-05-2021, a la(s) 08:45, Raquel Cors Ulloa escribió:

Querido Miller,

Qué tecla has tocado… Es genial! Sigo el debate y pienso que “los jóvenes” no son una propiedad/pertenencia.

Por qué no dejar a cada uno que se sumerja a nadar en su singular “experiencia”? Como en el análisis.

Raquel

Juan Diego Guerra, Sobre los jóvenes lacanianos.

Querido JAM, 

Le escribo de nuevo, en esta ocasión para sumarme a la conversación sobre eso que usted ha llamado “la juventud lacaniana”. Con mucho entusiasmo estuve presente en la conversación del domingo. Con mucha alegría fui tomando nota de asuntos claves que usted fue puntuando a partir de las intervenciones. 

Como le comenté en un correo anterior, soy miembro desde hace 3 años…en el 2018 recibí el sí de parte de la AMP para mi solicitud de homologación. Cuento con 37 años, a dos años de ese máximo que usted ha llamado en un reciente Tweet para el límite de la “juventud lacaniana”. Por lo que aún me siento implicado en esta conversación. 

Usted decía en la conversación “dócil a lo Trans” (Docile au Trans), remarcando, especialmente ese “lo trans” y no “a los trans”, pues (según mi lectura de lo dicho por usted) no cederemos “a los jefes trans”. Me llama mucho la atención que usted haya escogido esa posición, “dócil”. Pues, sino mal recuerdo Lacan hace referencia a esa posición “dócil” del psicoanalista, en especial ante el sujeto psicótico. 

Me llamaba la atención que cuando usted habló de los jóvenes dijo, “dócil a los jóvenes”, en plural. Además, y no menos importante sino lo contrario, hacía especial énfasis en cuanto a la orientación política de la Escuela y los jóvenes. Sin ser muy ambicioso y es aquí donde quisiera aportar mi pequeño grano a esta conversación, lanzo una pregunta que me parece central: ¿Qué implicación trae para nosotros ese “dócil a los jóvenes”? Supongo que se trata de una docilidad a los jóvenes y no “lo joven”, pues tampoco se trata de vivir en la eterna juventud, negando el paso del tiempo. Más bien, como usted bien menciona en ese bello curso Un esfuerzo de poesía, hay que estar reconciliados con el paso del tiempo. No es acaso ello de lo que nos habla Byung-Chul Han (el celebre filósofo Sur Coreano) cuando nos habla de El aroma del tiempo: Un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse

¿Qué implicación para nuestra orientación política, entonces, a partir de esa “docilidad a los jóvenes”? 

Me parece una invitación a los jóvenes a no dejar en manos, en no lavarnos las manos, de la orientación política de la Escuela, de nuestra Escuela. Lejos de ello, involucrarnos, de la mano de los “sabios clínicos”, en pensar qué Escuela queremos. Lo cual conlleva, sin duda, habitar la Escuela. 

Escribo a título personal y no en nombre de la Sede de la NEL-Guatemala. Sin embargo, sí quiero expresarle que esa tensión entre la “juventud lacaniana” y los “sabios clínicos” la vivimos también en nuestra Sede, sabiendo hacer, sabiendo acoger y logrando que pase algo ahí donde surgen los impasses, esos impasses que, a mi manera particular de entender las cosas, lejos de buscar eliminarlos hay que celebrarlos en la vida de Escuela…solo cuando hay un impasse, es que algo puede pasar

Quizás es a partir de los jóvenes, de nosotros (si es que puedo decir un nosotros), que podemos ir acercándonos a temas de la época, como la docilidad a lo trans. Y pensar así, qué puede el discurso analítico aportar al discurso dominante que afirma (como en la foto que le envié el otro día: The end of Gender?). 

Dócil a los jóvenes, ¿sería entonces lo que Lacan dijo (y tantas veces citado el domingo), estar a la altura de la subjetividad de la época? 

Bueno, las preguntas están y la conversación está abierta. 

Reciba un afectuoso abrazo. 

Juan Diego Guerra España 

Juan Pablo Duarte, o es sobre fútbol sino sobre series.

Estimado J-A Miller; mi nombre es Juan Pablo Duarte, practico el psicoanálisis en Córdoba (Argentina), soy adherente al CIEC y finalicé mi Maestría en Teoría Psicoanalítica en la Universidad Nacional de Córdoba en 2018.

Aún no soy miembro de la Escuela, pero por fortuna nunca me sentí jugando en la reserva, tampoco sentado en su banco de suplentes. 

Hice muchas de las cosas que menciona Gabriela Grinbaum en su mensaje, incluso encanecer un poco. Pero me interesa contarle que, con la orientación de Mariana Gómez y Jorge Assef (ambos analistas de la sección Córdoba) desde hace catorce años tengo la posibilidad de participar e inventar modos de trabajar por la causa a través de la extensión universitaria, actividades de docencia y en publicaciones de revistas y libros. En el 2019, desde la Maestría y junto a colegas jóvenes organizamos un curso masivo online del que participan cinco analistas de la Escuela como docentes y casi 6000 alumnos de diferentes ciudades del mundo (algunos angloparlantes ya que el curso fue traducido a este idioma). El año pasado, debido a la pandemia, seguimos trabajando con las series de TV y el psicoanálisis e inventamos los Vivos en la Pandemia, una actividad muy convocante de la que participaron 43 analistas y practicantes de nuestro país y del extranjero. En este momento estamos a la espera de la segunda publicación sobre este tema del catálogo de la Editorial Universitaria

Desde el 2001 tomé contacto con el psicoanálisis, desde el 2008 comencé a coordinar este tipo de actividades. Quería contarle que estos espacios resultaron muy importantes para mí formación. Hoy creo que son claves en el encuentro de muchos jóvenes con el Psicoanálisis, un encuentro que en muchas ocasiones prosigue en el CIEC y en las actividades de la Escuela. Entiendo que este trabajo se parece menos a una carrera futbolística que a una serie, creo que tiene relación con la conversación que usted propone y quiero ponerlo bajo su conocimiento. 

Agradezco su apertura a este diálogo

Cordialmente

Luciana Rolando, Los jóvenes, otras voces

Estimado JAM: Estoy sumamente agradecida por su presencia el pasado 2 de mayo. Nos despertó. Al menos a mí. Produjo olas y el deseo de inmersión. Cada uno verá qué estilo nadar.

En lo que me concierne le cuento: Soy miembro de la AMP y de la EOL hace 13 años. Ingresé diría muy joven, a los 31, lo cual fué una experiencia de formación muy enriquecedora, abonó a la orientación no sin mí análisis claro. 

Van 13 años de trabajo de escuela y de la experiencia de habitarla de diferentes maneras de acuerdo al trayecto recorrido en mí análisis.

Participé en la sección Córdoba durante estos años en diferentes funciones. Hoy formo parte del directorio como tesorera. Tuve y tengo la suerte de trabajar con los colegas que nombramos « jóvenes » y muy agradecida de escuchar otras voces. Sin ellos es difícil la transmisión de los efectos del recorrido que vamos haciendo, nuestras ideas, nuestras posiciones. Sin ellos los debates son difíciles. Se hacen presentes dentro de la escuela colaborando, participando, adhiriendo de alguna manera a la política de la AMP.

Lo nuevo no sólo rejuvenece. Cómo leí en la carta de Guido Coll, la juventud es una posición subjetiva. Pero también está lo joven de los cuerpos, lo joven del andar de esos cuerpos que a veces son necesarios para el empuje, para hacer presencia en lugares donde sólo un cuerpo joven y su energía puede hacerlo.

Decidí escribir esta carta para manifestar mi deseo de seguir trabajando con quiénes además de lo vivo portan la juventud de la orientación Lacaniana.

Me sumo a la sugerencia de otros colegas de reconsiderar la nominación de Adherencia como una posibilidad de apertura a los que de alguna manera ya están cerca. Adherir a un lugar, a un lazo, a una política no es responsabilidad menor.

Es además una posibilidad en nuestra comunidad de encontrar y encontramos nadando diferentes estilos, cada uno el suyo.

Agradezco su voz siempre joven que me despierta. Su posición viva que hace que lo vivo se transmita. Eso quiero para el futuro de nuestra AMP y sus escuelas-

Muchas Gracias JAM, por haber generado olas.

Un abrazo

Luciana Rolando. Córdoba – Argentina

Carolina Vignoli Gori, Me conmueven las palabras de Gaby Grinbaum

Estimado JAM, hace un tiempo me vengo preguntando si usted estará tomando analizantes en este último tiempo.

Yo quisiera poder viajar a París para analizarme con usted, el problema es que por ahora moverse en el planeta está un poco complicado.

Desde septiembre del año pasado se interrumpió mi relación analítica con Gabriela Dargenton, quien fuera mi analista por 15 años, debido a un par de impasses lo suficientemente insoportables para mí como para pensar en continuar mi análisis con otro analista.

En verdad jamás pensé que usted pudiera ser una opción hasta que hablé con mi amigo Luis Darío Salamone, me parecía que usted sólo recibiría analistas consagrados, pero Luis me alentó a atreverme a analizarme con usted. 

Luego de escucharlo tan vivamente el domingo y posterior a la posibilidad de este debate que usted abrió respecto de lo dócil a la juventud, me atrevo a preguntarle.

¿Sería posible que usted me dé una entrevista?

Suya. Carolina Vignoli.

Natalia Fernandez Estevez,Joventud!! una vez mas. Cordoba, Argentina.

Estimado JAM,

En otro momento hubiese sido impensable escribirle; pero desde este Mayo, como una « joven » que habita el campo Freudiano, me resulta impostergable no hacerlo y sumar al debate.

Esta mañana en reunión de Cartel les dije a mis compañeras: « Por favor hablemos de la revolución en la AMP ». Utilizar el significante revolución en este contexto, en America Latina, en Argentina, en Cordoba, usted sabrá, es cosa seria.

Como practicante del psicoanalisis tengo la sensación que estamos viviendo un momento que no tiene marcha atrás, y se trata de un momento bisagra en el que necesariamente algo se produce, que avanza con la fuerza del deseo que a cada uno convoca.

Junto a otras practicantes, estamos abriendo una institución en la ciudad, que aloja a niños y jóvenes con dificultades en el lazo social, que hemos dado en llamar ni mas ni menos que « Institución Causa ». Entendemos que la transferencia a la escuela se ordena via la Orientación Lacaniana y que como usted nos ha enseñado una vez mas:

« Lo propio de la etica es desprendernos, apartarnos de lo que creemos familiar, para que así dejemos de practicar por hábito o por rutina siguiendo surcos que ya fueron abiertos. Lo propio de la etica es reconducirnos de lo familiar a lo extraño, enseñarnos que, cada vez aie creemos encontrarnos en nuestra morada, no hacemos más que estar en mora cpn respecto a lo extraño, y que incluso esto es una procastinacion- no queremos alcanzarlo, nos defendemos de ello » (Causa y consentimiento; 2019, p.13).

Gracias por abrir el debate que muchas veces no nos animamos a dar… el momento es ahora.

Natalia Fernández Estevez. Adherente del CIEC. Maestranda facultad Psicologia. UNC.

Georgina Vorano, #LOSJOVENES -aporte.

Querido Jacques-Alain Miller: 

Le hago llegar mi aporte al debate sobre lo joven. Celebro y agradezco su gesto que habilita esta conversación. El recorrido por espacios universitarios académicos y de extensión, las comisiones de gestión y organización, los carteles y los grupos de investigación y seminarios, el análisis y los controles, las jornadas y conversaciones apasionadas con colegas y amigos me han producido enormes aprendizajes y también transformaciones. No serían posibles si no me hubiera encontrado irreversiblemente con Freud, con Lacan, con usted, con colegas y referentes y con instituciones dispuestas a sostener esta causa que interpela en el misterio íntimo de la vitalidad, al menos para mí. 

Me ha costado pensar el debate en términos de lo joven y lo viejo o en términos numéricos, aunque están allí y cuentan. Me autorizo a contarle que la conversación me evocaba pensar en el infinito desafío que tenemos (me cuento, aunque no sea miembro aún de la EOL) en los distintos dispositivos, para no sucumbir a la burocracia. Si mucho, pero no-todo es fantasma, si mucho pero no-todo es deseo decidido, si mucho pero no-todo es entusiasmo, se presenta también la dimensión de los efectos de discurso, de los efectos de comunidad y grupalidad, de los efectos de Superyó institucional. Efectos estructurales que trascienden las singularidades y buenas intenciones y pueden generar temor a la enunciación creativa, obsecuencias, rivalidades, reproducciones incuestionadas, dobles discursos. La responsabilidad subjetiva y el fantasma llevados a su extremo en el discurso también pueden conducir a una resolución imperforable de una tensión quizás no resoluble totalmente. Y conducir a un discurso con similitudes a la forma americana del self-made sujeto. Generar mecanismos y espacios en los cuales desentrañar los axiomas del discurso, como usted proponía, es parte del esfuerzo infinito por ir un poco más allá de las inevitables burocracias y diferencias que los movimientos de vivir y formar parte de algo desencadenan. Me ha conmovido lo que planteaba sobre los espacios de inmersión. Sobre generar condiciones para una formación que habilite a la palabra valiente de la parresía. Y desande cada tanto los enquistamientos de saber cuya reproducción siempre nos amenaza. Admiro a los colegas que me han inspirado eso. 

El camino no es corto ni largo si es auténtico, creo. Promover condiciones para esa autenticidad es un interminable desafío. Sus gestos de estos últimos días, las resonancias y palabras de tantos referentes y colegas, me han despertado en esa dirección. Lo comparto. Y lo agradezco. Experimento que la causa freudiana es joven, vital, potente y misteriosa. Y le viene bien una lúcida docilidad y simpatía. Gracias. 

Georgina Vorano. (36!) Adherente del CIEC. Departamento TyA. Córdoba. 

Diana Fernandez, Dócil.

Estimado Jacques-Alain 

mi nombre es Diana Fernández, soy analista -en todo caso me esfuerzo por practicar el psicoanálisis-. Estoy cursando la maestría en Clínica Psicoanalítica y previamente cursé en el Icdeba. Tal como lo mencionó Marina Recalde en el intercambio que tuvo con usted, el domingo fue para muchos la ocasión de escucharlo por primera vez en vivo. Me incluyo en este doble acontecimiento de escucharlo y de hacerlo por primera vez. Marina R y Gabi Grinbaum son para mí dos referentes de analistas que hacen lugar en la escuela a los jóvenes, o a los que nos acercamos con tanteos; hacen lugar más allá de lo que pueden ser las torpezas que acompañan a la neurosis en su afán por hacerse un lugar en el Otro -mientras creemos que existe-. Y eso es muy importante, porque de alguna manera le hacen lugar a ese analista que está ahí, en el analizante que aún no termina su análisis, incluso que apenas lo comienza. De hecho le escribo estas palabras, alentada por Gabi.

Desconocía la situación de entrada a la escuela, sin embargo, creo que antes del pedido formal de ingreso, la escuela circula por otros espacios también; por ejemplo cada vez que hay una jornada, un congreso o un encuentro, suele invitarse a participar con aportes informales en las redes sociales tales como Facebook, Instagram – supongo que se sumará Twitter-, lo cual es una excelente iniciativa que acerca la libido al trabajo y hace lazo. Esos son espacios donde hacer lugar está en manos de jóvenes con distintos momentos de formación, y a veces allí también puede ser difícil entrar. No creo que la tiranía se divida en viejos o jóvenes, estoy leyendo dócil, es lo que contrarresta la tiranía. Dócil a los otros, dócil a habilitar el hacer de los otros, a acompañar la manera singular en que cada analizante inventa su práctica. 

En el tiempo en que me tomó animarme a escribirle, veo que la ola se hizo tsunami, veo que somos muchos concernidos por sus palabras « dócil a los jóvenes », muchos nos dirigimos a usted, y entiendo este acto suyo de compartir los intercambios en su blog, como una invitación a leernos y conversar, a intentar responder nuestras propias preguntas. Marina y Gabi dieron un puntapié inicial, y la escuela está ahora concernida por sus palabras también.

Dejo planteada mi pregunta: ¿Y si dócil se transforma en mandato? ¿cómo mantener una tensión que no permita a « dócil » deslizarse a buenas intenciones? Porque en definitiva la tiranía puede muy bien sostenerse en buenas intenciones, y para ser bienintencionados no hay edad. 

Antes de despedirme, le cuento que mi transferencia a la escuela tuvo que ver con el encuentro de las marcas de intervención del analista, que se deslizaban en testimonios de pase de sus analizantes: siempre la sorpresa con la misma pregunta: ¿quién es el analista de este AE? La respuesta, siempre Uno y Mill. 

Un saludo afectuoso, Diana Fernández

Rafael Krasnogor, Rafael Krasnogor desde Tucuman Argentina

Estimado Jacques Alain Miller.

Soy Rafael Krasnogor vivo en Tucuman Argentina y le escribo a raíz del movimiento que inició luego de la presentación de su libro, diría de los jóvenes que seguimos atentamente su transmisión y le escribo puesto que es mi deseo ingresar a la EOL. Le cuento que recientemente pedí ingresar a la EOL y usted ya sabe lo complejo que es. 

Espero que a partir de su disertación logre conmover las puertas que para los jóvenes como es mi caso con 47 años y en transferencia con su enseñanza resultan tan difíciles de franquear. 

Mi formación cuenta con un Estudio de Grado de Psicología y un DOCTORADO y Posdoctorado en Filosofía. 

ingresé como docente a la Universidad Nacional de Tucumán, en la que usted disertó hace algunos años, en esta casa de estudios tengo una cátedra sobre Temas de Filosofía y Lógica otra cátedra sobre Filosofía y Psicoanálisis y recientemente ingrese en la Cátedra de Psicoanálisis Freud. Además debo contarle que desde la creación del Instituto Oscar Masotta participó en su formación, primero como estudiante y con el correr de los años DOCENTE y actualmente soy el responsable de la Gestión Operativa del CID-TUCUMÁN IOM2. Me analizo hace 10 años y realizo mi práctica en consultorio. 

Afectuosamente. Krasnogor Rafael 

Luis Iriarte, #LOSJOVENES #NEL

Estimado Jacques-Alain Miller, 

Le escribimos aquí “algunos jóvenes” causados por el psicoanálisis de orientación lacaniana. Nos sostenemos del particular aristotélico como una tentativa de dar cuenta de lo que él buscó cernir : algo del orden de la existencia. 

Dejamos nuestros respectivos países para pasar cinco o más años en París, cada uno con nacientes transferencias de trabajo en Latinoamérica. Fueron justamente los encuentros con los colegas que se han formado en distintas escuelas de la AMP quienes nos hicieron conocer el “país del psicoanálisis” y, con ello, orientar nuestro deseo naciente de analistas por su enseñanza. 

Cada uno quiso ir a París, dejando una vida tras de sí, para encontrarnos con su enseñanza, escucharlo y aprender de usted, y de sus colegas, sobre psicoanálisis. No fue un transcurso fácil, hicimos un Máster o un Doctorado en el Departamento de Psicoanálisis de Paris VIII, nos formamos en los dispositivos de la Sección Clínica de París e Ile-de-France, algunos incluso tuvimos la suerte de participar de Atelier de Psychanalyse Appliquée – entendiéndolo como justamente un lugar creado para dar lugar a los jóvenes –, la suerte de ir a su presentación en Val-de-Grâce y de hacer pasantías en CPCT de París. Nos analizamos y controlamos con colegas de la ECF y la AMP, sostenemos nuestra transferencia decidida hoy mismo en los dispositivos de formación. 

Actualmente, continuamos en los dispositivos de la NEL, participamos de sus enseñanzas, de sus carteles y eventos de Escuela, y queremos ser parte de esta Escuela de la AMP. También generamos espacios de intercambio en Europa y de transmisión del psicoanálisis en Latinoamérica: participamos en equipos de traducción e intentamos tener un lugar en nuestra Escuela.

Hemos querido escribir esta carta porque creemos que se trata de un tiempo inédito, que usted inauguró con su intervención del 2 de mayo. Tal vez podremos encontrar algo más de docilidad a lo que hemos vivido de una u otra forma como un desencuentro con la NEL.

Simplemente queremos decirle que aquí estamos, contribuyendo de distintas maneras al país del psicoanálisis, que los jóvenes estamos trabajando a pesar de que nos cueste encontrar nuestro lugar en la NEL, pero que estamos participando y queremos tener nuestro lugar en la vida de la Escuela. 

A pesar de nuestros vaivenes y desencuentros con la NEL, que no han facilitado el desarrollo y el alojamiento de nuestros deseos, hemos creado lazos con esta Escuela, con sus sedes y delegaciones, y esperamos a través de ellas encontrar a la AMP y poder existir como analistas practicantes del Campo Freudiano.

¿Habrá en ellas un lugar para nosotros? Al menos los jóvenes queremos…

Nos gustaría mucho contarle nuestras experiencias y recorridos, por lo mismo, si usted tuviese tiempo nos encantaría poder conversar y recibir su orientación para darle curso a nuestra transferencia con la NEL.

Suscriben:

José Altamirano, Quito – Ecuador

Daniela Dighero, Santiago – Chile

Cinthya Estrada, CDMX – México.

Paola González, Monterrey – México.

Magnolia González, CDMX – México.

Luis Iriarte, Quito – Ecuador.

Gabriela Pazmiño, Quito – Ecuador. 

Pablo Reyes, Santiago – Chile

Andrea Zuñiga, Popayán – Colombia. 

Carolina Puchet, Sobre la conversación acerca de los jóvenes

Estimado Jaques Alain,

He seguido con detenimiento las cartas e intercambios que ha tenido desde ayer acerca de los jóvenes y que muy amablemente ha publicado en su blog.

Le escribo desde la Ciudad de México, una ciudad que ha sido lugar de refugio para muchas personas de muchos países en diferentes momentos de la historia. Esto dio lugar a que el psicoanálisis llegara hace muchos años. Un psicoanálisis que no estaba vinculado a la Orientación Lacaniana. La Escuela lleva algunos años en la ciudad, podría decir que es nueva si la comparamos con otras instituciones psicoanalíticas que tienen más de 30 años. Aún así nuestra orientación atrae a los jóvenes, crea transferencia porque se trata de un discurso distinto al que escuchan en la universidad. Les llama la atención que Freud y sobre todo Lacan no sea sólo para entendidos, que esté vinculado con la práctica clínica.

Por otro lado, los colegas de otras orientaciones nos reconocen que podemos conversar con ellos, que no los confrontamos.

En el país tenemos gente joven en diferentes ciudades interesados en formarse, con ganas de acercarse a la Escuela porque encuentran que este discurso los orienta en sus ámbitos profesionales. Algunos de ellos forman parte, de lo que llamamos iniciativas, que llevan algunos años sosteniendo en sus ciudades espacios de estudio de textos de Orientación Lacaniana. También muchos de ellos viajaban con frecuencia a las actividades que organizaba la NEL Ciudad de México y actualmente forman parte de carteles y seminarios de la sede.

Con esto quiero decir, que México es un territorio con mucho potencial para los jóvenes que se acercan a la orientación lacaniana. Tenemos mucho por hacer y por inventar, muchos espacios donde podríamos incluirnos para que los jóvenes nos escuchen. La orientación que hoy nos propone, la docilidad que en acto nos enseña, nos ayuda a pensar cómo seguir, de qué manera poder tener un lugar en esos espacios. Además, la conversación que ha comenzado con nuestros colegas de la EOL sobre el instituto y la Escuela nos permite pensar cómo, en nuestro contexto, convendría llevarlo a cabo leyendo, escuchando otras experiencias. 

Le agradezco mucho su disposición para que este intercambio suceda, para que podamos leernos. Agradezco también que con su posición nos convoca a trabajar y enlazarnos, esto enseña que la Escuela Una existe si la hacemos existir.

Le mando un fuerte abrazo

Carolina Puchet Dutrénit, Directora de la NEL Ciudad de México, Miembro de la NEL y la AMP

Jorge Assef, About « #Debate Jóvenes » among young English-speakers

Estimado JAM:

Como usted sabe soy Co-editor de Lacanian Compass Review junto a Jeff Erbe, y participo desde 2013 en actividades de Lacanian Compass especialmente en New York. Ese camino propició que me inviten a ser Mas Uno de dos carteles en la NLS integrados por jóvenes de Canada, California, Miami, Nueva York y Londres.

Le escribo justamente para contarle que algunos de esos colegas se han interesado por el #Debate Jóvenes que usted ha impulsado en su Blog, lo estan siguiendo y lo comentan con entusiasmo en los grupos de Whatsapp.

-Una joven de Inglaterra me escribió esta mañana: « It’s incredible!! », « I hope we have a zoom in English with Miller too » (en referencia a los efectos que tuvo en los jóvenes de habla hispana escucharlo en la conversación con la ELP el domingo pasado)

-Un colega de Estados Unidos me escribió: « It’s a very interesting what is happenig with young people and Miller ».

Estoy sugiriendo a estos jóvenes que también le escriban a usted, que se sumen a la conversación, no es fácil, lo ven muy lejano, pero tal vez venzan la inhibición y se atrevan a hacerlo en estos días. 

De todas maneras el propósito de este mail es ponerlo al tanto y celebrar que la invitación al debate que usted abrió ayer esta llegando también a los jóvenes de los países anglo-parlantes!!

Hace muchos años saliendo de un control con usted en Paris, le conté que me iba a Londres, usted me preguntó que « por qué viajaba a Londres », le respondí sorprendido y sintéticamente « porque me gusta », entonces usted me invitó sentarme nuevamente y me habló de los desafíos y de la importancia de transmitir la enseñanza de Lacan en el mundo anglo-parlante. Fue una conversación de 20 minutos que marcó mi vida, yo era un joven de 29 años de edad, hoy la recuerdo especialmente.

Lo saludo, Jorge Assef

Barbara Sagasta 

Estimado J-A Miller:

Mi nombre es Bárbara Sagasta, soy Lic. en Psicología en la Universidad de Buenos Aires, trabajo en un Hospital Público en el que conformamos un equipo causado por el psicoanálisis de la orientación lacaniana, y soy una entusiasta participante de primer año del ICdeBA. 

Me tomo el atrevimiento de escribirle dado que su intervención del 2/5 tuvo un fuerte impacto en mí: « dócil a los jóvenes », aún me resuena.

Quisiera contarle que siempre me costó un poco escribir, o al menos eso ha sido considerado una traba en mí, en algún momento. Sin embargo publiqué por primera vez un texto (sobre un caso clínico del Hospital en el que trabajo) en la Revista LCA 1. Debo decir que el comité de redacción de la revista me acompañó de tal modo en el proceso de escritura, que la experiencia para mí fue maravillosa. Quiero escribir más!

La Escuela me causa, participo en varios seminarios y actividades y mi deseo no se agota… quiero más!

Siento que tengo mucho por delante, y eso me impulsa, me vivifica!

Muchas gracias por permitir este hermoso intercambio.

Saludos cordiales. Bárbara Sagasta

Romina Hornus, Encuentro generacional, para sumar al hilo de los jóvenes.

Estimado Jaques Alain Miller,

Impactada, por los tres acontecimientos ocurridos en lo que va del mes: su anuncio de la publicación de los documentos a su guarda, de Lacan, y su convocatoria totalmente abierta a quien desee contribuir a este enorme desafío; su asistencia virtual a la presentación de su libro Polémica Política, y el modo en el que usted llevó adelante ese encuentro; y la publicación en su blog, del texto de Gabi Grinbaum, y el intercambio de mails con Marina Recalde; impacto que aún resuena en mí, es que decidí hacer algo con esta vacuna vital inyectada; además de haberme puesto a disposición para la enorme tarea con los papeles de Lacan, le escribo.

Me enamoré del psicoanálisis, a primera vista, cuando leí a Freud hace muchos años, pero el encuentro con la orientación lacaniana de la EOL, fué en la facultad de psicología de la Universidad Nacional de Córdoba, de la mano de analistas que aún ejercen la docencia allí, precisamente Jorge Assef y Mariana Gómez, con quienes se generó una enorme transferencia de trabajo, y quienes me acercaron a Lacan y a usted; por eso fuí a la Escuela; Escuela de la cual nunca estuve enamorada, pero de la cual no me quiero ir, porque siempre sentí que una parte de ella se esforzaba y estaba abierta para recibirme. Al escucharlo el domingo, tuve la impresión que estaba provocando un encuentro generacional, (además de la apertura inédita del psicoanálisis a todo el mundo), hay cosas muy valiosas de « los viejos », que atraen a « los jóvenes »; y este viejo que usted dijo ser, recibía con los brazos abiertos a estos nuevos analistas, de una manera muy cálida, para trabajar juntos. Están los « jóvenes », y también los « nuevos » que pasados los 35 (edad límite que me parece adecuada para enmarcar la juventud propiamente dicha), trabajamos con mucho entusiasmo dentro de la orientación lacaniana.

Le escribí a Gabi Grinbaum ayer, lo comparto, porque resume las primeras impresiones, las cuales he podido esbozar así:

Gracias Gabi por tus palabras que Miller publicó en el blog! IMPACTANTE, hace rato que me siento parte de la escuela, que la siento, la palpito, que me llama y la busco. Además de lo que decís que comparto esa sensación que es imposible y que inhibe y frustra, hay algo de parte nuestra de una cierta cobardía. La responsabilidad es compartida. Debemos hacernos cargo también los que no nos animamos a reconocer nuestra parte. Todo este revuelo que ha generado Miller lo celebro, me ha hecho renacer, y junto con el trabajo de análisis, me avoco en la parte que me toca. Porque si bien « Se acabó la época de los maestros », eso implica salir de la comodidad del alumnado.

Cerré mi mensaje a Gabriela, diciéndole lo importante que fue para mí escuchar su testimonio, porque sentí que podía ser parte de ese mundo.

Me siento convocada desde una zona del medio, ni toda adentro, ni toda afuera, asumiendo que soy responsable de construir una Escuela más acorde a lo que creo, junto con otros (viejos, jóvenes y nuevos), para que siga viva ante los impases de la civilización.

Un alegre y afectuoso saludo. Romina Hornus

Jacqueline Lejbowicz, Carta

Estimado Jacques-Alain Miller:

La juventud promueve despertares. Con insomnios incluidos. También la suya. De su escrito “Dócil a lo trans”, me gustó especialmente la referencia a conversaciones con su nieto. Me hizo pensar en conversaciones con mi hija y sus amigos. Y más aún con los alumnos de la facultad.

Tengo el gusto de pertenecer a la cátedra de Psicopatología 1, de la Facultad de Psicología de la UBA, cuyo titular es Fabián Naparstek. Una cátedra vigorosa y creciente en cantidad de alumnos y en producción e intercambio. Hace algunos años le propuse a Fabián, organizar jornadas de las dos cátedras que él dirige (Psicopatología 1 y Clínica de las toxicomanías y el Alcoholismo). No sólo tomó mi iniciativa, sino que además me convocó a estar al frente de la organización.

Llegamos a hacer, antes de la pandemia, siete jornadas en la Facultad de Psicología con una concurrencia de 450 alumnos aproximadamente, en las que participaron analistas muy queridos y respetados de la Escuela, se hicieron allí presentaciones de números de la revista Lacaniana y hubo presentaciones de trabajos de docentes de ambas cátedras; así como conferencias maravillosas de Fabián . Pero sobre todo, en las dos últimas jornadas implementamos una mesa en la que ex alumnos presentaron sus trabajos a sus compañeros, con la interlocución de Fabián Naparstek y de Andrea Berger. La alegría y el entusiasmo que estos encuentros provocan en los alumnos hacen a la vida del psicoanálisis y su transmisión en la facultad. Veremos si con estrategias de zoom y foros, como lo hacemos con las clases, podemos continuarlas

En relación a su pregunta por las edades de la juventud lacaniana, la mayoría de los alumnos rondan los 22 años. Veremos cuántos de ellos continúan el camino del psicoanálisis, o se van al coach, el cognitivismo, y las ofertas del mercado actual. Pero es contundente nuestra apuesta; y, conmovedora la respuesta de los alumnos.

La conversación entre generaciones hace al movimiento de la vida. Mi análisis y mi formación con analistas de la Escuela, las clases a los alumnos, las supervisiones a analistas en los centros de salud, la clínica misma, me lo hacen saber.

Agradezco a Gabi Grinbaum y a Marina Recalde y tantos colegas por tomar la posta. Y sobre todo a usted que la inició.

Afectuosamente.Jacquie Lejbowicz.

Damian Perez, Un joven argentino

Estimado JAM, 

Como joven me siento convocado a escribirle. Le cuento que vivo en Neuquén, en el interior de la Argentina, desarrollo mi práctica clínica aquí, soy co-responsable del IOM CID Neuquén, dirijo una revista para el mismo cuyo primer número está por salir, coordino hace 8 años un taller de lectura junto a otra joven colega donde hoy estamos abordando principalmente su curso “Del síntoma al fantasma y retorno”. Curse el ICdeBA y ahora estoy haciendo la maestría. Viajo para analizarme y controlar en Bs. As, que es la realidad de muchos de nosotros, hago esa apuesta y eso me permite tener una relación más cercana con la Escuela y sus actividades. Sin embargo no he pedido el ingreso a la misma, es sabido que eso implica un proceso desgastante, de insistencia y porque no también, de transferencia negativa. Por el momento es mi inconsciente el que por medio de un sueño me hace saber que allí no hay Otro que atienda, el teléfono suena y suena y no hay respuesta.

Hace un tiempo mi analista me pregunto que estaba esperando para hacer el pedido de entrada a la Escuela, conteste que no estaba dispuesto a que me digan que no dependiendo de factores que nada tienen que ver con el recorrido y el deseo, y que se sabe que para el interior del país es aún más complejo. Distinto seria con el pase en la entrada, como forma de demostrarlo o dar cuenta.

Hoy me permito sentirme parte de este momento histórico del psicoanálisis al que usted ha dado lugar, con todo lo que ello implique. Valoro así que dé la palabra a la juventud y espero de nosotros que estemos en condiciones de decir algo por nuestra cuenta. 

Debo confesarle que cuando cierran las puertas pero también las ventanas de zoom por no ser miembro o asociado dígase de la NEL o la SLP, me desconcierto. Porqué un pase no lo podemos escuchar todos?- celebro también por eso su apuesta a la Escuela Una.

Para finalizar le diré que respecto al psicoanálisis no me siento ni tan joven ni tan viejo, siento que hay algo vivo allí y con eso me quedo.

Lo saludo atte, con mis respetos y asombrado de que este haciendo esto.

Damián Pérez.

Ma. Fernanda Mailliat, LOA JOVENES

Querido Jacques-Alain

¿Será bien recibida la carta de una no miembro de más de 35? 

Dudé bastante en escribirle, pero al mismo tiempo me pareció una oportunidad imperdible para contarle algunos detalles de mi experiencia con una empresa “imposible”, tal como la describe Gabi Grinbaum.

Recién graduada de la UBA y sin ningún gusto por el psicoanálisis, me dispuse a dar lo que aquí se llama “examen de residencia”. Mi desconocimiento en la materia me llevó a tomar unas clases de apoyo y allí me encontré con un analista de la EOL. Ese fue un encuentro inolvidable para mi, porque luego de esas clases supe con total claridad que quería saber más sobre el psicoanálisis de la orientación lacaniana. 

Dejé un análisis en curso y busqué un analista en el marco de la Red de la EOL. 

Para ese entonces era cronológicamente joven, muy joven. Siendo una sub 25 me acerqué a la Eol y allí empecé a armar mi formación que inició con grupos de estudios, siguió con el ICBA, el Colegio de Graduados, las Jornadas, algunos seminarios diurnos y los tres ensayos del Icba que me permitieron acercarme a PAUSA. 

En medio de todo aquello, nuevamente cambio de analista. 

Puedo ubicar perfectamente lo que hizo caer esa transferencia. Aquel analista había dado muestras de su alejamiento de la Escuela y esos gestos dieron paso al momento de concluir ese análisis, al cual le agradezco muchas cosas. 

Antes de despedirme ya sabía a quién iba pedirle análisis. El nuevo analista era y es un miembro activo de la Escuela y por supuesto, cuenta con otros rasgos que no vienen a cuento en esta misiva. 

Siendo una sub 40 empecé a colaborar con aquellas actividades de las que participaba cada año: Jornadas anuales y de carteles, Enapol, Ferias del Libro. Para ese entonces me propuse presentar trabajos en aquellos espacios donde tenía la oportunidad hacerlo. 

Mi primer pedido a la Secretaría de Admisión llegó al concluir la maestría de la Unsam. El entusiasmo por la causa analítica me salía hasta por las orejas y como sabía eso de que entrar a la primera es como hacer hoyo en uno, me dispuse a re enviar mi carta al año siguiente. 

No se si habrá sido la llegada de los 40, pero después del tercer pedido se abrió paso un malestar muy grande que solo podía mitigar con mis decididas transferencias, mis lazos de trabajo con los colegas-amigos de la Eol y la docencia en la UBA, donde encuentro un lugar para transmitir el psicoanálisis a los más jóvenes. 

Mi cuarto pedido llegó en el 2020. El malestar se había disipado luego que en el 2019, junto a dos amigas miembros de la EOL armamos un seminario diurno que se llamó “Inicios de los tratamientos en psicoanálisis”. Para ese entonces también llegó la invitación a escribir en LCA 3 y la posibilidad de ser colaboradora del ICdeBA.

Esta vez el entusiasmo no me salía por las orejas, pero resultaba suficiente como para golpear la puerta una vez más.

“Estoy perpleja. Tirame un S2”, le escribí a alguien cuando caí en la cuenta que no había recibido el llamado para tener las entrevistas de admisión. 

Le confieso que varias veces me pregunté qué hago golpeando una puerta que no se abre y más aún hoy, que soy una joven sub 50. 

Sin embargo, mientras me pregunto y me río un poco de la cronología, alzo mi puño y me dispongo a golpear una vez más. 

Cariños, Fernanda Mailliat

Daniela Detta, Sobre los jóvenes en la EOL

Estimado Jacques Alain Miller: 

Me llamo María Daniela Detta, tengo 34 años y soy de Bs As. Conocí la Orientación Lacaniana cuando tenía 22 años siendo pasante en un hospital de salud mental, desde ahí que mi norte siempre fue la Eol. 

Me acerque a la escuela con los seminarios diurnos, después el ICdeBA, los carteles, los grupos de estudio, sin faltar por los espacios rigurosos y sostenidos de supervisión con analistas de la institución. Y por supuesto mi analista. 

La primera vez que fui a un congreso de la Eol, recuerdo haberme emocionado con los testimonios de pase y quedar sorprendida de como resonaba el latido del entusiasmo en mi cuerpo. En cuanto pude colaborar en organizaciones de congresos ahí estuve. 

En el 2017, leo en una publicación de Facebook que Usted iba a estar dando una conferencia en Madrid el mismo día que yo iba a estar ahí gracias a un viaje familiar. Desesperadamente fui a comprar la entrada para poder escucharlo dejando de lado la excursión familiar que paso totalmente a segundo plano. Llegue 45 minutos antes de la emoción. 

Con esto intento compartirle que, sin ser miembro, me siento de la Eol, y que me sumo a promover espacios donde el pertenecer no quede solo en un sentimiento sino en un lugar más receptivo para los jóvenes. 

Lo saludo con cariño. 

Gerardo Battista, Debate LosJóvenes. Sobre el Cartel…

Estimado Jacques-Alain Miller:

Mi nombre es Gerardo Battista y le escribo porque tanto su extraordinaria Conversación el domingo pasado como las cartas de Gabriela Grinbaum y Marina Recalde me incitaron a tomar la palabra, algo que suele ser esquivo en mí. Quiero detenerme en la propuesta que ha realizado Graciela Brodsky, a quien le he escrito y me sugirió que me dirija a Ud. Formo parte de la comisión de Carteles de la EOL (Viviana Mozzi es la responsable) y me interesó mucho la propuesta de Graciela Brodsky sobre volver a pensar al Cartel como puerta de entrada a la Escuela y sobre cartelizar los pedidos de admisión. Me parece que desplaza de la buena manera el eje miembro-no miembro y pone el acento en revalorizar la función del Cartel en la Escuela. La EOL propone cartelizar a los recién llegados, es una política bien orientada. En efecto, el Cartel es una de las formas en que la Escuela aloja sus transferencias. Subrayo esto porque la Sección Córdoba suele convocar a muchos jóvenes de vientipico y treintipico. Creo que en gran parte se debe al lugar que tiene el Cartel en la formación analítica. En Buenos Aires el Cartel no entusiasma tanto, es notable que no son muchos los miembros que inscriban su formación bajo esta modalidad. No tengo aún una respuesta al respecto, encontré una suya en “El cartel en el mundo”: “No percibo emoción cuando los colegas hablan del cartel. Es un hecho que la tradición no es el cartel sino el curso magistral. En Argentina, donde la Universidad ha estado durante mucho tiempo amordazada y ha permanecido arcaica en sus métodos, se confluyó alrededor de maestros que dispensaban su enseñanza fuera de la Universidad, maestros que no lo eran por el diploma sino por el carisma”. 

Cómo vitalizar el Cartel como órgano de formación es lo que nos inquieta y sobre lo que estamos trabajando en la Comisión. Por tal razón, renovamos su revista “La 4 + Uno” y la web donde hemos decidido publicar los textos fundacionales de Carteles de nuestra Escuela. Las próximas jornadas tendrán ese tinte, estamos en eso… Me parece que nos debemos una nueva reflexión sobre el lugar del cartel en la formación analítica y como puerta de entrada a la Escuela.

Celebro y agradezco transitar este momento épico en el Campo freudiano.

Un saludo cordial, Gerardo Battista

Alejandra D´Andrea, Permítete decir cualquier cosa

Estimado JAM: 

Comienzo por la frase en la que se apoya su blog WLB 

“Permítete decir cualquier cosa”, 

Sobre el destino de los papeles de Lacan que hoy encuentran su destinatario. 

1- JAM anuncia que siente la llamada de lo nuevo, “(…) los papeles eran como la carta robada, porque los destinos habituales no convenían y ahora ha llegado a destinación” (…) “con esos papeles hacemos un carnaval (…) hacemos vida” 

2- ¿Que de este momento inédito instituye un destinatario? 

3- Resonancias a partir de un ensayo de Giorgio Agamben: “ ¿ A quién se dirige la poesía?” 

GA, Considera que lascategorías modales quedan por fuera de este asunto. El destinatario del poema respondería más bien a una “exigencia”, 

 Dos pasajes del ensayo: 

– “Es esto quizás lo que Cesar Vallejo tenía en mente cuando, al definir la intención última y la dedicatoria de casi toda su poesía, no encontró otras palabras más que decir por el analfabeto a quien escribo. Es importante detenernos en la formulación aparentemente redundante “por el analfabeto a quien escribo”. Aquí “por” significa menos “para” que en “lugar de”; tal como Primo Levi dijo que él daba testimonio por –esto es, “en el lugar de”– aquellos llamados Muselmanner que, en la jerga de Auschwitz, nunca pudieron dar testimonio.” 

-“El verdadero destinatario de la poesía es aquel que no está habilitado para leerla. Pero esto también significa que el libro, que es destinado a quien nunca lo leerá –el iletrado– ha sido escrito por una mano que, en cierto sentido, no sabe leer y que es, por lo tanto, una mano iletrada. La poesía es aquello que regresa la escritura hacia el lugar de ilegibilidad de donde proviene, a donde ella sigue dirigiéndose.” 

Ambos pasajes guardan afinidad con una frase en Lituratierra: “Por mi parte si propongo al Psicoanálisis la letra/carta como en espera [ en souffrance,] es que muestra allí su fracaso” 

 ¿Es posible considerar que el destinatario se apoyaría sobre el fondo de un fracaso? 

Tomo una lectura que me evoca una conexión y me gusta acercar 

El discurso a la EFP (diciembre, 1967) el valor de este discurso es interesante en el punto que se trata del lugar del fracaso en el acto. Testimonia eso. 

Usted menciona en Política Lacaniana que cuando Lacan lanza “Su proposición”, dos meses antes, no recibió ninguna aprobación el peso de ese fracaso motiva este discurso “se enuncia sobre el fondo de esa decepción” 

Me lleva a considerar que lo que se testimonia es el fracaso del acto- frente a lo nuevo- que emerge, pero no es sin consecuencias. 

Alejandra D´Andrea, integrante del Nudo Zadig la Patria del Sinthoma 

Córdoba, Argentina

Viviana Noya, #LOS JOVENES

Querido Jacques-Alain,

Soy una joven ya que hace unos treinta años que tengo veinte y mucho antes de eso, desde mi adolescencia estaba causada por el psicoanálisis, causa que me sostiene pasionalmente enlazada a la EOL.

Soy analista de la Red de la EOL, colaboro en el Seminario de Fabián Naparstek, integro un Nudo en la Movida Zadig y también soy una de los cuarenta y cinco analistas que en el 2020 quedamos a la espera del llamado para la entrevista de Admisión que aún hoy no llegó.

Desde mi práctica hospitalaria en los noventa comenzó mi lazo a la Escuela pero fue con el Seminario de los miércoles de Mauricio Tarrab, Graciela Brodsky y Fabián Naparstek cuando comencé mis segundo análisis, la participación en las Jornadas Anuales, Carteles, ENAPOL, espacios de control y el empuje fue tan fuerte y decidido que hasta escribí un trabajo para el Congreso de la AMP en 2010 donde los No-Miembros éramos recibidos por Usted como los « Recién arribados » y así seguí con los siguientes Congresos.

Luego de la Maestría del ICdeBA fui convocada por Fabián para integrar su Cátedra en UBA donde transmito el psicoanálisis, así como admitida por Graciela Brodsky en sus espacios de estudio y control. Ese aliento me decidió a pedir la entrada a la Escuela en 2016 con una devolución generosa en la entrevista del Consejo que situó mi lazo a la Escuela como una fuerte relación analítica, poniendo el acento en mis trasferencias.

Al siguiente año volví con un plus que es lo que también tengo para ofrecerle a la Escuela en extensión, en mi actual práctica hospitalaria, esta vez como Supervisora y docente de Concurrentes aquí donde vivo a cincuenta kilómetros de la EOL donde la transferencia a Lacan es muy fuerte pero no siempre bien orientada, aquí donde hay tanto por hacer por y para el Psicoanálisis de Orientación Lacaniana.

Es ahí donde los NO de la Escuela y la entrevista que espero desde el año pasado no llega, me dividen y me llevan a preguntarme por cual obstinada razón sigo ahí, con la nariz contra el vidrio golpeando por entrar…Será trabajo para mi análisis.

Haberlo vuelto a ver el domingo pasado me realmente me alegró, me VIVIficó.

Le escribe Vivi Noya, de Buenos Aires.

Gerardo Battista, Sobre el Cartel…

Estimado Jacques-Alain Miller:

Mi nombre es Gerardo Battista y le escribo porque tanto su extraordinaria Conversación el domingo pasado como las cartas de Gabriela Grinbaum y Marina Recalde me incitaron a tomar la palabra, algo que suele ser esquivo en mí. Quiero detenerme en la propuesta que ha realizado Graciela Brodsky, a quien le he escrito y me sugirió que me dirija a Ud. Formo parte de la comisión de Carteles de la EOL (Viviana Mozzi es la responsable) y me interesó mucho la propuesta de Graciela Brodsky sobre volver a pensar al Cartel como puerta de entrada a la Escuela y sobre cartelizar los pedidos de admisión. Me parece que desplaza de la buena manera el eje miembro-no miembro y pone el acento en revalorizar la función del Cartel en la Escuela. La EOL propone cartelizar a los recién llegados, es una política bien orientada. En efecto, el Cartel es una de las formas en que la Escuela aloja sus transferencias. Subrayo esto porque la Sección Córdoba suele convocar a muchos jóvenes de vientipico y treintipico. Creo que en gran parte se debe al lugar que tiene el Cartel en la formación analítica. En Buenos Aires el Cartel no entusiasma tanto, es notable que no son muchos los miembros que inscriban su formación bajo esta modalidad. No tengo aún una respuesta al respecto, encontré una suya en “El cartel en el mundo”: “No percibo emoción cuando los colegas hablan del cartel. Es un hecho que la tradición no es el cartel sino el curso magistral. En Argentina, donde la Universidad ha estado durante mucho tiempo amordazada y ha permanecido arcaica en sus métodos, se confluyó alrededor de maestros que dispensaban su enseñanza fuera de la Universidad, maestros que no lo eran por el diploma sino por el carisma”. 

Cómo vitalizar el Cartel como órgano de formación es lo que nos inquieta y sobre lo que estamos trabajando en la Comisión. Por tal razón, renovamos su revista “La 4 + Uno” y la web donde hemos decidido publicar los textos fundacionales de Carteles de nuestra Escuela. Las próximas jornadas tendrán ese tinte, estamos en eso… Me parece que nos debemos una nueva reflexión sobre el lugar del cartel en la formación analítica y como puerta de entrada a la Escuela.

Celebro y agradezco transitar este momento épico en el Campo freudiano.

Un saludo cordial, Gerardo Battista

Diana Wolodarsky, Carta

Cher JAM, le hago llegar estas líneas con el espíritu sean un aporte de mi perspectiva al excelente espacio al que ha dado lugar.

Le envío a esta dirección de email, ya que no estoy segura esté vigente la de lacanian.

Un abrazo, Diana Wolodarsky

Gabriela Laura Basz, Carta

Querido Jaques-Alain: Estoy en la Escuela desde joven (veintipico) y las veces que usted escuchó mis presentaciones las comentó con mucho interés, lo que para mí ha sido de un enorme valor. No siempre se escucha a los jóvenes con atención y respeto, aunque creo que usted si lo hace. La pregunta por el lugar de los jóvenes (sí, me refiero a la edad, no confundamos todo), y la preocupación por facilitarles el ingreso a la Escuela, fue central para mi cuando participé de la Secretaría de Admisión. Creo que llegó el tiempo de hablar y de escuchar. En los espacios de trasmisión del psicoanálisis (Universidad, Icdeba, IOM) percibo el interés y el entusiasmo de los estudiantes. A veces también me percato de cierta tensión al tratar algunos temas (« Dócil a lo trans »). No son pocos los que esperan que afloren nuestros prejuicios y, a veces, se los puede descolocar de la buena manera, en mi caso con el espíritu freudiano-spinoziano que me habita.

Un abrazo, Gabriela Basz

Andrés Rosental, Smells like teen spirit

Estimado Jacques-Alain,

Le escribo movilizado y alegre por el debate abierto, no deja de tocar las fibras íntimas no solo de mí paso por algunas instituciones de la orientación sino además de mí relación con el psicoanálisis.

Le escribo desde Paraná la cual es la capital de la provincia de Entre Ríos en la Mesopotamia argentina. El Litoral.

Aquí formé parte de un grupo de jóvenes que hace algunos años participamos en la refundación del IOM… Ahora IOM2. Esta experiencia me permitió conocer desde otro lugar el psicoanálisis de la orientación lacaniana. De este paso cuando estudiamos el seminario 6 hicimos un teatro leído de Hamlet, actúe de Hamlet, del cual me valió el mote de « Andi de Dinamarca ». Otro año estudiando el seminario 10 en el taller de lectura éramos 3 o 4, tras lo cual nos nombramos como « Los mosqueteros » (y aún nos seguimos llamando así). Organizamos las jornadas regionales, convocamos a 400 personas que vinieron a escuchar psicoanálisis en esta pequeña ciudad. Aunque hoy me encuentro alejado del IOM esas marcas quedan en mí.

Mí lazo con la Escuela actualmente está en relación a otro nombre, el de Icdeber, cómo Betty Nagorni nos supo llamar a una camada de participantes del ICdeBA y como décimos « una vez Icdeber, siempre Icdeber ». El año pasado, en un momento de vacilación respecto a mí lugar mí analista tuvo el atino de indicarme con esta frase: « El cartel » algo que me conmovió. Participé de un cartel fulgurante en relación a trauma y sueño que me llevo a participar de una actividad de la sección La Plata de la EOL (SIENDO DE PARANÁ) y actualmente participo de un Cartel en relación a Fantasma y Síntoma que me tiene muy enganchado.

Más allá de lo anecdótico de esto, en lo personal y a sabiendas de la dificultad para ser Miembro de la Escuela, el Cartel me ha servido para sostener ese lazo y si la analista tuvo el atino de señalarlo, no menos el más uno quien en la primera reunión ubicó nuestra desición y lo que ello conlleva siendo que podríamos haber elegido cualquier otro dispositivo, pero nosotros queríamos un cartel.

Entré al psicoanálisis porque hubo un momento de mí lugar en el mundo como judío que se volvió complicada. Por casualidad llegó a mí el texto de Freud sobre Moisés y fantaseaba con cómo habrían sido las cenas de Pesaj en la casa de los Freud, me las imaginaba cómo las de mí familia y eso me permitió inventarme una relación. Muchos años después, en un momento en que tambaleaba mí lazo a la Escuela el Cartel vino a ese mismo lugar que esa fantasía de mí juventud.

Por último… Leí que propuso 35 años para la juventud. A favor le diré que tengo 38 años de vida, pero prefiero el chiste que me hacen algunos amigos que dicen que soy un Benjamín Button porque hace muchos años cuando me conocieron tenía 38, hoy dicen que tengo veinti pico.

Lo saludo cordialmente, Andrés Rosental.

Carolina Vacani, Mensaje a JAM

Estimado JAM

Me llamo Carolina Vacani, tengo 42 años y realizo mi práctica en un Hospital Público de la Ciudad de Bs. As., donde tuve mi primer acercamiento a la clínica mientras finalizaba mi formación de grado. Mi encuentro con la Escuela vino de la mano de la participación en una Jornada Anual de la EOL, en donde escucharía cautivada sin saberlo, a quien hoy es mi analista. Salí de allí con un tríptico en la mano, que me llevaría a las aulas del ICdeBA tres meses después. El siguiente paso llegó con la Maestría, donde se puso en acto mi deseo, ya que implicó dejar un trabajo que me llevaría a ser hoy analista practicante de PAUSA. Allí encontré un lugar, en donde además de seguir formándome, me habilitó a tomar la palabra para transmitir y poner al trabajo mi clínica e ideas. A pesar de no creer posible en lo inmediato ser miembro de la EOL, el deseo de serlo en el horizonte, me permitió en medio de una pandemia, poner el cuerpo en una Institución para oír y leer a aquellos que no tienen voz, como así también, a ser parte del equipo docente del Posgrado del Hospital, donde conversan distintos discursos, y sentir una gran emoción en el pecho cuando logro « pasar » algo de nuestro discurso allí. Hoy simplemente quiero decirle gracias, por hacerme sentir que ese « pasar » vale la pena, y que no es solo para Otros ser parte de la Escuela y sobre todo agradecerle, que mi deseo habite hoy, un cuerpo más vivo que nunca.

Lo saludo atte., con todo mi respeto y admiración, emocionada por lo que sello en mí, en este preciso momento.

Carolina Vacani

Dolores Amden, Carta

Estimado Jacques-Alain:

El domingo 2 de Mayo, el Zoom fue una fiesta. Y no quiero dejar de transmitirle mi agradecimiento por ese carnaval orientado que usted propone a propósito de la publicación de los papales de Lacan, la perspectiva de la docilidad a lo trans, y especialmente la pregunta por los jóvenes, que creo, pone el foco en un tema álgido, por lo menos en mi país.

En febrero de 2020 ingresé a la EOL como miembro. Una “joven” miembro plus 35, diez años más que la juventud lacaniana propuesta. Entrar a la Escuela implica un trabajo arduo. En ese camino, envejecemos. Eso alarga todo, incluso los análisis.

Mi interés por el psicoanálisis de orientación lacaniana nació más de 20 años antes del ingreso a la Escuela, cuando cursaba psicopatología en la Universidad de Buenos Aires, a través de mis docentes, todos miembros de la EOL. Eran ellos los que traían las ideas vivas, punzantes. Luego vinieron la indeleble experiencia del ICdeBA, el desafío de PAUSA, la maestría, los carteles, el trabajo en las publicaciones, los ENAPOL que siempre fueron un refugio para los no miembros. Es el largo recorrido que muchos en la Argentina hacemos. El deseo de Escuela va prendiendo, y sin dudas en el análisis se ajusta el decir y se esclarece. Pero en ese devenir, el “no a la entrada” en el primer pedido es casi un destino ineludible. Envejecemos al ritmo de ese “no”, que en muchos casos se repite más de una vez, a riesgo de enrarecer las transferencias y quitarles su vigor.

Me alegra y me alivia su interés por los jóvenes ya que en la Argentina aún son muchos los que se interesan por el psicoanálisis. Desde la Universidad hacemos un trabajo muy cuidado por transmitir la potencia de la obra de Freud y Lacan. A esas transferencias que logramos generar desde allí hay que protegerlas del malestar que palpita al momento de dirigirse a la Escuela para formar parte de ella. La Escuela que quiero, la EOL, es aquella que logre deshacerse del factor segregativo que hoy la rodea y la trasciende. Anhelo que su interés por la “juventud lacaniana” anime la búsqueda de una solución a ese asunto, alguna invención que responda al pesar de muchos colegas comprometidos con la causa que fueron envejeciendo sin encontrar el “sí” de la Escuela.

Celebro su docilidad al Zoom, ese entusiasmo significó un ejemplo en acto de la apertura a lo nuevo que como analistas debemos cuidar. Su alegría contagiosa hace falta.

Le envío mis más afectuosos saludos y mi total agradecimiento. 

Dolores Amden

Roxana Vega Alonso, un grano de arena.

Estimado Jacques-Alain Miller:

Ayer, 7 de mayo, cumplí 38. ¿Joven?, me pregunto. Sí, me contesto. Siento aún la juventud y al mismo tiempo la alegría de ser contemporánea a lo que está ocurriendo en esta gran ola que usted ha provocado. Es también usted el que nos invita a surfearla. ¡Qué emocionante haberlo escuchado el domingo pasado! Ha despertado un sinfín de efectos…

Es así que le escribo como una trabajadora decidida por la causa analítica. Vivo en lo que se llama aquí el « interior » del país. La Pampa, es una provincia de Argentina que está en el centro del país, pero que queda un poco « periférica » en el gran mapa lacaniano (aunque sabemos que no-todo acontece en Buenos Aires).

Contrariamente al aparente desierto, La Pampa, en la mirada del poeta*, es un viejo mar. Hoy, es tierra de jóvenes analistas que nos formamos no sólo en Buenos Aires. En mi caso, me gradué en la Facultad de Psicología de la UNC -donde recibió mi analista el Doctor Honoris Causa en 2019-, me diplomé en ICdeBA y actualmente curso el 2º año de la Maestría en la UNSAM, inaugurando en 2020 junto a maravillosos colegas, la cohorte que denominamos “Pandemials”. Una experiencia donde se puso a prueba el deseo y se relanzó este año, continuando totalmente vía zoom. 

Le escribo, estimado JAM, como una trabajadora decidida pero también por el deseo que ha provocado su apuesta. Quisiera aportar mi grano de arena, sostenida en la causa y en lo que ello provoca. Considero que usted ha lanzado la apuesta y estamos allí para recoger el guante. Mi francés no sé si es el mejor, pero es una lengua que estudio hace muchos años. Le confieso que recién el año pasado me animé a rendir el examen internacional B1. Verifiqué así, una vez más, que se trataba de animarme, como ahora. Es así que quiero hacerle llegar mi deseo de sumarme al trabajo por venir y mi disposición para la traducción y los trabajos que considere. 

Un cariño desde la tierra de caldenes.

Roxana Vega Alonso. (Responsable local del IOM2 – Delegación La Pampa)

 *Juan Ricardo 

Eugenia Molina, Carta

Estimado Jacques Alain Miller: 

Luego de la emoción que me produjo su presencia, esta vez en la pantalla, me animo a escribirle para aportar mi contribución al debate #jóvenes.

Ingresé a la EOL y a la AMP en 2006, tenía 36 años, era joven, la puerta no estaba abierta de par en par, fue difícil. Pasaron 15 años, y siempre he estado comprometida e interesada en lo joven de la Escuela y por esa misma razón en los jóvenes que están próximos, los que quieren entrar y los que acompañan desde los alrededores.

En este momento, soy la directora de la Sección Córdoba de la EOL, y quiero transmitirle, que desde el inicio de mi gestión – hace ya un año y medio- recibo con frecuencia mails y llamados telefónicos de jóvenes que quieren sumarse al trabajo de Escuela, colaborar, no de una manera inopinada, sino comprometidos en una causa, la de la Orientación Lacaniana. Jóvenes que son docentes en la Universidad Nacional de Córdoba, que trabajan en los Hospitales, que se forman en el Instituto CIEC desde hace años, que se cartelizan desde hace mucho tiempo, que hacen la Maestría (MatPsil) de la Facultad de Psicología de la UNC. Jóvenes comprometidos con el psicoanálisis y que quieren hacerlo escuchar en distintos lugares de la ciudad.

También formo parte de la Comisión de Admisión de la Sección Córdoba, ya que contamos con una Comisión de Admisión propia, que por supuesto dialectiza con el Consejo Estatutario de la EOL los pedidos de ingreso. Pero en nuestra comunidad – la cordobesa-, recibimos muchos pedidos de jóvenes; y debo confesar mi sabor amargo cada año, cuando son tan pocos los que ingresan a la AMP. 

Sé muy bien que la Escuela no es para todos, pero creo que hay varios que podrían estar del lado de adentro de la puerta.

Escuchamos como argumento: el equilibrio, el número, la edad… pero: y la posición analizante? Y el trayecto analítico? Y la demostración de su práctica y control? Y la posibilidad de colocar lo sin igual de cada uno en la Escuela?

Aprendí con usted, una palabra que atesoro, y sin la cual no me imagino la formación del analista: singularidad. A ella me refiero cada vez, no me la puedo sacar de la cabeza, ni del cuerpo. Y deseo profundamente una Escuela que haga lugar a esas singularidades que muchos pueden traer, para aportar nuevos aires, para renovar las preguntas, para que los que ya no somos tan jóvenes – aunque nos la creamos un poco- no nos anquilosemos.

Pienso en los jóvenes – a partir de lo que plantaba el doctor Lacan en Situación del psicoanálisis y formación del analista– como aquellos que pueden « aportar la inverecundia del hurón o el descaro monstruoso del niño, para quien el rey está desnudo », abriendo así la posibilidad a nuevas conversaciones. 

Creo que son tiempos para contar con quienes quieren y están dispuestos a propagar la peste, tal vez no- todos miembros de la AMP, pero contemos con ellos.

Le agradezco inmensamente la apertura de este debate, lo estábamos esperando!!

Lo saludo con respeto y afecto. Eugenia Molina

Pilar del Carmen Santoyo Pereda, Desde México

Querido Jacques-Alain Miller, 

Por fortuna pertenezco al conjunto de los jóvenes (pero no por mucho, según el criterio que ha establecido de los 35), no lo veía así hasta hace unos días. Aquel domingo, tuve la fortuna de verlo y escucharlo por primera vez en vivo y en directo, muy a mi pesar ha sido por Zoom, pero no habría sido posible de otra manera y lo agradezco, ese acontecimiento, aún a través de la pantalla, dejó una marca que ha ido tomando fuerza con el actual debate sobre “los jóvenes”, especialmente la contundente carta de Gabi Grinbaum me ha conmovido profundamente al punto del desconcierto, por mucho tiempo asumí que para pertenecer a la Escuela había que hacerse viejo, hacer un recorrido de muchos años y aún así eso no te daba ninguna garantía, mi suerte ya estaba echada, era como aceptar de manera pasiva mi destino, ¿por qué?, bueno, ahora me lo pregunto. 

Por supuesto no estoy sola, desde mi bello Culiacán, Sinaloa, México, hace varios años formo parte de la Cátedra Freudiana y Lacaniana Sinaloense, un espacio ocupado principalmente por jóvenes que promueve el psicoanálisis de la orientación lacaniana en la ciudad desde diferentes trincheras. Lo virtual nos ha permitido tener más cercanía a la Nel-México, también hemos podido participar en actividades de otras escuelas como la EOL y la ELP ¡ha sido magnífico!, hemos sido alojados, sin embargo, pesa esa sensación de siempre ser extraterritoriales.

Entiendo que el problema que se plantea no tiene que ver con un desprecio a lo viejo (no leeríamos a Freud y a Lacan si así fuera), tampoco que los jóvenes entremos como desbandada a la Escuela, considero que el recorrido es necesario, como alguien muy querida me decía “en la formación hay que sudar”, creo más bien, que la cuestión está en no dejar que la escuela deje de ser agalmática para los jóvenes, y es verdad que ahora no quisiera que se me fuera esa juventud para ser parte de ella.

Afectuosamente.Pilar Santoyo.

Solana Gonzalez, Llegar tarde a la juventud lacaniana

Estimado Jacques- Alain Miller

Llego tarde a la juventud lacaniana. Cronológicamente mis cuarenta y cinco años parecen indicarlo. Quizás por eso me interesé en otra versión del tiempo ¿en qué momento se produjo una sustitución de “dócil a lo trans” por “dócil a los jóvenes”? No estoy segura que sea rigurosamente una sustitución, lo cierto es que “dócil a los jóvenes” copó el debate. Escuché su conversación del domingo. Quisiera agradecerle su arte para extraer los axiomas que nos orientan de la buena manera a la hora de “leer el discurso preponderante en el mundo”. Esa frase de Sutilezas analíticas me gusta mucho, porque habla del caballo de troya en relación a lo que entra en la ciudad analítica. Vuelvo a la pregunta ¿por qué dócil a lo trans se sustituyó en un debate sobre dócil a los jóvenes? Hay que reconocer que dócil tiene plasticidad. Sin embargo, si una hipótesis más freudiana leyera esa sustitución podría decir en términos de defensa: se evitó “dócil a la conversación “. Es cierto que una conversación permite situar, en la plasticidad del significante dócil, lo real y en esa línea leer que “no tener buenas intenciones” es una orientación. Traigo ahora una anécdota joven. En la escuela de música a la que asiste mi hijo adolescente las jóvenes llamaron a una asamblea para repudiar a un empresario que justificó el contratar pocas mujeres músicas para su festival. Cuando los jóvenes quisieron votar a favor de la moción y tomar la palabra les dijeron que No, que ellos históricamente siempre la habían tomado. Con eso las jóvenes denunciaban también la injusticia distributiva. Entiendo que en el debate que se abrió se trata de que jóvenes, en calidad de tales, tomen la palabra y hablen sobre la no admisión a la escuela, vuelvo a Sutilezas “no salimos hacemos entrar”. Me eximo de ese debate llegué tarde a la edad corte de 35 años por lo cual no entro en el universal joven. Por otra parte, podría hacerlo y tomar la palabra, porque si entraría en el universal “los que no entraron a la escuela”. Sin embargo, no lo prefiero. No creo que esa conversación pueda brujulearse a partir de “dócil a los jóvenes” que me parece más bien un caballo de troya. Me gustaría más que, como usted dice en El aparato de psicoanalizar, la brújula no sea el real infantil y mudo de Searle sino el que habla y se sitúa en relación al síntoma. Una conversación no incauta de la paradoja de los psicoanalistas que no se reconocen en el mundo que han contribuido a dar a luz. Al final del texto me doy cuenta que esta última frase de El lugar y el Lazo, junto a las de Sutilezas analíticas y la de El aparato de psicoanalizar son una buena brújula para responder a mi pregunta.

Lo saludo afectuosamente

Solana González Basso, Buenos Aires

Miguel De la Rosa Garci, Un asunto de jóvenes: La Escuela

Apreciado Jacques-Alain Miller, un gusto saludarte. 

Te escribe Miguel De la Rosa de Ecuador, asociado a la NEL Guayaquil desde hace un lustro, analizante desde hace una década.

El domingo 2 fue la primera vez que pude escucharte. Generaste olas en mí y muchos jóvenes. Lo tomo como una invitación para no ceder ante mi deseo por el psicoanálisis y la vida de Escuela. Por ello me atrevo a escribirte.

Hay tantos jóvenes interesados en la Escuela. Trabajo como docente y escucho en la universidad quienes preguntan por la Escuela y sus actividades. ¡Quieren y queremos ser parte de ella¡ ¡Cada cual a su modo! Hay que pensar que oferta la Escuela a los jóvenes y no contentarse tan rápido.

A diferencia de otras Escuelas, la NEL cuenta con asociados. El rol de los asociados es siempre difuso. El limbo. Una escalinata hacia la membresía. No debe pero se piensa así. Luego de presentarse a homologación recibir un no silencioso no es sencillo, pero un sujeto decidido no deja de trabajar. Conclusión mía.

Creo que habemos asociados que queremos estar siempre activos: organizando actividades, estudiando, preparando escritos… es importante la transferencia que generamos, ¡porque enseña que en la Escuela no hay que estar tan cómodos!

Te quería compartir esto que pienso y que me mueve… ¡con sus olas al trabajo!

Con afecto, Miguel.

Rosana Aldonate, Carta a JAM

Estimado Jacques-Alain Miller:

Esta apertura a conversar sobre el ingreso a la EOL de los jóvenes, me convocó a escribirle para hablar de la admisión y de los jóvenes por separado. Considero que el ingreso a la EOL no es un problema circunscripto solamente a los “jóvenes de edad”, sino que es una cuestión más vasta. Además del Icdeba y la Maestría, de las que se viene hablando en las distintas cartas, está el IOM2, presente a lo largo y ancho de esta amplia Argentina, culpable de geografía y “extensa hasta el hartazgo” según un pensador argentino. 

Ingresé al CID-Tucumán en 2007. En 2012 asumí como responsable de la gestión operativa del CID-Tucumán en el pasaje de IOM a IOM2, momento crítico para los distintos CID del noroeste argentino. Estuve seis años a cargo de la gestión. Una de las primeras iniciativas fue la creación de la revista “Avatares”, como un apoyo para el rearmado del CID que estaba maltrecho, la revista fue un inventarle formas para poner a funcionar la transferencia de trabajo. Sigue pasando aún, acaba de salir el número 7, por Grama.

Sobre los Jóvenes:

Teniendo en cuenta a los jóvenes psicólogos y psiquiatras, se tendieron puentes con los servicios de atención psicológica de las distintas instituciones hospitalarias, residencias, etc., y se realizaron presentaciones clínicas conjuntas, con el objetivo de acercarlos a la formación de la Orientación Lacaniana impartida desde el CID-Tucumán del IOM2. 

Apuntando a los estudiantes y jóvenes graduados se realizaron cursos breves, como un formato que los atrajera y alojara. Luego se pasó a la modalidad de los “módulos de investigación” que es la que continúa vigente, como satélites del “Seminario Clínico Anual” que es la columna vertebral del IOM2. Están también el Taller de Casos, Publicación y el Espacio de Biblioteca. Conformación que pareciera ser la que conviene a la realidad psicoanalítica tucumana que cuenta con múltiples y fragmentadas propuestas y ofertas de otras tantas instituciones ajenas a la Orientación Lacaniana. 

Actualmente el CID-Tucumán continúa creciendo en el ingreso de jóvenes.

Admisión:

Jóvenes, menos jóvenes y no tan jóvenes somos docentes locales en el “Seminario Clínico Anual” del CID-Tucumán, junto a otros docentes de la EOL. De entre los integrantes y docentes locales tan sólo dos personas ingresaron a la EOL en todos estos años, que son 21 años desde la fundación del IOM. 

Para despedirme y agradecerle esta vía de comunicación le digo que la virtualidad, al zanjar la realidad geográfica, multiplicó los espacios de participación y formación de la Orientación Lacaniana y también poder acercar analistas de la EOL y AMP al público tucumano, vía zoom. 

Haberlo podido escuchar a usted el domingo 01/05, junto a personas, colegas y amigos de gran parte del mundo, hablarnos, entre otras cosas, de docilidad a los jóvenes, fue también gracias al zoom. Y ahí acordamos con usted JAM, que nos encanta el zoom.

Rosana Aldonate, Responsable del Espacio de Biblioteca del CID-Tucumán del IOM2

Mauricio Tarrab, BIENVENIDO EL VÉRTIGO DE SU BLOG !!

Querido Jacques-Alain: le envío el texto que preparé para la Conversación en la EOL del próximo 13/5. Seguramente Tudanca se la habrá enviado con las otras intervenciones.

Hago allí referencia a estos intercambios vertiginosos con los jóvenes que ud. ha propiciado y que tanto extrañábamos! Claro que no solo son jóvenes los que esperan . 

Recordé hoy un párrafo del discurso de asunción de uno de los últimos presidentes de la IPA, que hace varios años advertía a su Asociación que estaban en una situación tal con los “candidatos » , que tendrían que pasar la posta a colegas que entraban teniendo ya más de 55 años. Es decir que no tenían jóvenes a su alrededor que quisieran estar allí. ¡¡Los habían espantado!!!

Un abrazo, Mauricio

Lucia Marquina, « Dócil a lo joven », LCA

Estimado Jacques Alain,

He seguido atentamente los intercambios epistolares recientemente publicados. Me parece de una riqueza enorme que se pongan a discutir temas de actualidad y de interés para aquellos que nos sentimos incluidos, aún sin ser miembros, en la Escuela de la Orientación Lacaniana.

Debo decirle que mi recorrido es bastante heterogéneo. Desde mi trabajo en un Centro de Salud de la Ciudad Porteña hasta la Universidad Pública de Buenos Aires. Allí corroboro que el psicoanálisis sigue siendo de interés y, sobre todo, la posición que mantiene de diálogo con la época. Esto no quiere decir que, en esa institución, no haya habido algunos embates desde otros discursos que se presentan afín a los conceptos actuales como el de género, lo trans, el feminismo. Considero de una importancia política y ética que nuestra comunidad converse, opine y ponga a prueba los conceptos que sirven de brújula a nuestra práctica clínica cotidiana. Como usted mismo dice, como analistas tenemos que « realizar salidas al exterior aunque sin dejar entrar; la diferencia es radical pero ínfima ». En esta misma línea, pienso las próximas jornadas de la EOL: « Lo femenino fuera de género ». Desafío y entusiasmo. 

Dicho esto, le cuento que fui invitada a escribir por primera vez en una revista, como participante del ICdeBA. No cualquier revista, sino LCA. Una revista conformada por jóvenes en su interlocución con la ciudad. Es una revista muy peculiar, que conversa con otras disciplinas, abierta a escuchar lo que pueden trasmitirnos. Ya que, como constataba Lacan, « saben sin nosotros, lo que nosotros enseñamos ». Las repercusiones de dicha escritura produjeron sus marcas: en mí, en otros, en el intercambio con analistas de otras Escuelas, entre ellas la NEL donde fui invitada por Daniela Fernández a presentar y construir el caso clínico de mi práctica publicado en LCA 3. Desde entonces, me sumergí en la investigación, el diálogo, la transferencia de trabajo con otros colegas donde descubro el entusiasmo constante por la transmisión y el deseo causado por el psicoanálisis. 

El domingo pasado lo he escuchado por primera vez. Su conversación y sus palabras tuvieron tal efecto que ese día chats y redes sociales se encontraron más activos que nunca, vivificando nuestros cuerpos. Bienvenido sea!

Un abrazo a la distancia, Lucia Marquina 

Carlos Alberto Jurado, Zadig

Estimado Jacques-Alain Miller, el domingo pasado tuve la inmensa alegría de escucharlo en la presentación del libro Polémica Política, fueron muchas las ideas que allí circularon y se las agradezco a Usted y a los colegas de España.

El motivo de esta carta es una inquietud que me habita desde ese día respecto de Zadig, lo escuche decir que en Paris Zadig dio paso a otra cosa. Sin embargo, aquí en Argentina la suerte de Zadig es otra. En 2018 con la presencia de Eric Laurent se realizó el primer Foro con variados temas. Entre ellos la ley de aborto y Lacan y las mujeres, esa vez contamos con Eric Laurent. Un segundo foro sobre “La opinión, dar lugar a la palabra del otro” esta vez nos acompañó Briole y un tercer foro sobre foro “Feminismos incidencia en la época” todas estas actividades con unos 500 asistentes, existe también la revista virtual La libertad de la pluma que dirige Aníbal Leserre.

Pertenezco al subnudo “Cuerpo vivo versus Populismo”, el responsable es Lito Matusevich, trabajamos sobre el texto de Laclau entre otros para pensar el problema de los populismos. Considero que el problema del peronismo está instalado en el corazón de la EOL hace ya tiempo. Discutiendo su texto Dócil a lo Trans con un colega el me decía que llego hasta el punto que dice para un peronista no hay nada mejor que otro peronista, él bajo la bandera del psicoanálisis y levanto la del peronismo, y nos es el único que piensa así, no veo cómo tratar ese problema desde el interior mismo de la Escuela, sus instancias burocráticas y el funcionamiento jerárquico mas que tratar el problema lo oculta. Pienso que Zadig tiene una chance de interpretar algo de ese síntoma, me orientó para sostenerme en esto con su texto Punto de capitón, más precisamente la discusión en donde leo que en las Escuelas habitan las jerarquías y la burocracia, tenemos ahí la verticalidad y Zadig sería la horizontalidad, la opinión de cada uno. Considero que es desde la horizontalidad que se podría tocar algo de las identificaciones que comandan en la Eol, Zadig sigue siendo una apuesta para mí.

Lo saludo muy calurosamente.

Carlos Jurado.Miembro de la Eol, sección La Plata

Psicólogo Juan Bitar, Respuesta a su carta a los jóvenes

Estimado Jacques-Alain Miller.

Me presento, soy Juan Pablo Bitar, asociado de la Nel de la ciudad de Guayaquil, primero antes que todo, quiero agradecerle por lo conversado el domingo 02 de mayo, es la primera vez que lo escucho, y debo de decirle mi asombro de cómo sus palabras resonaron con mi deseo de trabajo en la escuela.

Tengo relación con la Nel, desde el 2006, año en el que empiezo mi análisis, esto porque muchos de mis profesores de la Universidad, eran miembros de la escuela. Como acorde a mi imaginario era de esperarse, al año y medio de iniciado mi análisis, me gradúo como Psicólogo y me asocio, porque según mi propia ignorancia, para ser analista había que sumarse a la escuela de analistas y claro está que hubo una buena desilusión que desinfló mi deseo, un deseo en aquella época, no tan claro, no tan decidido, lo justifico tal vez no por mi juventud de aquella época, sino por la poca seriedad con la que tomaba mi vida. Dejo de asistir a la escuela, y pierdo mi calidad de asociado. 

Luego de algunos años, empiezo a vincularme con la escuela, desde un deseo de trabajo más decidido, pido nuevamente ser asociado, paso por las entrevistas respectivas, y ya estando dentro de la misma, me encuentro con muchas caras jóvenes puedo decir, en aquel momento la gran mayoría desconocidas, todas con muchas interrogantes, una de estas, congeniaba con mi propia interrogante, ¿la política del psicoanálisis, a que responde? y ¿a qué responde el ser un analista? 

Luego de llevarlo a mi análisis, con mi analista de esa época, propongo a los miembros y asociados la idea de formar un grupo de estudios de diversos textos políticos, tema que devino en un cartel, cartel que no es de cuatro más uno, sino algo ampliado: Nuestro más uno es un miembro joven de otra sede de la Nel, y los que conformamos el cartel somos un miembro de nuestra sede (el más joven de todos) y cuatro asociados de diversas edades (la más joven no llega a los 25 años y los demás somos por menos de los 50 años). Y desde el momento en que lo conformamos, mi interrogante constante data sobre la ética del psicoanálisis, como posible accionar sobre el malestar en la cultura. 

A parte de esto, pertenezco a un Observatorio, el de Género, Biopolítica y Transexualidad de la FAPOL, y localmente con un grupo de jóvenes (yo soy el menos joven), conformamos un Grupo que lo denominamos interdisciplinario sobre la misma temática Género, Biopolítica y Transexualidad. En este grupo, no sólo tenemos la gran mayoría relación con el psicoanálisis, sino que también pensamos en que son temas que hay que tratarlos con mucha seriedad y darles un lugar en el seno de nuestra escuela, temas que espero que luego de su texto Docile au Trans, tenga más apertura en la misma.

Dócil a los jóvenes ha dicho Usted en su presentación de su libro y particularmente lo aplaudo, porque en algún momento nosotros, no seremos tan jóvenes tal vez de cuerpo y otros de mente y considero, como creo que pasa muy a menudo, que dejaremos de lado el deseo de interrogar la cultura su malestar “actual”. Creo que los jóvenes, siempre tienen de primera mano lo que está sucediendo y que nos llega algo tarde a los consultorios, debemos, para estar “a la altura de la época”, (promesa que incumplo al mencionarlo en mi pequeña carta), poder seguir escuchando a los jóvenes.

Muchas gracias una vez más por ese fresco deseo de trabajar y espero atentamente poder en algún momento tener la oportunidad de volverlo a escuchar en vivo.

Saludos. Juan Pablo Bitar Cabezas

Natalí Boghossian, Carta

Estimado JAM

Me llamo Natali, hoy tengo 37 años y estoy viviendo hace un año y medio en Barcelona. Pero soy de Buenos Aires y mi formación la hice allí, en la EOL.

Mi amor por el psicoanálisis comenzó desde que ingrese a la facultad cursando psicoanálisis Freud, (eso me llevo a comenzar mi primer análisis), luego elegí escuela francesa.
Lo que efectivamente fue un hito inicial en mi vida fue cursar psicopatología. Mis 3 docentes eran miembros de la EOL.

Ese fin de año del 2007 con 22 años fue mi primera asistencia a las Jornadas anuales. Al año siguiente lo fui a ver a su presentación y comencé grupos de estudio por fuera de la Facultad.
Al año siguiente de recibirme comencé el ICDEBA , grupos de control, comencé a participar en seminarios diurnos y en carteles. Viajamos con dos amigas al Enapol de Río en 2011.

2012 finalice el ICDEBA, presente ensayos, hice pasantía en Pausa, participe de Jornada de carteles y luego ese trabajo fue seleccionado para las Jornadas anuales. También comencé mi segundo análisis.

En el 2013 Comencé la maestría en Unsam, presente trabajo en el Enapol y ese mismo año sentí que era el momento de pedir la entrada por primera vez, ya que sabía que con 29 años sería difícil ingresar.

En 2014, viaje al Congreso en Paris y controlé un caso con un analista de allí.

Al finalizar la maestría participaba de 7 carteles, 2 grupos de estudio, control y discusión clínica. También rendí examen para ingresar como docente en psicopatología.

Ese año al volver de Paris volví a pedir la entrada. (Recuerdo que no tuve la segunda tanda de entrevistas).

En los siguientes años mi participación en la escuela seguía activa: noches de escuela, Enapol Sao Paulo, Jornada de carteles, volví a presentar trabajo en jornadas anuales. Viaje al Congreso de Río y al de Barcelona.

Hice mi tercer intento de pedido a mis 32 años y allí me detuve: “la tercera es la vencida” fue mi modo, al cual considero de ética, de poner un punto.

La participación en la EOL fue por mucho tiempo vital para mi, era parte de mi vida. Efectivamente había un lazo a ella, al psicoanálisis, a la discusión, a la ironía, al silencio, al corte, al Witz… y tambien, por momentos, a la angustia. A los grandes transmisores (que tanto agradezco!!!), a los colegas, a la causa, y fundamentalmente a las amistades, esas con las que compartimos la misma lengua. 

Cariños. Natali

Marcos Fina, Jornadas ELP – Identidades 

Estimado Jaques Alain 

Estoy viendo la presentación del libro polémica política y me parece interesante lo que se está diciendo de la cuestión « trans ».

En noviembre de 2017 presente un caso en las jornadas de la ELP sobre un sujeto trans. 

Durante el análisis este sujeto hizo un « tránsito » de varón a mujer.

Justo en el momento de comenzar un tratamiento hormonal aparece un obstáculo: Un sentimiento muy profundo que la paciente denomina « siento mujer » que le provoca gran perplejidad. Este significante nombra el caso y da titulo a mi trabajo.

Encuentro que el texto que le envío articula muy bien con esta conversación. 

Un cordial abrazo 

Marcos Fina. Psicoanalista en Buenos Aires 

Yo soy… Todos somos…

El psicoanálisis frente a las nuevas identidades

“Siento mujer”

(de María  a Carlos)

Introducción

El caso clínico cuenta la decisión subjetiva de quien habiendo nacido con un cuerpo de mujer adquiere la certeza de ser varón. Este proceso comienza en la niñez con la imposibilidad de identificarse con otras niñas de su edad. 

Más adelante, en la adolescencia, se preguntará por sus elecciones sexuales para luego arribar a la certeza que es un varón en un cuerpo de mujer. Este cambio va tomando forma en el transcurso del tratamiento y sus interrupciones.

Lo que me interesa del caso es destacar la imposibilidad de la asunción de una identidad. Podríamos decir que la identificación, cuando es posible, se produce justamente para velar esta imposibilidad y para eso construye la ficción de la semejanza. Pero cuando por razones de estructura esta identificación no se produce, aparece el cuerpo real sin una posibilidad de tramitación por lo simbólico. 

En este caso, a pesar de los intentos de transformación, lo real del cuerpo insiste en no dejarse incluir en el campo del Otro llevando al sujeto a un estado de perplejidad y padecimiento que retorna cada vez sin solución.

Estas transformaciones incluyen el cambio de su nombre. El sujeto comienza el análisis con un nombre, Maria y sale del tratamiento con otro, Carlos

El caso

Maria de 23 añoses derivada por su psicóloga que no puede soportar el « enamoramiento » de la paciente. Cuando le confiesa que se había masturbado pensando en ella se produce la derivación.

En las primeras entrevistas sólo se refiere su terapeuta, a lo hermosa que es, a cómo se viste, etc. Habla poco, a mis preguntas responde casi siempre con un “no sé”. Cuenta algo de su infancia: Es hija única y vive con su madre. Su padre, nunca vivió con ella pero la visitaba una vez por mes, se quedaba a cenar y luego se iba « sin decir palabra”. 

Pasósu infancia jugando con su primo a juegos de varones: fútbol, patineta y otros. Nunca le interesaron los juegos de niña.

Cierta vez su padre la ve jugando a la pelota en la calle y sienteuna gran vergüenza. Luego, en la adolescencia, María se propuso vestirse femenina para esperarlo. Quería hacerle creer que era una mujer como las demás.“Tenía miedo que me deje de querer”dice.

En la primer etapa del tratamiento María todavía no ha adquirido la certeza de ser varón, pero se pregunta por su orientación sexual, en ese momento le gustan más las mujeres que los hombres. 

Durante el tratamiento empieza a salir con un compañero de la facultad con el que tiene su primera relación sexual. Luego de ese encuentro el muchacho no la vuelve a ver, no le atiende el teléfono ni le responde los mensajes. María no se anima a hablarle cuando lo ve en clase. 

En ese tiempo concurre las sesiones sumida en una profunda tristeza. Dice que no se lo puede sacar de la cabeza y que ya nada la motiva. Repite una y otra vez que no quiere vivir más. En ese momento pierde el trabajo y no está de ánimo para buscar otro. 

Luego de un tiempo me dice que decidió volver con su psicóloga anteriorya que conmigo no logra salir de la depresión.

Al añome manda un mensaje para pedirme una entrevista. Al llegar al consultorio me encuentro en la sala de espera a un muchacho, se trataba de María.

Entra sonriendoy me hace bromas cuando advierte que no lo he reconocido.

Me cuenta que decidió terminar con la psicóloga anterior porque, al Igual que su padre, quería que se vistiese como una mujer.

Se encuentra bien y no sienteesa tristeza. Trabaja de cajera en un supermercado. Hace unos meses está de novio con Flor, una chica de 19 años de la cual está muy enamorado.

Está muy conforme con su cambio, pero necesita superar una permanente sensación de vergüenzay una insistente pregunta sobre si su decisión es correcta.

Su padre que no la acepta con sus cambios hace casi un año que no la ve, ni siquiera le responde los mensajes.

Vive con temor a no poder explicar su transformación. Teme ir a un local de ropa de hombres y que se den cuenta.

Se comienza a nombrar « chico trans » le aporto un nuevo sentido a « trans ». Le señaló que seencuentra “en tránsito”de un lugar a otro. Esta intervención produce calma en un momento que sentía la urgencia de someterse a intervenciones médicas para el cambio de sexo. Estar « en tránsito » dio tiempo al análisis para lograrciertas elaboraciones que fueron muy importantes para susdesiciones futuras

En este momento decide cambiarse de nombre. De acá en más se llamará Carlos. Dice que ese nombre es el que su madre le hubiera puesto si nacía varón. Poco tiempo después le solicitará a la Justicia que cambio conste en su documento de identidad.

Asumir su nueva identidad no fue fácil, los sentimientos de vergüenza insisten y le producen mucha angustia. No se anima a ir comprar ropa de hombre, ni pedirle a los demás que lo llamen con su nuevo nombre, o que en el trabajo le permitan usar uniforme de varón.

En una ocasión entra al baño en un bar y una señora le aclara, molesta, que se encuentraen el dedamas. A pesar de su nueva apariencia le tiene que decir avergonzado:” Soy una mujer”. Esto lopone muy mal.

Cada vez está más decidido a realizar otras transformacionesmás allá del vestido. Hace un tiempo se encontrócon un “chico trans”que se quitó las mamas y se agregó hormonas. No se anima a tanto por ahora, pero está en sus planes comenzar el gimnasio para aumentar su masa muscular.

Cada mes, cuando tieneel ciclo menstrual, se angustia y llora incesantemente. No quiere que le venga más la « menstruación maldita »

En un momento comienza las consultas para iniciar el tratamiento hormonal. 

Cierta vez llega a la sesión casi en estado de perplejidad, entre medio del llanto dice:“Estoypor empezar un cambio muy importante en mi cuerpo, pero a veces siento mujer”. Le pido que me explique de qué se trata y nopuede responder, pero vuelvea repetir una y otra vez »siento mujer ».

Este “siento mujer”constituye el cuerpo real que no se deja transvestir. Mi señalamiento es que ese “siento mujer”es consecuencia de haber nacido con un cuerpo de mujer y con eso va a tener que convivir. Le angustia pensar que nunca va a ser “totalmente varón”. Le digo que nadie es totalmente nada y que será el varón que pueda ser. Esto por un tiempo el produce calma.

Dice Carlos « Mi cabeza me sigue hinchando con eso de sentir mujer. Tengo miedo a equivocarme o a no poder sostenerlo por mi viejo y por la opinión de los demás. Me digo a mi misma: ¿Si tengo una sola vida, porque la voy a gastar viviendo como mujer?« 

Y agrega: “Es como que en alguna parte mi cabeza me dice que soy una mujer que quiere ser varón y que nunca lo voy a llegar a ser. Y en otro lado me insiste en probar más, en mandarme, en modificar el cuerpo y de ahí ver si puedo sostener una vida de varón. Varón dentro de lo posible, como siempre decimos”

« No me conforma ser una mujer varonil. Tampoco tengo un cuerpo con el que me identifique bien. ¡El problema es mi sentimiento de mujer!.« 

A modo de conclusión

El « sientomujer » se impone como el cuerpo realque no puede acceder al tratamiento simbólico. Lacan, en el seminario 24 dice « La identificación es lo que se cristaliza en una identidad »y la nombra « fication ».En este caso se ve que al no producirse la identificación en tanto ficción, el cuerpo le queda por fuera del campo del Otroa pesar de los intentos de transformación.

Como dice Marie Helene Brousse en un texto propuesto para estas jornadas: “la identidad está del lado del Otro y es de papel”

EL NUMERO 6

ESTA PREVISTO PARA SALIR

MIERCOLES O JUEVES

Read Full Post »

Paris, le 10 mai 2021

1. La Commission d’accueil de l’Organisation Archive Lacan s’est réunie longuement hier, le 9 mai 2021, pour se prononcer sur les nombreuses demandes qu’elle a reçues. 

2. Donnant suite aux premières homologations faites par Jacques-Alain Miller, elle a homologué 7 cartels de déchiffrage et transcription (CDT) et 3 cartels de traduction (CT). Elle a également listé 48 postulants (PTS) qui se sont proposés pour participer à l’entreprise de l’OAL. À ce jour, nous comptons donc au total 19 CDT, 5 CT ainsi qu’une liste de 107 PTS. 

3. La Commission d’accueil va continuer à examiner les demandes et projette d’atteindre,  dans un premier temps, le nombre de 40 cartels CDT et CT. Une pause sera ensuite faite avant l’accueil et le traitement de nouvelles demandes. Elle aura en effet à convenir avec les cartels homologués du travail qu’ils auront à produire. 

Lilia Mahjoub

CARTELS DE DECHIFFRAGE ET TRANSCRIPTION (CDT)

CDT-013

Annie Ardisson         

Chantal Bonneau (+1) 

François Bony           

Frank Rollier

Isabelle Orrado        

CDT-014

Hervé Castanet         (+1)  

Jean-Louis Morizot   

Nicole Guey   

Pamela King  

Sylvette Perazzi        

CDT-015

Anne Ganivet-Poumellec     

Beatriz Gonzalez-Renou      

Fabian Fajnwaks      

Philippe Benichou (+1) 

Pierre             Sidon  

CDT-016

Carole Dewambrechies-La Sagna (+1) 

Claire Ballongue       

Guillaume Roy          

Jean-Pierre Deffieux           

Véronique Pannetier           

CDT-017

Alain Merlet  

Danièle Lacadée (+1) 

Michèle Elbaz           

Patrick Monribot      

Rodolphe Adam        

CDT-018

Anne-Charlotte Gauthier    

François Leguil         

François Regnault    

Jean-Daniel Matet (+1) 

Marie-Hélène Brousse         

CDT-019

Catherine Millot (+1) 

François Regnaut     

Jacques-Alain Miller

Lilia Mahjoub            

Nathalie Jaudel         

CARTELS DE TRADUCTION (CT)

CT-003 espagnol

Eugenio Diaz

Gabriela Galarraga   

Jorge Sosa      

Laura Canedo           

Marta Serra Frediani (+1) 

CT-004 italien

Antonio Di Ciaccia    

Chiara Giovanna Nicastri    

Ezio De Francesco    

Fabrizio Palombi      

Lieselotte Longato    

Michelle Daubresse (+1)

CT-005 espagnol

Claudia Vilela            

Daniela Fernandez (+1)  

Marga Auré   

Perla Drechsler        

Vilma Coccoz   

**************

POSTULANTS (PTS)

  1. Adela Bande-Alcantud 
  2. Ana Cecilia González
  3. Andrés Borderías
  4. Bernard Lecoeur
  5. Bernard Jothy
  6. Brigitte Laffay
  7. Carmen Cuñat
  8. Cecilia Naranjo
  9. Chriselle Arfeuille
  10. Christine Le Boulengé
  11. Claudine Valette-Damase
  12. Corinne Maes
  13. David Oger
  14. Domenico Cosenza 
  15. Dominique Pasco
  16. Eliane Calvet
  17. Elina Quinton
  18. Elisabeth Gurniki
  19. Elisabeth Leclerc-Razavet  
  20. Éric Taillandier
  21. Fabio Galimberti
  22. Gustavo Stiglitz
  23. Hervé Damase
  24. Irene Kuperwajs
  25. Isabelle Galland
  26. Iván Ruiz 
  27. Jacques Adam
  28. Jean-Pierre Klotz
  29. Laura Petrosino
  30. Maria do Carmo Dias Batista
  31. Maria Laura Tkach
  32. Mariana Quevedo Esteves
  33. Marina Frangiadaki
  34. Natalie Wülfing
  35. Pablo Reyes
  36. Ram Mandil
  37. Sarah Benisty
  38. Sérgio Laia 
  39. Silvia Salman
  40. Silvia Tendlarz 
  41. Soledad Peñafiel 
  42. Sylvie Cassin
  43. Teresinha N.Meirelles  do Prado
  44. Valérie Bussières
  45. Vanessa Sudreau
  46. Vera Avellar Ribeiro
  47. Victoria Woollard
  48. Violaine Clément

Read Full Post »

# LOSJOVENES

DEBATE NUMERO 4

Mariana Schwartzman, Desde Buenos Aires – EOL y LCA

Estimado Jacques-Alain, 

Le escribo como nueva miembro de la EOL (2020), emocionada, con un nudo en la garganta desde el domingo, día en que lo conocí por primera vez en vivo y en directo. 

El nudo en la garganta se me hizo presente por primera vez en la Maestría en una materia dictada por Graciela Brodsky. Ella hizo una pregunta y yo atravesé el nudo y tomé la palabra. 

Fue un camino de ida que me llevó a La Ciudad Analítica, donde fui secretaria de redacción durante los dos primeros números. Allí también publiqué un artículo sobre Tiestes y Atreo, en el número 3.

La revista me enseñó que el psicoanálisis consiste más en bordear un saber que en “saberlo”, ya que está agujereado… Y fue de la mano con eso que viví a partir de la Maestría y de LCA, desde la lectura y escritura, que pedí la entrada a EOL. Desde entonces las actividades que allí realizo, ya sea en carteles, en la Revista Lacaniana, en mi propio análisis y en mi práctica (en el consultorio y en PAUSA), me tienen navegando esa ola, la ola del saber agujereado que hace que siempre esté causada por el psicoanálisis y a su vez despierte la causa en algunos que me vienen a contar su sufrimiento. 

No quiero dejar de mencionarle que estoy muy interesada en el movimiento de ser “dóciles a lo trans”. A partir de leerlo y escucharlo, pude comprender y escuchar distintas cuestiones de mi clínica de diferente modo. Gracias por eso! 

Afectuosamente,

Mariana Schwartzman, EOL Buenos Aires 

Fernando Tarrago, Sobre los jóvenes

Estimado JAM: El traje no esta hecho a la medida!

Le envió un recorte de un texto que salió publicado en la revista Exordio, que pertenece al instituto Ciec de Córdoba, Argentina. Tiene como título Ferdydur- Qué? Y hace un juego intertextual entre la obra de Gombrowicz y una entrevista suya publicada en la revista El Murciélago n°3 dirigida por Germán García.

“¡No veis que vuestra madurez exterior es una ficción y que todo lo que podeís expresar no corresponde a vuestra realidad más íntima? Mientras fingís ser maduros vivís, en realidad, en un mundo bien distinto. Si no lograís juntar de algún modo más estrecho esos dos mundos, la cultura será siempre para vosotros un instrumento de engaño. Pero Ferdydurke no solo se ocupa de lo que podríamos llamar la inmadurez natural del hombre, sino ante todo de la inmadurez lograda por medios artificiales: es decir que un hombre empuja al otro en la inmadurez y que también – que raro!- del mismo modo actúa la cultura.”

“Jacques-Alain Miller diferencia la posición freudiana para organizar una institución psicoanalítica y la propuesta de escuela lacaniana: “¡Aquellos que Lacan se proponía instalar como “analistas de la escuela”, no eran veteranos, sino novatos!…Usted comprende que la idea de un “Orden de los psicoanalistas”, si bien puede valerse de la recomendación de Freud que lo ha querido, y luego lo ha dejado hacer en la IPA, va a contramano de la tentativa de Lacan. Seria poner en el puesto de mando a los ancianos que, no contentos con ser notorios, quisieran además un certificado del Estado, y el derecho de otorgarlo. Sería la IPA para todos. Ahora bien, la vejez bajo el arnés no es garantía de nada en psicoanálisis…Lacan decía muy bien que la responsabilidad de la Escuela era hacer avanzar el análisis, no constituir una casa de retiro para los veteranos”

La distancia de las formas establecidas será la operación que Gombrowicz aconseja para que la cultura no sea una forma tan cargante. Estamos, diría, Gombrowicz, en la situación de un niño que se ve obligado a llevar un traje demasiado grande o ridículo para él y en el cual se siente incómodo y ridículo, el niño no puede quitárselo, puesto que no tiene ningún otro, pero, por lo menos, puede proclamar en voz bien alta que el traje no está hecho a medida, y de tal modo establecerá una distancia frente a la forma.

Fernando Tarragó, Adherente CIEC (Instituto Asociado al Campo Freudiano)

Mariana Isasi, Alrededor de La Ciudad Analítica

Estimado J.A.Miller, 

Haberlo escuchado el domingo ha tenido un fuerte impacto, se puso en marcha de una manera muy potente la orientación que abracé hace muchos años y que tanto esperaba. Digo « muchos años » porque conocí sus textos en la Facultad de Psicología de La Plata (Argentina) y hoy pertenezco al conjunto de jóvenes -con 44 años!- que hace dos meses fueron admitidos como miembros de la Escuela. Una emoción haber sido testigo del especial interés que tuvo con los tres colegas recién llegados a la ELP en calidad de miembros. 

Este mail es para subrayar las palabras que le dirigieron hoy los colegas de nuestro país, especialmente, las de Daniela Fernández quien le ha dedicado varias líneas al trabajo que realizamos en LCA. Quisiera agradecerle la idea, la iniciativa, porque esta revista me ha empujado a dar vuelta la manera que conocía de convivir con el Psicoanálisis, fundamentalmente en el hospital.

Hacer LCA es una experiencia vertiginosa para nosotros…antes, durante y después de cada número. Nos gustaría que cuente con nuestra disposición. Adhiero a la invitación que le hizo Daniela Fernández.

Gracias.

Mariana Isasi

Gabriel Ghenadenik, LCA

Cher Jacques-Alain Miller, 

Le escribo (nuevamente), en esta ocasión como miembro del comité editorial de LCA, para agradecerle la mención a la revista -que con mucho esfuerzo y trabajo hemos editado ya tres números- y su apuesta renovada en busca de acercar la Escuela a las nuevas generaciones. Luego también, para contarle en primera persona lo que ha significado y significa ser parte de una publicación como LCA, que busca poner al psicoanálisis de la orientación lacaniana al alcance de los jóvenes practicantes y del lector no informado.

En estos años hemos realizado una experiencia inédita de trabajo colectivo para poner a dialogar al psicoanálisis con “la ciuda” y con aquellos interesados por la mirada que puede aportar el psicoanálisis a temas mundanos (y no tanto). Llegados a nuestro cuarto número, dedicado al objeto voz, nos encontramos con la inesperada llegada de la pandemia, que nos puso ante la dificultad de editar la revista en estas circunstancias. Eso nos ha llevado a buscar nuevas maneras de llegar al lector y de intervenir en la ciudad en este contexto, siguiendo la idea original con la que fue pensada la revista en un principio. En eso nos encontramos actualmente, rompiéndonos la cabeza como equipo de trabajo, para inventar nuevos modos de mantener viva nuestra revista.

De la experiencia hasta aquí le puedo decir que ha sido un verdadero desafío de transmisión, al que ahora se suma esta nueva dificultad de publicar la revista y promocionarla de manera digital. En ese sentido, es para nosotros un gran honor y una inyección de libido que Ud. mencione y promocione nuestro trabajo, cuyo fin no es otro que poner a dialogar el discurso analítico con otros discursos, sobre los temas cruciales que atraviesan nuestra época.

En este sentido, aprovecho la ocasión para adjuntarle un escrito propio, surgido a partir de una intervención realizada en las jornadas sobre psicoanálisis y género, organizada por la cátedra a cargo de Inés Sotelo en facultad de psicología de la UBA, en 2018. El texto es consecuencia de mi trabajo con adolescentes durante las Jornadas de Eduación Sexual Integral en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini (UBA). Algunas de las cuestiones por Ud. mencionadas en su trabajo “Dócil a lo trans” son también abordadas en mi texto. Espero que sea posible para Ud. leerlo y, en ese caso, recibir sus comentarios.

Por último, no quiero dejar pasar la ocasión para manifestarle también la gran alegría que significó escuchar su palabra el domingo. Esperamos los (no tan) jóvenes poder seguir contando con su esclarecedora orientación en los tiempos desafiantes que tenemos por delante para seguir estando , en tanto analistas, “a la altura de la subjetividad de la época”.

Le envío un cordial saludo,

Gabriel Ghenadenik

Diana Paulozky, Propuesta

Querido Jacques Alain, qué inmensa alegría estar en un debate que da vida a nuestra Escuela!

Si!!! qué los jóvenes tomen la palabra!

Como no soy “tan jóven”, puedo recordar que esta tensión, estuvo siempre. Hemos pasado por muchos momentos en que se abrieron puertas y otros en que se levantaron muros en resguardo del discurso analítico.

Ese borde que marca un adentro-fuera, sin duda, debemos cuidarlo.

¿Pero cómo?¿ Dónde quedan todas las transferencias que provocamos?

Me conmovió la carta de mi amiga Gaby Grinbaum!

Y a ella, le contaba hoy, una experiencia que hicimos en el Ateneo Psicoanalítico de Córdoba, antes que ud. nos fundara como EOL.

Inventamos un dispositivo de entrada: “los carteles de borde.”

Allí, 4 más uno, trabajábamos semanalmente cuestiones teóricas y casos clínicos. El borde era dar cuenta de un deseo sostenido a puro trabajo.

No recuerdo que alguien haya quedado fuera o en espera…

Los carteles de borde se caracterizaron por el entusiasmo de dejarnos sorprender por una pregunta, que por definición, es jóven.

Mi propuesta entonces es hacer carteles de borde.

Con mucho cariño

Diana Paulozky

Elizabeth Jaramillo Y., Desde Colombia un deseo por el psicoanálisis

Estimado Jacques Alain Miller, 

Escribo este correo, esperando que usted lo lea, si lo hace me alegrará saberlo, si no lo hace, pasará cómo en mi infancia y aún ahora, que, al no poder expresar verbalmente ciertas cosas, las escribía a través de cuentos, con la esperanza de que tal vez alguien los leyera, cualquiera de las dos, servirá para expresar, de mi parte, un sentir sobre algo. 

Mi nombre es Elizabeth Jaramillo, conocí el psicoanálisis hace un poco más de seis años y encontré en él una causa de vida.

En compañía de algunas personas también causadas por el psicoanálisis, creamos un Instituto de orientación psicoanalítica, el cual llamamos ITP-OL, Instituto terapéutico psicoanalítico del Oriente lacaniano, en el oriente del departamento de Antioquia, en Colombia. 

Al acercarme al psicoanálisis la primera escuela que conocí fue la EOL, en algunas visitas a Argentina, eso marcó mi transferencia por el psicoanálisis. Tiempo después conocí la Nel, ubicada en Medellín, y decidí entonces analizarme con alguien de la Nel, Claudia Velázquez, La Eol, estaba lejos de mi lugar se residencia, hasta entonces me analizaba con un analista de los foros del campo lacaniano.

Soy profesional en ciencias sociales, actualmente estudiante del seminario del campo Freudiano de la Eol, sección La Plata. E asistido en dos ocasiones a escucharlo en la conversación clínica en Barcelona, a jornadas de la Nel y la Eol, a un congreso de la AMP y a Dos Enapol.

Iniciamos el Instituto, leyendo a Freud, lacan y por supuesto a usted, que causó el deseo de quienes estábamos allí. 

Formamos grupos de lectura de diferentes textos de lacan, Freud y suyos, hacemos tertulias literarias, hemos realizado dos jornadas internacionales, una dónde nos acompañó Guillermo Belaga y otra con Ricardo Seldes.

Logramos entrar el psicoanálisis a algunas instituciones públicas y privadas del sector donde tenemos nuestra sede, haciendo conocer el psicoanálisis y a pesar de que es un camino difícil, hemos abierto puertas. Sostenemos el Instituto con aportes de cada uno.

Nos acercamos a la Nel, con un deseo decidido por hacer existir el psicoanálisis en este sector de Colombia, y éste fue acogido por algunos miembros de la Nel, no obstante, hasta ahora no hemos logrado crear un vínculo, un nudo de trabajo que se sostenga.

Una vez al mes nos acompaña Claudia Velázquez miembro de la Nel y de la AMP, en una mesa clínica, no obstante, insiste en nosotros el deseo de crear un nudo de trabajo constante con la escuela y con la AMP.

Fui asociada a la Nel, hasta el año pasado, sin embargo, el tema de la pandemia y una enfermedad no hicieron posible pagar las cuotas de asociado y al tener que decidir sobre sostener el instituto o la membresía de la Nel, me decidí por el Instituto.

Escucharlo el pasado dos de mayo, me animó a escribirle, percibí en sus palabras lo que percibí en el acta de fundación de la escuela de Lacan, desde que la leí, creí entender que el deseo decidió se acoge, y se pone al trabajo, que los jóvenes en el psicoanálisis también tenemos un lugar.

Y ese es precisamente mi interés al escribirle, por una parte, me gustaría hacer parte del trabajo de cartel que usted convoca, tanto a título personal, cómo del ITP-OL, sobre los manuscritos de Lacan, que, si comprendí, se trata de una convocatoria abierta.

Por otra parte, si es posible para usted, orientarme en relación con el posible nudo que como Instituto podríamos hacer con la AMP, para continuar hacer existiendo el psicoanálisis de orientación lacaniana en esta parte del mundo. 

Un afectuoso saludo,

Elizabeth Jaramillo Y.

Diego Coppo, Lxs Jóvenes

Estimado Jacques-Alain Miller: 

Mi nombre es Diego Coppo; soy integrante del staff de La Ciudad Analítica (LCA). Con Daniela Fernández y lxs colegas que realizamos la revista tenemos por causa a la cuestión de los jóvenes, no sólo aquellos a quienes, en tanto analistas, destinamos lo que LCA contiene sino a los jóvenes de la Ciudad en general.

La crisis humanitaria preexistente a la pandemia y en la cual ella se ha asentado, crea hoy para la juventud y la niñez de todo el mundo las condiciones de sufrimiento generalizado a gran escala del mañana próximo. 

En el psicoanálisis de orientación lacaniana tenemos ahora nuestra oportunidad, del mismo modo que Freud la planteó cuando en el Congreso de Budapest de 1918 y ante Melanie Klein, Hanns Sachs, Sándor Radó y Karl Abraham, llamó a actuar en su contemporaneidad.

Su intervención del domingo y su texto « Dócil a lo trans » vuelven a agitar la cuestión del analista y su época. En su escrito, Ud. refiere a los dichos de su nieto en la escuela sobre los cambios de nombre de sus compañerxs. En mi caso, dirijo desde hace casi una década el trabajo de un grupo de analistas en la Escuela Secundaria C. Pellegrini de la Universidad de Buenos Aires, institución en algo emparentada con la Escuela Normal Superior de París. Con el discurso psicoanalítico actuamos en ella con 2400 jóvenes de entre 13 y 19 años como así también con sus familias; a su vez, desde allí difundimos el psicoanálisis hacia otros analistas que trabajan en ámbitos educativos en distintas ciudades del país y de Latinoamérica. Analistas como Jorge Chamorro, Daniel Millas, Gerardo Arenas, Graciela Brodsky, Marina Recalde, la propia Daniela Fernández nos han apoyado en distintos momentos en esa tarea. Desde hace ya varios años lxs estudiantes solicitan desde la « autopercepción de género » que tipifica la ley argentina desde 2012, el cambio de su nombre propio, pero desde el inicio del ciclo lectivo en marzo último y hasta ahora es notorio el aumento de esos pedidos. La recepción de esas demandas se dan en entrevistas clínicas con nuestra orientación.

En definitiva, con estas líneas pretendo hacerle llegar al menos solo un sesgo de lo que desde los dispositivos que nos damos (LCA, analistas en instituciones educativas y/o de salud, etc.) bregamos contra la destrucción del deseo humano.

Agradecido, le envío un cordial saludo.

Diego Coppo, (de La Ciudad Analítica)

PD: Envío adjunto un video de nuestra producción, con testimonios de adolescentes que en primera persona dicen de su « identidad de género » https://www.youtube.com/watch?v=OufMefj72OI&t=2378s

Gabriel Ghenadenik, LCA

Cher Jacques-Alain Miller, 

Le escribo (nuevamente), en esta ocasión como miembro del comité editorial de LCA, para agradecerle la mención a la revista -que con mucho esfuerzo y trabajo hemos editado ya tres números- y su apuesta renovada en busca de acercar la Escuela a las nuevas generaciones. Luego también, para contarle en primera persona lo que ha significado y significa ser parte de una publicación como LCA, que busca poner al psicoanálisis de la orientación lacaniana al alcance de los jóvenes practicantes y del lector no informado.

En estos años hemos realizado una experiencia inédita de trabajo colectivo para poner a dialogar al psicoanálisis con “la ciudad » y con aquellos interesados por la mirada que puede aportar el psicoanálisis a temas mundanos (y no tanto). Llegados a nuestro cuarto número, dedicado al objeto voz, nos encontramos con la inesperada llegada de la pandemia, que nos puso ante la dificultad de editar la revista en estas circunstancias. Eso nos ha llevado a buscar nuevas maneras de llegar al lector y de intervenir en la ciudad en este contexto, siguiendo la idea original con la que fue pensada la revista en un principio. En eso nos encontramos actualmente, rompiéndonos la cabeza como equipo de trabajo, para inventar nuevos modos de mantener viva nuestra revista.

De la experiencia hasta aquí le puedo decir que ha sido un verdadero desafío de transmisión, al que ahora se suma esta nueva dificultad de publicar la revista y promocionarla de manera digital. En ese sentido, es para nosotros un gran honor y una inyección de libido que Ud. mencione y promocione nuestro trabajo, cuyo fin no es otro que poner a dialogar el discurso analítico con otros discursos, sobre los temas cruciales que atraviesan nuestra época.

En este sentido, aprovecho la ocasión para adjuntarle un escrito propio, surgido a partir de una intervención realizada en las jornadas sobre psicoanálisis y género, organizada por la cátedra a cargo de Inés Sotelo en facultad de psicología de la UBA, en 2018. El texto es consecuencia de mi trabajo con adolescentes durante las Jornadas de Eduación Sexual Integral en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini (UBA). Algunas de las cuestiones por Ud. mencionadas en su trabajo “Dócil a lo trans” son también abordadas en mi texto. Espero que sea posible para Ud. leerlo y, en ese caso, recibir sus comentarios.

Por último, no quiero dejar pasar la ocasión para manifestarle también la gran alegría que significó escuchar su palabra el domingo. Esperamos los (no tan) jóvenes poder seguir contando con su esclarecedora orientación en los tiempos desafiantes que tenemos por delante para seguir estando , en tanto analistas, “a la altura de la subjetividad de la época”.

Le envío un cordial saludo,

Gabriel Ghenadenik

Betty Nagorny, Carta #Jóvenes

Estimado Jacques-Alain Miller:

Me sumo a la alegría generalizada de tantos colegas por este fenómeno que estamos viviendo…¿Cómo describirlo? Diría que es como una apertura de compuertas; mientras escrutamos con cierta sorpresa y por qué no desconcierto las ¨novedades¨ de la época, se nos cuela un aluvión y nos encontramos con un viejo conocido, una cuestión no resuelta: ¿Cómo alojar las transferencias y los productos de ella? ¿Cómo hacer lugar a quien invitamos a formarse con nosotros, en nuestra Escuela?

 Trabajo con mucho orgullo en la Dirección Ejecutiva del ICdeBA y tengo a mi cargo las redes sociales de dicho Instituto y de la Maestría. Pertenezco a la primera camada de la Sección Clínica, fuimos los que escuchamos el canto del Ruiseñor y las jóvenes promesas de hace 25 años. Creo que estamos alegres porque nos autopercibíamos un poco vetustos, y el domingo rejuvenecimos con su risa contagiosa. Ese es el contagio que añoramos. 

Hoy me siento entusiasmada, concernida y mancomunada con la movida joven que ve ahora en Usted -como nosotros desde ese entonces- alguien fresco, distinto y capaz de alojar lo que excede a los dispositivos que hasta ahora tenemos en funcionamiento.

 El amado también es responsable del amor que genera, esa fue una de sus enseñanzas. 

Tenemos la hermosa tarea de conjugar en esta actualidad la presencia del pasado y la fábrica del futuro que está presente.

 ¡ Vamos con eso ! Somos muchos los que hoy van/vamos a Usted de manera directa, conversemos, chateemos, zoomeemos. Nos tenemos más “a mano ̈” que nunca y dóciles a lo vital. 

Que sea un hasta pronto… 

Con afecto y respeto, 

Betty Nagorny ICdeBA/EOL

Iñaki Carlos del Valle, Orientados y con hambre

Estimado JAM

Llegan a mis pies el movimiento de las olas, podría relajarme y ver como las mismas me refrescan, podría esperar tranquilo a que esto pase y ver como los jóvenes son hablados pero hoy elijo equivocarme.

Mi recorrido académico siempre fue opaco, Universidad de Buenos Aires, ICBA, Maestría UNSAM inconclusa, transitar algunos seminarios de la EOL y muchas jornadas. Tengo 30 pero ya me permito decir que hace varios años que doy vueltas por la escuela, la disfruto, la respiro y la huelo.

Hoy en día vivo en Chivilcoy, es una ciudad pequeña a varios kilómetros de Buenos Aires, trabajo en el servicio de salud mental del Hospital Municipal. Participo en reuniones sobre “salud mental”, discuto, peleo, intervengo, (orientado por momentos) y luego me encuentro con analizantes, mis jefes y mis detractores en la verdulería de la esquina. 

En la reciente presentación de su libro usted hablaba del privilegio a los jóvenes, “el combate de Lacan”, yo fui victima de ese privilegio, una iniciativa SUYA, la revista del ICBA, La Ciudad Analítica, en su numero 3 me invito a escribir, la invitación incluyó una noche de teatro y pizza, para que luego intente traducir en palabras las resonancias que había producido en relación al objeto de la pulsión, la directora, Marilú Marini, en su adaptación del cuento de Arlt “Escritor Fracasado”.

Invitarme a escribir fue un beso, hermoso al principio, de esos que te dejan temblando las rodillas, luego se llenó de incertidumbre, de encuentro con mi obstáculo. Pude sortearlo sin que falte el sabor amargo que produce el “no era eso” pero se público y en plena pandemia y a 170 km de distancia llega a mis manos el ejemplar del privilegio. 

El privilegio, es eso, la invitación, el teatro, la charla con pizza junto a mis compañeros de la revista, la foto del taxista que repartía las revistas.

Actualmente mi hilo con la escuela se sostiene en un cartel compuesto por jóvenes, y con un mas uno joven, al cual admiro justamente por su juventud, hilo que de cortarse quizás me dejaría boyando en el sin fin de analistas que la escuela dejó pasar, incluyendo algunos amigos. La hebra se constituye de esa invitación a escribir para su iniciativa de revista.

Fui victima de los efectos de ese privilegio, ojalá los jóvenes que circulan por la escuela puedan vivir su privilegio de modo singular antes de petrificarse en adultos.

Saludos desde Chivilcoy.

Iñaki del Valle

Agustín Farré, ¿Un nuevo mapa? » | Sobre #LosJóvenes

Querido Jacques-Alain: me atrevo a escribirle, desde Argentina, más precisamente desde cierta periferia territorial argentina, desde el ‘interior’ de Argentina, a propósito de #LosJóvenes. Le escribo también como participante del Instituto Oscar Masotta (IOM2), instituto que en nuestro país se encuentra en el interior, donde no lo está la Escuela de la Orientación Lacaniana.

Hace algunos años atrás, cuando aún cursaba la Licenciatura en Psicología, me encontré con la enseñanza de Lacan, y con la suya, a través del IOM2, en el IOM2. Por entonces me enteré que en Buenos Aires tendría lugar pronto un evento importante, las Jornadas anuales de la EOL; rápidamente, en una especie de arrebato, arreglé todo y a los pocos días me encontraba en viaje. Fui solo, justamente a las Jornadas que ese año (2015) se titularon “Solos y solas”. Lo sé, es un chiste, aunque del que solo me percaté recientemente, cuando mi analista me lo indicó.

Es que cada tanto vuelvo a ese viaje, para intentar captar algo más de lo que allí me ocurrió. Por ahora lo que puedo decir es poco, se trata de ‘un no sé qué’, aunque considerando que en Argentina esta es una expresión que se utiliza para referirse al amor, y más precisamente al enamoramiento, quizás sea mucho. Puedo agregar que fue una experiencia que me tocó el cuerpo, o más bien me lo invadió, por lo cual regresé acompañado de ese ‘no sé qué’ que me liga, aún, a la causa analítica.

Desde entonces trabajé en el Instituto con entusiasmo, actualmente también me encuentro participando del Instituto Clínico de Buenos Aires; más a pesar de mis constantes esfuerzos no he podido hallar en el Instituto aquel ‘no sé qué.

La situación actual modificó de alguna manera el mapa -me gusta pensar en la diferencia entre mapa y territorio tal como la presenta Houellebecq en una de sus novelas-, permitiéndome que desde aquí, vía Zoom, a más de mil kilómetros de la EOL –y miles más respecto de tantos otro organismos del Campo freudiano-, pueda re-encontrar, de alguna manera, mi ‘no sé qué’.

Como verá, el interés de estas palabras no se encuentra en el ingreso de los jóvenes a la Escuela sino en la cercanía de los jóvenes del interior de Argentina a la Escuela. Me entusiasma la idea de que este nuevo mapa pueda seguir construyéndose para acotar las distancias de nuestro vasto territorio.

Lo saluda, afectuosamente,

Agustín Farré

Ariel Chiodi, La Ciudad Analítica como experiencia 

Estimado Jacques-Alain Miller,

Mi nombre es Ariel Chiodi y soy integrante del staff de redacción de LCA.

Al día de hoy nos encontramos trabajando en el 4to número de la Revista y puedo decir que lo más enriquecedor de esta experiencia radica, para mí, en la transferencia de trabajo con los colegas y con quienes dirigen la publicación.

Cada vez nos encontramos pensando en cómo intervenir la ciudad, cómo dialogar con el entramado de discursos que la atraviesa y cómo hacer extensiva una transmisión posible a todos los ámbitos en los que se practica el psicoanálisis. 

Particularmente, este recorrido me ha evocado lo que ha sido para mí el primer encuentro con la Orientación Lacaniana. Un primer amor. En los años en los que iniciaba mi práctica hospitalaria tuve la oportunidad de asistir a un curso anual dictado por un psicoanalista miembro de la EOL, cuyo tema era, casualmente, la transferencia. Eran encuentros mensuales, en una pequeña sala del Hospital Älvarez, en los que la difícil práctica cotidiana se volvía clínica, de un modo bello y riguroso a la vez. 

A partir de allí es la orientación que he elegido para mi formación como psicoanalista, y vengo realizando distintos recorridos en torno a ella, hace ya 15 años. Es por ello que al pensar la importancia de LCA en la transmisión del psicoanálisis y en la búsqueda de nuevos lectores, ratifico que es en el encuentro con otros, en la ciudad. Al menos esa ha sido mi experiencia y me reconforta poder replicarla, hoy desde mi trabajo en la revista del ICdeBA. 

Agradezco esta iniciativa propuesta por usted! 

Atentamente, 

Ariel Chiodi

Juliana Horowitz, De una joven psicoanalista para un Twittero Miller

Querido Jaques-Alain,

Pfff qué gran alegría encontrarme con esta versión del “JAM Twittero y Zoomero” (¡ya casi suena como un nickname de Hip-Hop! ¿No cree?)

Debo confesarle que me he abierto un Twitter solamente para escribirle.

Y no es que no sea ducha con las redes sociales, (soy más del Instagram y las fotos ¿sabe?) en twitter una mera aprendiz por el momento.

Ha sido una sorpresa enorme esta mañana leer el intercambio que ha tenido con la queridísima Marina Recalde.

Mi nombre es Juliana Horowitz, ¿joven? ( creería que aún lo soy ), psicoanalista, miembro del comité editorial de LCA, egresada del ICdeBA.

A penas me anoticié de este intercambio de mails, le envié un whatsapp a Marina transmitiéndole mi felicidad por sus decires y mi agradecimiento por a través de su ¿voz escrita? encontrarme resonando en sus palabras.

¿Por qué le escribo? Por que estoy causada. Deseante. Y con ganas de expresarlo.

LCA ha sido y es para mí un espacio que ha funcionado como un petit a.

Cursando mi último año del ICdeBA, fui convocada a formar parte de esta osada y audaz aventura. Nunca antes había formado parte de un comité de redacción, ni muchos menos había publicado un texto propio en una revista, nunca antes me había encontrado con mi versión de “Juli editora”, ni hubiera imaginado ser le propulsora de la creación de un mural bandálico en medio de la ciudad. 

LCA encarna en lo personal, un espacio de formación, de comprometida investigación, creación, aprendizaje, intercambio y ni hablar del encuentro de grandes amigos y colegas.

Aún recuerdo la primer entrevista con Daniela Fernández, y la enigmática y tentadora propuesta de crear un una revista donde se nos llamaba a “irrumpir en la plaza pública” – citando sus dichos-. Su nombre: La Ciudad Analítica. Una invitación a levantarnos del sillón e irrumpir en la plaza pública. Poner en diálogo al psicoanálisis con otras disciplinas, en otros ámbitos, el teatro, la pintura, el cine, la arquitectura, la medicina (por nombrar sólo a algunos) sosteniendo esa tensión, dejándonos sorprender y agujerear con los hallazgos que de eso resulte.

En el cuerpo lo sentí: “De este espacio quiero ser parte”.

Y allí se inició el periplo de LCA1, LCA2, LCA3 y actualmente LCA4.

Gracias JAM. Sin más, agradecerle por esta iniciativa y transmitirle que aquí somos varios los jóvenes deseantes de seguir de su mano continuando con el legado lacaniano freudiano.

Lo saludo afectuosamente,

Juliana Sol Horowitz.

@JuliHorowitz

Andrea Fernanda, Carta de Andrea Amendola #dócil a los jóvenes#

Queridísimo Jacques-Alain Miller:

Con motivo de: #Dócil a los jóvenes#

Mi nombre es Andrea Amendola. Quiero agradecerle profundamente sus vivificantes palabras del domingo 2 de mayo. Fue un gran zoom-libidinal. Un decir suyo entre otros me tocó. Usted dijo “siento lo nuevo”. Algo nuevo se inauguró con su acto de ese día y llegó en un momento muy necesario: dócil a los jóvenes.

Las maravillosas palabras que le escribiera mi querida Gaby Grinbaum, me animan a seguir el hilo.

Entré a la EOL y a la AMP el 10 de febrero de 2020. Realmente fue ¡un acontecimiento libidinal para mí!

Voy a la Escuela desde el año 1994. La Escuela en ese tiempo operó como el sostén que me permitió transitar la carrera de Psicología. Iba a la Escuela en paralelo a la facultad. En ese tiempo, desde mi lugar de espectadora y apasionada estudiante, sentía que el psicoanálisis de la orientación lacaniana que allí existía se iba volviendo una causa amada, más allá de mi voluntad. Recuerdo me producía mucha inquietud que no pasaran asistencia, no lo podía creer. ¿Y si uno falta? Pregunté alguna vez… me respondieron: es a cuenta del propio deseo.

Ir a la Escuela no era lo mismo que habitarla y mucho menos era lo mismo estar decidida a trabajar para ella. Esto fue algo que me vino desde el análisis. El síntoma acorazado en el fantasma hacía allí obstáculo, impidiendo que un deseo inédito haga emerger lo nuevo.

Quiero contarle sobre el valor que ha tenido para mí mi primera entrevista de admisión en el año 2016 a la Escuela.

Fui allí a contar lo que hacía en la Escuela, cuál era mi activa participación en ella. Allí me fue devuelto un “eso no es la Escuela, eso es él”. Ese decir se volvió entonces una interpretación inolvidable que rasgó el telón del fantasma tocando lo real de un goce ignorado en mi modo de lazo a la Escuela: pegarme al grupo masificado en torno a la jerarquía.

¡Atesorable efecto de formación en la admisión! Efecto que no vino del análisis pero que fue llevado a análisis. Ese año no entré a la Escuela. No obstante, sentía que tenía que seguir llamando a la puerta para lograr hacer pasar mi decir. Y así lo hice durante cuatro años consecutivos.

Y entonces… 2020 ¡Entré a la Escuela! Temblé, lloré, fue un día de una alegría enorme y de celebración. Desde distintos lugares llamados y mensajes de colegas y amigos brotaban acompañando la alegría que me invadía.

Tuve un repentino sentimiento de querer cuidar a esa Escuela que siempre la sentí tan mía y a la vez tan ajena. Recuerdo la cantidad de años en los que participé en carteles, en ocasiones tenía la ilusión de que algún escrito mío pase a las jornadas anuales. Pero no, unos pocos elegidos tenían esa suerte, ese lugar de presentar trabajos en las jornadas estaba destinado a los miembros. Nunca paré de escribir, encontré en el cartel una gran satisfacción en las transferencias de trabajo que allí se generaban con efectos de formación que se articulaban al análisis. Entonces el cartel fue siempre para mí y lo sigue siendo, un alvéolo propicio que hace de la Escuela un lugar posible de habitar y trabajar con otros aireadamente.

Mi entrada no hubiese sido posible sin el análisis pero el vuelco de mi análisis no hubiese acontecido sin aquella interpretación inolvidable proveniente de la Escuela a la que hoy califico de “intransigente” tal como lo especifica en la Doctrina Secreta de la Escuela. Interpretación intransigente que supo reenviar al sujeto al trabajo analítico.

Mi entrada, no hubiese sido posible sin el aliento de queridísimos colegas miembros de la Escuela con los que fui eligiendo formarme en estos tantos años, se del buen aliento de ellos para aliviarme de la puerta estrecha de entrada.

La Escuela nos dio a los nuevos miembros la bienvenida. Un cartel para nuevos miembros fue toda una conmoción para mí. Los nuevos allí estábamos a la espera y la pandemia cayó. Lo nuevo no cesaba de tener que inventarse y así fue que nos juntamos en un zoom. Así conocí a mis compañeros de ese amado cartel, esa bisagra fundamental que nos ligaba de la pantalla a la Escuela y del deseo por la causa.

 Éramos nuevos miembros y la insistencia de lo nuevo nos entusiasmaba.

En los primeros encuentros emergieron vivos testimonios de lo que cada uno había vivenciado en los pedidos de entrada a la Escuela, parecía un confesionario necesario. Pero ¡Había que decirlo! ¡Qué difícil fue entrar a la Escuela!

El gusto por lo colectivo fue asomando en esos encuentros como un rasgo que me animaba. Palpitar con otros, cuidar la Escuela aireándola. Eso me surgía como nuevo. El analista interpretó ¡Ah! Ser el aliento del Otro. Agregué: eólico. Y el deseo por la causa se volvió remolino.

Hay jóvenes llamando a la puerta de la Escuela. Varios me han escrito luego de sus admisiones el año pasado. Yo he pasado por eso, con esa sensación de no ser elegida, pero no siempre proviene de la estructura, hay “modalidades de rechazo”. El Messenger es una especie de limbo en el que quedamos preguntando a los que sí entraron por qué será tan difícil, confiamos nuestra pena. Ahora son los que quieren entrar quienes me acercan su penar por esa vía. Me vuelvo aliento y les digo ¡ánimo! Pero en el fondo, me preocupa una puerta tan estrecha, me pregunto a dónde irán a parar…

Luego de su conferencia los rechazados se sintieron jóvenes, porque ya muchos de ellos no lo son tanto, pero me escribieron diciendo ¡yo fui rechazado, esto es histórico, es genial Miller!

Noche del consejo en marzo 2021 por zoom. Ante los analistas que hace muchos años habitan la Escuela me gusta escucharlos con respeto, porque de ellos siempre aprendo.

Hace poco, una noche del consejo en la que creí que seguiría siendo la recién llegada silenciosa que está dispuesta a seguir aprendiendo de mis colegas mayores, viví una situación que me invadió de dolor y malestar. Un colega de los mayores, despedazó con sus comentarios el trabajo de una compañera que había escrito un trabajo para esa noche muy interesante. El asunto fue el modo, no que le guste o no, sino el mal modo al que se sumaron otros pocos, en total tres.

Pensé: el peligro no es exterior, ¡viene del propio interior de la Escuela!

Entonces fui a análisis y dije: intervenir en la conversación de la buena manera para cuidar el agujero que protege nuestra Escuela.

Y allí estaban esa noche, encarnando un discurso que se había quedado sin agujero. Fue entonces que recordé algo que una vez me dijo Mauricio Tarrab: si los jóvenes no levantan la mano y no hablan… pedí la palabra entonces. Esa noche el tema era “¿Qué Escuela tenemos que Escuela queremos?”. Dije entonces: quiero una Escuela en la que se respete la enunciación del otro y siento que tenemos una Escuela en la que cuesta mucho tolerar lo que el otro tiene para decir. Hay que trabajar en ello!!

Creo que inventar algún espacio, se me ocurre así como hay carteles de nuevos miembros tal vez carteles para los nuevos aspirantes, o algo de ese estilo… podría ser una vía propicia para que los jóvenes con ese deseo por la causa analítica, puedan ponerse al trabajo y volverse esos aires nuevos que propulsen la vida de la Escuela junto a los viejos analistas. Los que soportan el juntos, esos avalan la juventud que es introducida por lo nuevo, más allá de los nuevos.

Me siento agradecida por los analistas mayores con lo que me formo, ellos abren a lo nuevo y rejuvenecen la causa, pero me preocupan esos otros que no hacen lugar y es tan evidente desde su enunciación que entonces me pregunto: ¿cómo agujerear esas enunciaciones que van en contra de la vida de la Escuela? El remolino del cartel me parece un filtro vital.

Un abrazo cordial,

Muchas gracias por su hilo vital!!

Andrea Amendola EOL-AMP

Luciana Szrank, #LOS JOVENES

Querido Jacques-Alain Miller:

Sin dudas, con su apertura #LOS JOVENES hay sensación de carnaval. El día transcurrió en la pregunta ¿es posible escribirle a Miller? En otro momento eso hubiera sido un sueño, una conversación imaginaria… hoy más bien aparece como una necesidad, ya que hablamos ni más ni menos, de lo que estamos haciendo por y para el movimiento del psicoanálisis y su permanencia en este mundo hablante.

Bastante tiempo no me acerqué a la EOL porque me resultaba inmensamente ideal, por suerte además de ideal nunca dejó de resultarme altamente llamativa, atrayente… cada vez que escuché algo de allí, de seguro era mucho más potente que eso que, finalizando mi carrera de psicología, encontré en un espacio de bruta formación sistémica, donde alguien recomendaba a otro alguien que se promocionaba como un “curador de duelos en tres meses”. Por suerte, o más bien al fin por decisión, escuché eso, tan irrespetuoso de la singularidad, que me llevó a tocar la puerta que deseaba pero a la que no me animaba. Desde entonces y cada vez con más enganche, he podido participar en muchos espacios y eventos de formación enmarcados en la orientación de la AMP, sobre todo en la EOL y en el CIEC pero también en la Universidad, tanto en la Maestría en Teoría Psicoanalítica Lacaniana, como en la cátedra de Psicoanálisis, espacios valiosísimos en los que decididamente seguiré también tomando parte. Aun no soy miembro de la Escuela pero hoy, con lo concernida que me encuentro en la causa, me doy cuenta que eso no me impide formar parte de ella y servirme de su orientación tanto para mi práctica como analista, como para mi vida cotidiana y trabajar en eso de lo que estoy completamente convencida, de que hacer que siga vivo el psicoanálisis es necesario y conveniente para la humanidad.

Hay algo que el análisis no ha dejado de mostrar, los ideales sobradas veces matan, matan el deseo, matan la palabra, matan la participación, matan el ánimo, matan lo espontáneo, matan el cuerpo. Si algo ha hecho en mí la experiencia del psicoanálisis es inyectar vida y ese cambio fundamental que allí se puede encontrar, vale la alegría trabajar para sostenerlo y difundirlo. Cómo no querer contribuir y compartir que estás implicada en la causa que ha modificado tu vida como ninguna…

Le agradezco y celebro cada una de sus últimas apariciones. Ud. habló a la comunidad analítica de la importancia en este momento de tomar la palabra en los debates y fenómenos actuales. Quiero decirle que, entre otras cosas, eso me anima más aun a continuar trabajando en proyectos compartidos con otros jóvenes, queridos y deseantes colegas. Aprovecho de hecho para contarle que en Córdoba (Arg.), el mes próximo tendremos el gusto de arrancar junto con colegas del psicoanálisis y de otros discursos, un curso que lleva por nombre “Feminismos y psicoanálisis: de las leyes universales a los arreglos singulares” inscripto en el Programa de Extensión “Psicoanálisis y Discursos Contemporáneos” de la Maestría en Teoría Psicoanalítica Lacaniana (MaTPSIL), en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba. Con Eugenia Destéfanis y Agustina Brandi, hermosas colegas que son parte de este curso, también tenemos el gusto de participar en el comité de redacción de la Revista anual digital LAPSO, otro joven espacio de la MaTPSIL que tenemos la posibilidad de sostener con otros compañeros que también han cursado la maestría, apasionados por la investigación en y del psicoanálisis. (Quizás esté de más decirlo, pero por supuesto sería un lujo si ud deseara participar con su valiosa palabra en algún número de nuestra revista) Probablemente ya esté al tanto, pero estos espacios no serían posibles sin los Dres. Mariana Gómez y Jorge Assef, a quienes también estoy inmensamente agradecida por su generosidad para con la causa analítica y para con nosotros los jóvenes.

Vuelvo a la pregunta que me debatió el día, ¿por qué escribirle? Puedo responder ahora más bien, ¿por qué no? Si tengo esto para contarle y usted nos está preguntando en qué estamos. Batallar contra la inhibición, esa es la cuestión. Me autorizo a hablarle sin dudas basada en todas las veces que encontré que en nuestro campo es mejor hacer, conversar con otros y que conviene que cada uno también pueda buscar el lugar para su palabra así como el estilo que mejor le quepa.

Sabrá disculparme el atrevimiento de decirle querido pero es que sin dudas lo quiero, de seguro hubiese sido muy distinta nuestra formación si no contáramos con el trabajo inmenso de transmisión que viene hace tanto tiempo regalándonos a quienes nos interesa la causa y el movimiento del psicoanálisis. Me despido afectuosamente pero no sin decirle que también me encuentro agradecida por las muchas risas provocadas, transmitiendo algo tan serio como es el psicoanálisis de orientación lacaniana.

P. D.: Lamentablemente no hablo francés, pero si de algo sirviera mi aporte a esta hermosa e inmensa labor a la que ha invitado con los papeles de Lacan, sin dudas estoy a disposición.

Córdoba, 6 de mayo de 2021

Lic. Luciana Szrank

Maestranda en Teoría Psicoanalítica Lacaniana, UNC.

Adscripta en la Cátedra de Psicoanálisis – Facultad de Psicología – Universidad Nacional de Córdoba

Melina Di Francisco, #debatejóvenes

Este asunto está ahora y para siempre en tus manos…

Estimado Jaques-Alain Miller, desde esta mañana le doy vueltas a la pregunta ¿Qué aporte hacer al debate #losjóvenes? Confieso que el silencio me sería más disfrutable, pero la responsabilidad ética con la formación (que no voy a contabilizar en años ni en títulos) es mayor y gana la partida. Tengo mi joven mayoría de edad para ocuparme de lo que pienso sobre este asunto. 

Se me ocurre contarle algo. En funciones (actuales) de gestión del Instituto clínico de Córdoba CIEC (más precisamente en la Hemeroteca) tomamos como orientación para nuestro trabajo una carta que envió Judith Miller con el motivo de un acontecimiento: la donación por parte del CIEC de todos sus libros a la biblioteca de la EOL Sección Córdoba. Quiero traer sus palabras al debate, fueron para mí esclarecedoras y aportaron un impulso al trabajo sostenido por tres años animándonos a inventar, sin desatender cada vez la aparición de efectos de rivalidad imaginaria.

Esas palabras ubican una dimensión real en el valor del gesto para tratar estos asuntos… el ya famoso “cuello de botella” entre las transferencias y la admisión también produce grupos, rivalidades y las más variadas mitologías sobre el camino a recorrer. A continuación pego la carta:

Queridos colegas,

Estoy feliz por esta celebración y triste de no estar con ustedes. Esta celebración reafirma la Causa. Desde 1981, los esfuerzos de Jacques-Alain Miller se avocaron a asegurar la affecttio societatis. Es así, que hemos logrado formar la Escuela.

La Escuela existe desde 1992 junto a otras Escuelas. Cada una tiene sentido si cumple su finalidad. Esta finalidad es la de mantener vivo el psicoanálisis verdadero. Eso implica que las Escuelas necesitan a los jóvenes. Es por eso mismo que Escuela e Instituto no pueden trabajar bien sino lo hacen mano con mano. Esto es evidente para las Bibliotecas, pero es verdad también para cada una de las otras vertientes de las actividades que realizan ambos.

El imaginario puede contribuir al desarrollo de ambos, hay que sortear toda forma de rivalidad. Cada uno tiene su lugar, se trata de saber acoger y transmitir. Gracias a esta celebración simbólica, para mí, el viento que sopla en la Escuela de la Causa Freudiana está un poco compartido hoy por Córdoba.

Les deseo buen viento.

Este viento podrá, entonces, enfrentar el real del malestar actual, sin retroceder sobre ninguno de los principios de nuestra orientación.

Con mis cariños,

París, Octubre del 2009.

Encuentro en esas palabras un tratamiento posible para las rivalidades difíciles de sortear, esas que crecen por fuera de los dispositivos de la escuela. No me atrevo a sugerir ideas pero me ofrezco a trabajar junto a otros para inventarlas. 

Sigo despierta y agradecida con su gesto. Lo saludo afectuosamente.

Melina Di Francisco. Adherente del CIEC.

EL NUMERO 4

ESTA PREVISTO PARA SALIR

EL PROXIMO LUNES

Read Full Post »

LOSJOVENES

DEBATE NUMERO 3

Carolina Vignoli, Me commueven las palabras de Gaby Grinbaum

Estimado Miller, me tomo el atrevimiento de escribirle para hacerle saber que comparto la misma preocupación que Gaby Grinbaum.
Soy una flamante miembro de la Nel y la AMP desde marzo, para mí la tercera fue la vencida.
Pero hace años vengo preocupada por el futuro del psicoanálisis en Chile. Aquí estamos mucho antes del problema de admisión como miembro a la Escuela (como en Argentina), estamos en la imposible inmersión de los practicantes en el discurso analítico, acercarse a la Escuela es una misión casi imposible para quienes no son miembros o asociados, las puertas están bastante cerradas, la Escuela produce un cierto rechazo y los jóvenes van a formarse a otras instituciones.
¿Cómo habrá psicoanalistas en el futuro si el cuello de botella para acercarse a la Escuela hace que la mayoría se desanime y que algunos pocos lo crucen a cuenta gotas?
Desde mi humilde lugar, yo creo en la apertura, si el psicoanálisis se aprende por inmersión, al igual que lalangue, cada uno se hace responsable de hasta dónde quiere llegar con su deseo.
Entonces, ¿Por qué no abrir un poco más las Escuelas? hay algo que inventar allí, tal vez un nuevo lugar, para que otros sientan que se pueden acercar al banquete de los analistas.
En la Nel, me parece que se puede confiar que cada quien llegará hasta donde su deseo lo lleve, entonces abrir un poco las puertas para permitir esa inmersión en las conversaciones de Escuela.
En la Eol, tal vez se podría regresar a la vieja figura del adherente (o asociado), sancionando así el deseo de los analizantes decididos (todo ese trayecto de formación que situaba Gaby), y dándoles un lugar en el Banquete.
Disculpe mi atrevimiento, no sé si es desubicado lo que digo, pero a mí se me ocurre eso en respuesta a algo que vengo mirando y pensando hace años, cómo para que el psicoanálisis florezca y no desaparezca en el futuro. Pero yo lo leo a usted, y usted mismo ha dicho estas cosas -siguiendo a Lacan- de cómo hacer que la Escuela no sea un colegio para la Elite, para los entendidos, por supuesto no sin la tremenda responsabilidad de la secretaría de admisión, porque tampoco se trata de desvirtuar el psicoanálisis, pero sí de que haya algunos poros en donde poderse alojar.
En la Nel estamos muchos pasos atrás respecto de la discusión que plantea Gaby sobre el ingreso a la Escuela. Me refiero que para llegar a la discusión de por qué se admiten tan pocos miembros, primero tiene que haber gente que se halla inmerso en el discurso analítico y que se postule para ser miembro.
Y acá eso es casi imposible. Hay que tener un deseo re contra decidido. Para quererse analizar, primero hay que haber escuchado la eficacia del psicoanálisis en la clínica, para quererse formar, primero hay que haber escuchado algo de Lacan que no sea universitario.
Les decía a mis colegas que me parece que la posición de la Escuela en chile ante la ciudad es la del Mutismo. Con fuerza desde biblioteca sostengo un espacio hace 3 años de un taller de lectura que admite a quien quiera venir a leer psicoanálisis, y ha sido biblioteca desde sus espacios de Arte y psicoanálisis (para Enapol y el congreso que aún no ha podido ser) en que la Escuela ha comenzado a hablarle a la ciudad. Pero todas las demás actividades se guardan bajo 7 llaves con recelo. No se le habla de clínica ni de formación a los jóvenes profesionales.
¿Cómo se enamorarán del psicoanálisis si no hoyen hablar de él, cómo puede haber amor sin la palabra de amor? Me parece que estamos poniendo el riesgo el futuro del psicoanálisis por no saber leer los efectos de esta posición de algunas Escuelas en la ciudad.

C. V. , Miembro de la NEL y la AMP.
Augusto Legu??a Sur 79, of. 309. Las Condes.
Esp. en Psicoterapia N?? 1870.
Cel.: (9)84331965
http://www.psicologos-clinicos.cl

Patricio Alvarez Bayón, Sobre la cuestion de los jovenes
Estimado Jacques-Alain,
A riesgo de ser insistente, pero ya que usted ha abierto el debate, quisiera contarle que hace tiempo estamos preocupados en la Escuela por la cuestión de los jóvenes.
Cada año hay aproximadamente 70 pedidos de admisión a la EOL, pero entran aproximadamente unos 10 miembros. Y este año, en particular, entraron sólo 4!!
Por supuesto, entran en promedio 10 por razones de equilibrio de la AMP que está perfectamente fundadas.
Pero con la acumulación de los años, el cuello de botella de la diferencia entre 70 y 10 hace que cada joven sepa que para entrar a la Escuela, deberá pasar muchos años pidiendo la entrada, probablemente más de una década, y es usual que cada miembro ingrese luego de haber pedido la entrada unas 6 o 7 veces.
Hay muchos otros dispositivos para la transferencia a la Escuela: los carteles, el ICdeBA, la maestría, el IOM, la revista La ciudad analítica, los Departamentos de investigación, etc.
Pero aún así, la Escuela no logra alojar las transferencias que genera.
El resultado, es que muchos jóvenes, cada vez más cantidad de jóvenes, causados por el psicoanálisis lacaniano, se vayan a otras Escuelas o instituciones que no son de la Orientación Lacaniana. Se van hacia los Foros, hacia la Escuela Freudiana, hacia nuevas instituciones lacanianas que tienen dispositivos cada vez más armados con un fin muy claro: reclutar jóvenes a sus filas.
Y que se diga entre los jóvenes algo triste: la EOL es una Escuela de viejos.
Por ello, creo que sería interesante reflotar un viejo término que se usó durante años en la EOL: la categoría de Adherente. No es un miembro de la Escuela, no es un AP (analista practicante), pero es un Adherente, que tiene una inscripción en la Escuela, que pasa por el proceso de Admisión, y es nombrado Adherente.
Parafraseando a Lacan, sale así de la Admisión con los títulos en el bolsillo. No podrá ser usado aún, pero podrá decir: aquí tienen a la Escuela, que me lo concedió en la fecha requerida.
Se me ha ocurrido como una opción, pueden haber otras propuestas, que podrían debatirse.
Mi intención era solamente la de entrar en ese debate, abierto por usted, que me resulta interesantísimo.
Suyo.

Manu Zlotnik, Jovenes

Estimado J-A Miller,
Celebro el movimiento que se está gestando a partir de los últimos eventos de los usted fue protagonista.
Me adhiero a lo que le comunicaron mis colegas y amigas Gabi Grinbaum y Marina Recalde, el tema de los jóvenes es fundamental y tenemos que encontrar la forma en que puedan seguir ligados a la Eol y la
AMP y no los perdamos en el camino.
Son trabajadores decididos muy valiosos para el psicoanalisis de la orientación Lacaniana.
Me sumo a la propuesta de mis amigas para pensar la mejor forma que le podemos dar a esta problemática.
Quizas en esta ocasión puedan coexistir tanto el movimiento de entrada de los trabajadores decididos tal como lo propuso Lacan en el 64 con lo que ya tenemos de los miembros y jerarquías que Lacan propone en el 67, eso usted lo conceptualiza en su curso “El banquete de los analistas”.
Si la entrada de los trabajadores decididos es siendo adherentes u otra cosa lo podemos pensar, pero la idea es que coexistan ambas propuestas de Lacan la del 64 y la del 67.
Es simplemente una idea, un aporte.
Le mando un cordial saludo.
MZ

Débora, Carta
Estimado Jacques-Alain,
Es para mi una gran alegría el amplio movimiento que usted esta causando. En lo que se refiere a los archivos de Lacan me propuse para participar en un cartel de traducción con amigos de la EOL y en lo que es desciframiento – transcripción con miembros de la AMP.
Le envío este mail, a partir del intercambio que publicó hoy por la mañana que tuvo con Marina Recalde y con los palabras de Gabi Grinbaum. Sin dudas lo que sucede en Argentina y mas especialmente en Buenos Aires con los jóvenes es un verdadero problema.
Me parece importante encontrar un modo de alojar y permitir trabajar a estos jóvenes en transferencia con la Escuela.
Tal vez, una posibilidad seria crear algo del orden de L’Envers de Paris.
Aquí el nombre probablemente ya lo tenemos: La Ciudad Analitica, la excelente revista que dirige Daniela Fernández.
Crearía algo así como : Asociación de la Ciudad Analítica.
Que haya una admisión, aunque amplia. Y luego, eso permitiría que los miembros de la Ciudad Analítica, por supuesto sigan con la revista pero también organicen actividades en la ciudad (teatros, museos, cines, librerías), encuentros de estudio con y para psiquiatras y psicólogos, tal vez en los hospitales. Y muchas cosas mas!
Que puedan proponer sus ideas, llevarlas a cabo.
Brindar así un espacio donde su transferencia de trabajo con la Escuela pueda estar orientada, en movimiento y no solo recibiendo lo que los miembros hacemos.
En fin, un lugar con una puerta de entrada menos estrecha que la de la Escuela y teniendo a la EOL y la AMP como el norte agalmático.
Un afectuoso saludo.

Guido Coli, Juventud divino tesoro
Estimado J.A. Miller;
Me sumo al debate JÓVENES, por varios motivos. El primero, porque me considero uno de ellxs. El segundo, porque el lugar simbólico que ocupan los “recienvenidos” en la Escuela es ese; y el tercero (last but not least) “porque llegar tarde” ha ocupado un lugar importante, sino fundamental, en mi análisis, y claro, en mi vida.
Por esto último, la carta de admisión, la mía, fue escrita dos veces. Una en 2017 (año 0), la otra en el 2020 (Debate pandemia). La segunda, ya con el efecto de witz que no veía claro del todo en la primera: No llegar tarde. Eso se ponía en juego, en los momentos de debate intenso al interior de la Escuela, traducido en que allí se está « jugando » algo nuevo. En esos momentos había que estar, el resto de los años, parecía que solo sucedían cosas en un espacio “viejo”.
Y aquí, para no explayarme demasiado, quiero sumar a lo que ya dijo Gabriela Grimbaum: Sin dudas la juventud es una posición subjetiva, quienes conocieron a Lacan pueden dar testimonio de ello. A mí me lo enseñó usted. Pero… una escuela con más comunicados de “condolencias” que de nuevas admisiones, no puede mantenerse joven.
La Escuela que lanzó e instituyó el psicoanálisis de la Orientación Lacaniana por el mundo, la crearon y sostuvieron, con Lacan, jóvenes como usted, Laurent y otrxs a una edad de la vida, donde la pérdida es más liviana, los lugares menos establecidos y la invención necesaria. Eso no puede obviarse.
Como escribió Ruben Dario, y popularizó por acá Luca Prodan: Juventud, divino tesoro. No lo perdamos.
Con mucho respeto a ud, y la comunidad de la cual formo parte, respeto, y elijo.
Atte.
Dr. Guido Coll
Psicoanalista (A.P) de la EOL y la AMP
Secretario de Posgrado – Facultad de Psicología-UNC
Prof. Asistente Cátedra de Psicoanálisis – FP- UNC
Adherente al Centro de Investigación y Estudios Clínicos [CIEC]
Instituto de investigaciones Psicológicas-IIPSi [CONICET-UNC]
https://guidocoll.academia.edu/

Monica Torres, Carta
Querido Jaques Alain:
Lo primero es manifestarte mi alegría por todo lo que estás haciendo últimamente.
El domingo estuve escuchándote las cuatro horas de una vivificante conversación.
De algún modo compartí mi desayuno contigo, ya que aquí comenzó a las 10.30 de la mañana.
Muchos recuerdos de la fundación de la EOL y mucha confianza en el futuro de esta nueva iniciativa tuya.
La EOL en su conjunto está muy feliz de todo este proceso.
Y en mi nombre propio quiero ratificarte un vez más mi confianza y mi afecto.
Hace ya 40 años que nos conocimos en Barcelona.
Espero que hayas recibido el último número de la Revista Enlaces que te enviamos en medio de la pandemia. La Enlaces 26.
Allí salió un artículo tuyo titulado “Jugar la partida”.
Finalmente se trata de eso, no? De cada vez, jugar la partida.
Leo todo lo que vas escribiendo y sé que estás muy ocupado y entusiasmado con toda esta gran iniciativa.
Me gustaría tener en el nuevo número de Enlaces algún escrito tuyo. (La Enlaces 27)
He pensado que podría ser el prólogo al libro de Jacques Aubert “Joyce avec Lacan”, que es del año 1987.
O también una clase de tu Seminario “Silet”, la del 18 de enero de 1995 que hemos trabajado este año en el Seminario de Enlaces que se titula “Invenciones en la sexuación”.
Puede ser cualquiera de los dos.
Por supuesto que te voy siguiendo en la entrevista sobre “El sexo de los modernos”, que le hiciste a Eric Marty y también he leído con atención tu artículo “Dócil a lo trans”.
La entrevista a Eric Marty que salió en un Lacan Cotidiano, también nos encantaría publicarla en Enlaces, son temas que llevamos mucho tiempo trabajando.
Pero es algo de mucha actualidad y quizás tienes ya la idea de dónde publicarla.
Así que estaríamos todos en Enlaces, y yo en especial, muy contentos de publicar la clase de “Silet” que trabajamos este año en Enlaces.
O, por supuesto, también el prólogo al libro de Jacques Aubert, a quien hemos perdido recientemente.
Con el afecto de siempre.

Jorge Assef, Sobre los jovenes en nuestras instituciones
Estimado JAM
Me sumo al mail que escribieron Marina Recalde y Gabi Grinbaum!
Ingresé a la EOL como adherente en el año 2000, y me he concentrado en la transmisión y la difusión de la Orientación Lacaniana entre los jóvenes desde entonces.
Constato el enorme interés por el psicoanálisis de Orientación Lacaniana que hay entre los jóvenes desde la Universidad, en la carrera de grado y en las Maestrías de la Orientación que tenemos tanto en Córdoba como en Bs. As, en los múltiples proyectos de extensión que existen desde esos programas de posgrado, en la revista virtual LAPSO (http://matpsil.com/revista-lapso/) cuyo comité de redacción está conformado en su totalidad por jóvenes. Constato el entusiasmo que provoca la Orientación Lacaniana tambien en los espacios del Instituto y en el « Seminario Introductorio » de la EOL Secc. Córdoba, que este año se encuentra a mi cargo, y en el cual tuvimos que cerrar las admisiones porque se superó el cupo de inscriptos.
Por los espacios que ocupo en la AMP y en la Universidad escucho y trabajo con muchos jóvenes que desde hace bastante tiempo circulan por los diferentes lugares del Campo Freudiano en Argentina, en Chile, en Uruguay, en Estados Unidos. En su mayoría estos jóvenes tienen mucho para aportar y para enseñarnos, son serios y estudiosos, comprometidos con la causa, se escucha en ellos una posición ética y analizante, investigan, escriben, publican.
Comparto con varios de mis colegas de la EOL la preocupación de cómo alojar ese deseo por el psicoanálisis en nuestras instituciones, es por esto que celebro y agradezco su anuncio por twitter: « Debate #LOS JOVENES ».
El movimiento libidinal que se ha generado en Argentina inmediatamente después de su anuncio da cuenta que lo estábamos esperando.
Un saludo!

Graciela Brodsky, Los jovenes
Querido JA,
No te imaginas la cantidad de mails y de whatsapp que circulan hoy a partir de los textos de Marina y de Gabi que publicaste en tu Blog. Me sumo entonces al tema del día: los jóvenes. « Los que lo son, los que lo fueron antes… » como cantábamos los 21 de septiembre para celebrar el día del estudiante y la llegada de la primavera.
El tema de la puerta estrecha para entrar a las Escuelas es viejo. Copio más abajo algunos párrafos de tu legado en el momento en que dejaste la Delegación general de la AMP, en el 2002. Es cierto que en la EOL ahora es un tema agudo porque este año se admitieron 4 personas, y sólo una de Buenos Aires. Intervinieron factores diversos, el verano, la virtualidad, el cambio de fecha de la reunión del Bureau de AMP, pero lo cierto es que la cosa explotó en la Asamblea del 4 de marzo. A eso alude Gabi en su texto y seguramente el tema se retomará en la Conversación citada por el Consejo para el 13 de este mes.
La deflación de las admisiones fue sostenida desde entonces [2000], y también estuvo asegurado el crecimiento a través del CF. Los números del ICdeBA que te pasó Marina y los de la Maestría (230 maestrandos la cursan este año) hablan por sí solos. El movimiento amplio que propusiste crear alrededor de la revista La Ciudad Analítica, en manos de Daniela Fernández, tuvo momentos de gran entusiasmo, limitados ahora por el confinamiento. El IOM2 difunde la Orientación Lacaniana en las provincias. Pero es cierto que en Argentina la demanda de los jóvenes es entrar a la Escuela. En parte somos los responsables de generar esta demanda: allí donde estamos hablamos de la Escuela, invitamos a las actividades de la Escuela, hacemos desear la Escuela -como alguna vez se nos reprochó- y la admisión termina siendo, como no podría ser de otro modo en el equilibrio de las Escuelas, un cuello de botella. Ah! si tuviéramos un « pesa personas », como soñaba alguna vez Lacan… Pero seguimos sin tenerlo.
Me parece que este puede ser un momento privilegiado para intentar una solución no definitiva, pero al menos nueva, a este problema viejo. Algunas ideas:
¿Por qué no crear alrededor de los Archivos Lacan una instancia ad-hoc, vinculada a la Escuela, que reúna a los jóvenes que así lo deseen para llevar a cabo una tarea precisa? ¡Hay tanto por hacer y tantos jóvenes hicieron saber en estos días su deseo de sumarse de alguna manera! También podría ser una instancia vinculada a la FCCF. O a la Ciudad Analítica.
¿Y por qué no volver a pensar la entrada a las Escuelas con el dispositivo del cartel, tal como lo pensó Lacan en su momento y que vos mismo transitaste cuando ingresaste a la EFP? Eso permitiría acoger de la buena manera a los casi 70 postulantes que tenemos por año en la EOL, invitarlos a un trabajo, vincularlos a la Escuela a través del más uno y que, al cabo de cierto tiempo, la admisión provenga de una elaboración que funde en razón la decisión del Consejo?
¡Qué momento!
Feliz, por mi parte, de sumarme a esta conversación,
Te hago llegar un fuerte abrazo
Graciela B


« La política de deflación encarada desde ese momento [la pared del año 2000] trajo dificultades en las Escuelas que tiene un número importante de adherentes: 188 en la EOL. 197 en la EBP. Esa dificultad era esperable, es permanente, no tiene carácter agudo. […] 4) La idea de un crecimiento ilimitado indefinidamente que prevalecía anteriormente en el CF era una ilusión. Ésta fue disipada, explotó como explotan las burbujas financieras, infladas por exuberancias irracionales. Las Escuelas no podrían seguir creciendo sino a condición de degradar la barrera que separa el psicoanálisis de la psicoterapia. La elección de la deflación numérica y de la exigencia analítica era una elección forzada. Fortaleza AMP 5) Lo que no quiere decir que debamos resignarnos a que el crecimiento numérico no se retome, pero: a) no se retomará a través de las Escuelas b) solamente se retomará a condición de que el CF rivalice de la buena manera con la psicoterapia […] Admisiones: no habrá flexibilización, cueste lo que cue

Cesare Fernando Mazza, A proposito de lo joven : un texto donde me refiero sobre su lectura de Gombrowicz en Un comienzo en la vida. De Sartre a Lacan
Estimado JAM: a propósito de la conversación e intercambios sobre lo joven y los jóvenes, lo inoportuno compartiéndole un artículo que escribí hace unos años donde remarco su lectura de Witold Gombrowicz (unos de mis escritores preferidos), esta referencia a sus lecturas no despierta demasiado interés en los analistas argentinos, a excepción por supuesto de Germán García o Miquel Bassols, creo que debía hacerle llegar esta carta, reciba mis saludos Cordiales, César

Un extracto y el link con el artículo:
« Para rematar Miller plantea la cuestión entre una invención y sus consecuencias. Comienza a desplegar un juego con sus propios dobles. Por una parte, expone su distancia con J-P Sartre y cita a Lacan. Un juego donde el jugador no saldrá de la misma manera en la que entró. Puesto que, como dice en el Prefacio, el nombre del filósofo ya había sido utilizado para retocar el suyo. A partir de la entrevista a J- P Sartre, realizada a sus dieciséis años, pasa a nombrarse Jacques-Alain. Por otra parte, la relación con Althusser se desajusta por la singular forma de entender el marxismo. Contra todo ideal, que albergan los que se creen puros, su marxismo es « impuro », « marginal » e « inoportuno ». Él encuentra en esta literatura, sostenida en el significante sin sentido, el pivote del materialismo. El poder de la letra hizo lo suyo… inmediatamente a la publicación de ese número de los cahiers marxistes-léninistes, estos fueron destruidos y el autor se despidió definitivamente de ellos. »
Virtualia – Revista digital de la Escuela de la Orientación Lacaniana

David Albano Gonzalez, Colaboracion a #losjovenes
Estimado Jacques-Alain Miller: ante todo me presento, mi nombre es David González y resido en Córdoba, Argentina. Practico el psicoanálisis desde hace muchos años, soy adherente del CIEC, docente universitario y me formo en la EOL desde mucho antes de comenzar mi práctica. A su vez participo de comisiones de trabajo de gestión en la Escuela y de organización de Jornadas. Todo esto lo hago con entusiasmo y decisión, no podría hacerlo de esta manera si mi deseo no se encontrara articulado a la causa analítica.
Sus últimas intervenciones en torno a la cuestión del género y lo trans, pero sobre todo su « joven » interlocución en la presentación del libro del domingo ha renovado las conversaciones, los intereses de colegas y estudiantes de psicología y ha dado nuevas luces para el intercambio.
Respecto del debate sobre #losjóvenes, sumo a lo que expresaron Marina Recalde y Gabi Grinbaum, que como docente universitario puedo dar fe de los entusiasmos que genera la lectura de Freud y de Lacan, lo disruptivo que es encontrarse con sus textos y su transmisión en una carrera de Psicología. Esto genera transferencias que, en el ámbito universitario, alojamos en diferentes dispositivos como grupos de investigación, pasantías en instituciones, ayudantías en cátedras. Pero uno de ellos en especial es el Programa de Extensión llamado « Psicoanálisis y discursos contemporánes de la Maestría en Teoría Psicoanalítica Lacaniana » (Universidad Nacional de Córdoba) integrado por analistas miembros de la EOL y AMP, por egresados en la Licenciatura en Psicología y estudiantes de psicología, cine, filosofía, entre otras. La meta de este programa, que pertenece a la Maestría en Teoría Psicoanalítica Lacaniana, es llevar el psicoanálisis a diferentes espacios en interlocución con otras disciplinas. Por esto contamos con plataformas que alojan actividades sobre cine, series, literatura, géneros, feminismos y con publicaciones periódicas. Cada una de estas plataformas tiene una participación enorme cada vez, de público en general y también de interesados en lo que desde el psicoanálisis se enuncia. Por supuesto que luego encontramos a varios de estos jóvenes en los espacios del Instituto o en actividades de la Escuela. La formación analítica no se da en la universidad
Considere esto que le escribo como una colaboración a lo que sucede con los jóvenes en Córdoba. ¡Aquí el psicoanálisis está bien vivo! Gracias a una orientación política y epistémica a la que nunca dejamos de recurrir.
Le agradezo inmensamente los espacios de diálogo que ha abierto con decisión desde hace varias semanas, que también han generado olas en la formación.
Afectuosamente.

Gaby Camaly, Qué lugar para los jovenes de la ciudad del psicoanalisis ?
Estimado Jacques-Alain Miller:
Acabo de leer en su Blog el intercambio con Marina Recalde sobre el
gran tema de los jóvenes y su relación con nuestra Escuela. He leído
después la carta de Gabriela Grinbaum. Me gustaría agregar la cuestión
de los jóvenes residentes y concurrentes de los hospitales.
En nuestro país, el hospital es un espacio de formación muy importante
para muchos jóvenes. Allí se produce el encuentro con los casos más
graves de la psicosis, con las psicosis ordinarias, con las
problemáticas más actuales del síntoma y por supuesto también con las
nuevas sexualidades, los trans, los problemas de la identidad sexual y
la reasignación de género. Los hospitales son además el lugar donde se
realizan las presentaciones de enfermos del Instituto Clínico desde
siempre, espacio inigualable de formación. Muchos colegas de la
Escuela trabajan a diario en los hospitales juntos a los jóvenes,
introduciéndolos en la orientación lacaniana. Muchos de nosotros
mantenemos un lazo estrecho con estos jóvenes participando y
sosteniendo sus actividades de formación, cosa que hacemos, en
muchísimos casos, ad honorem. Surge así una cercanía de los jóvenes
con Lacan y su enseñanza, con los espacios de la Escuela y del
Instituto, con la Maestría, con Pausa y con el IOM.
En el 2016, junto con Celeste Viñal y Patricio Álvarez, organizamos
una serie de noches clínicas en la Escuela convocando a estos jóvenes
de los hospitales y sostuvimos con ellos -y con otros colegas de la
EOL- un trabajo sobre los casos que ellos sostienen en los hospitales.
En el 2018, con el auspicio del ICdeBA y de « La ciudad analítica »,
bajo la orientación y el sostén de Graciela Brodsky, organizamos otra
serie de noches sobre la clínica hospitalaria. En ambos casos, la
respuesta fue de mucho entusiasmo, con el saldo de un trabajo precioso
y muy valioso para ellos y para nosotros. ¡Cuánto aprendimos! La
escuela se llenó de jóvenes. ¡Aquello fue una fiesta! Pero fueron
acontecimientos sin continuidad.
Mi preocupación es cómo se las arregla la Escuela para alojar y no
dejar caer las transferencias que ella misma produce a través de sus
miembros, a través sus actividades, a través de su presencia en la
ciudad. ¿Qué hacemos con estas transferencias que generamos? ¿Qué
hacemos para no perder esta potencia joven del deseo fundamental para
el futuro del psicoanálisis? Me refiero a los jóvenes de los
hospitales, pero también los de la universidad y de otras
instituciones dispersas en nuestro país.
Creo que nuestra Escuela es una de las escuelas que más jóvenes
alberga entre sus miembros pero sabemos que entrar a la EOL no es ni
fácil ni rápido, tampoco es para todos. Y cuando uno lo logra, ya no
se es tan joven, se han pasado los 30 desde hace tiempo.
Tampoco creo que todos esos jóvenes desearán ser miembros de la
Escuela, pero eso no invalida sus transferencias genuinas, eso no
quita su interés por la enseñanza de Lacan y la orientación que Ud.
JAM nos transmite desde siempre.
Creo que no podemos darnos el lujo de perder la ocasión de alojar ese
deseo joven por la causa analítica, no podemos darnos el lujo de no
escucharlos y aprender de ellos, no podemos perderlos por el camino.
Por eso, le agradezco nuevamente su intervención del 2 de mayo que fue
realmente extraordinaria! Por eso me animo hoy a enviarle estas
reflexiones, para no soportar luego el peso del silencio.
Con mi enorme agradecimiento, un saludo afectuoso desde Buenos Aires.

Daniela Fernandez, Carta por aparecer en Twitter
Cher JAM,
Me permito aportar algunas precisiones respecto de la revista del Icdeba.
La ciudad analitica fue creada en 2017, por iniciativa de Jacques-Alain Miller. Fue Ud. mismo quien invento el nombre de LCA.
Desde su creacion, Graciela Brodsky, Directora del Icdeba, me confio la direccion de redaccion. El intercambio de ideas con ella es permanente para ir precisando la orientacion de la revista.
El Comité editorial esta compuesto por quince jovenes analistas en formacion (participantes del Icdeba, egresados, maestrandos), dos de ellos acaban de entrar a la EOL. Son colegas lectores, rigurosos, curiosos, con quienes realizamos un trabajo muy interesante, estudiamos mucho para crear el marco conceptual de cada numero. Le encantaria conocer a estos jovenes, conversar con ellos. Son vivaces, estudiosos, hacen bien al psicoanalisis.
LCA ya ha sacado tres numeros, y estamos trabajando sobre el cuarto (para cada numero, yo misma me ocupé de que siempre le llegue a su consultorio en Paris, incluso el numero 3 en plena pandemia, y también a la biblioteca de la ECF).
Retomo su pregunta: Quienes escriben en LCA? Escriben participantes del Icdeba, egresados, alumnos de la Maestria de psicoanalisis de la Unsam. Y también docentes del Icdeba. Para muchos jovenes, LCA fue la ocasion de publicar su primer texto. Uno de los principales objetivos de la revista es invitar a los jovenes a leer Lacan y a realizar un esfuerzo de escritura. Es por eso que el Comité lleva a cabo un verdadero trabajo personalizado de acompanamiento durante el proceso de escritura.
Quienes leen LCA? Desde el inicio hemos trabajado mucho para crear una comunidad de lectores. Asi, LCA comenzo a circular en hospitales, en universidades, en facultades de psicologia y también de filosofia, de artes, de economia, de arquitectura, en teatros, en radios. No solo en BA, sino también en diferentes ciudades del pais, y en algunos paises de Latinoamerica.
La pandemia cambio las coordenadas de LCA. Nos encontramos explorando cual seria el mejor soporte para el numero 4 sobre el objeto voz (formato digital, la plataforma mas propicia, nuevas estrategias de difusion, ya que las nuestras estaban muy ligadas a nuestra presencia en diferentes lugares de la ciudad).
Me parece muy interesante la carta de Marina Recalde en que expresa su inquietud por los jovenes.
Por qué no organizar un encuentro suyo con los « jovenes » del Icdeba?
Bien a vous.

PS : Ci joint deux photos. Tal vez las quiera utilizar en si twitter. La primera es del Comité LCA a pleno. La segunda es una selfie que sacamos en el Comité con Eric cuando vino a presentar el primer numero de la revista.

STOP A LAS 23 : 22 DE PARIS

Read Full Post »

Desvelada

Si! Me vieron enojada.

Exaltada. Enardecida. Irritada.

Quizá demasiado.

Es que desde el 4, sabemos de qué hablamos.

Quedé turbada.

Pero dejemos eso un poco en remojo. 

Al menos hoy.

Y es que me desvela lo que desde el minuto uno de la creación de la EOL me preocupa. 

Los pocos jóvenes que hay en la escuela. 

Más allá del romanticismo del For ever Young que de alguna manera nos habita a los analistas.

Más allá de que la juventud es una posición subjetiva.

Mucho más allá de que la causa es siempre joven…

En verdad debería decir, es más acá la cosa.

Es el futuro del psicoanálisis.

Es el riesgo de los desencadenamientos de las transferencias negativas.

Es dejar caer a quienes nuestro instituto forma.

Es despreciar que si nos eligen para la formación, eso no vale.

Y el trato, recuérdenme hablar el jueves de eso.

Y no es ni los indignados ni los excluidos, ni los rechazados.

Los dejamos ir.

Los ponemos a prueba infinita.

Los desgastamos.

Síganme en esta simple ecuación:

Te recibís a los 25, parece que se requieren para empezar a hablar diez años de práctica, tenes 35. Suponete que durante esos años terminaste el Icdeba y estás empezando la tesis de la maestría. Por supuesto que podes llevar a esa altura veinte años de análisis. Formaste parte de cuatro carteles y no te perdiste una jornada de la Eol.  Más aún, colaboraste en alguna o algunas y con entusiasmo y agradecimiento por haber sido allí convocado…

Entonces te animas a los 36 al pedido de admisión.

Y como se sabe que a la primera no entras.

No te desanimas. Y comienza la ininterrumpida proeza de pedir la entrada año tras año tras año.

Y estos jóvenes, no son los universitarios a los que Lacan se dirige en el mayo francés, ¡no buscan un amo!

¡Es la transferencia! 

Y quizá finalmente alguno en su tercera apuesta o en la séptima entra a la Eol… y ya a esta altura tiene alrededor de 40 ó 45… 

Y es porque los envejecemos en el camino.

Y no me conformaría con Picasso quien dijo:

“El camino de la juventud lleva toda una vida” 

y entonces, 

Lacan en el “Discurso de clausura de las Jornadas sobre las psicosis en el niño” toma una frase de André Malraux que les recuerdo:

“Lo que he llegado a creer , fíjese en ese ocaso de mi vida, es que no hay personas mayores”.

Concluyendo así con su idea del “niño generalizado”

Señalando que una persona mayor sería aquel  sujeto que podría hacerse responsable de su goce. 

Y aquí recordaría la intervención de Jazmín Torregiani la otra noche:

“El prejuicio de que la edad cronológica se corresponde con el trayecto analítico”.

Me gusta esta cita:

“Si espero, perderé la audacia de la juventud”  Alejandro Magno.

Y el 2 de mayo, ¡qué gloria Jam! Recordando que Lacan ha hecho todo para dar el  privilegio a los jóvenes. 

“Hay que ser dócil a los jóvenes”.

Con ese espíritu terminó su conferencia plagada del elogio a la juventud.

Pero por supuesto que el dispositivo de la admisión es uno de los tres ejes fundamentales de la Escuela.

Nadie dudaría de eso. 

Y el trabajo que se realiza en la Secretaría de admisión es de una rigurosidad y responsabilidad  inmensa.

Pero el problema existe, 

Y si bien no me preocupa que entrar a la Eol sea difícil.

Lo que aquí vengo a decir es que es imposible. 

Estamos frente a un asunto que urge.

No voy a retroceder frente a este deseo.

Estamos condenados a desaparecer o los invito a que inventemos alguna solución.

“Tal vez algún día dejen a los jóvenes inventar su propia juventud”. Quino

****************

Read Full Post »

Marina es Directora ejecutiva  del Instituto Clinico de Buenos Aires. Tiene a su cargo la Secretaría de alumnos.

04-05   21:07

Querido Jacques-Alain Miller,

Qué enorme alegría escucharlo y verlo el domingo pasado! Tengo la impresión de que fue un momento histórico, del que ya comienzan a sentirse las primeras olas en todos nosotros. En lo personal, se lo agradezco muchísimo.

Le escribo para transmitirle que la mayoría de los participantes del ICdeBA lo escucharon por primera vez. Ellos nunca habían tenido la ocasión de hacerlo, sí de leerlo por supuesto, pero el impacto de encontrarse con su presencia, su transmisión, su entusiasmo y su alegría generó un impacto enorme. 

Fue muy importante para ellos, y para el ICdeBA en general, el acontecimiento zoom del domingo pasado.

En función de ello y de su anuncio de la decisión de publicar los papeles de Lacan, le escribo para hacerle saber que puede contar con el Instituto y con sus participantes para el proyecto de traducción y edición de la manera en que usted considere sea mejor para su propósito.

Será una ocasión inédita y preciosa para poder continuar con la enorme responsabilidad que tenemos en la transmisión del psicoanálisis.

Le envío un fuerte abrazo,

Marina Recalde

******************************

04-05   18:18 

Agradezco su carta, chère Marina. Cuantos son los alumnos del ICBA ? Escriben en la revista del Instituto, o solamente lo hacen los docentes ? Digame mas sobre los problemas con los jovenes.

Suyo,

JAM

******************************

05-05   16:17 

Querido Jacques-Alain Miller, los alumnos en este momento son 577, de los cuales están cursando su primer año 224. La revista del Instituto, que se llama La Ciudad Analítica y que dirige Daniela Fernández, incluye siempre textos de participantes del Instituto y de la Maestría. Daniela siempre se ocupó de que en cada número estuviesen incluidos participantes de ambos lugares y el resultado es una revista excelente. En su comité de Redacción también participan jóvenes egresados del ICdeBA o Maestría.

Respecto a su pregunta sobre los jóvenes… creo que estamos con un problema que venimos arrastrando hace mucho tiempo. El tema, a mi juicio, es la pregunta que nos hacemos cada vez respecto a qué lugar ofrecerle a esos jóvenes que formamos, que se analizan con nosotros, que supervisan con nosotros, que estudian con nosotros, que hacen el Instituto, escriben una tesina, se anotan en la Maestría, hacen su tesis, muchos su práctica en PAUSA, otros ingresan como colaboradores docentes en el Instituto, están en total transferencia con la orientación lacaniana, se cartelizan, presentan trabajos en las Jornadas de Carteles, o en los Departamentos del Instituto, pero que sin embargo, cuando desean entrar a la Escuela, se encuentran con que no les es posible ingresar. 

Hace unos años, en una Asamblea en la EOL, Gerardo Maeso utilizó una metáfora futbolística que para mí grafica muy bien la situación: es como en el fútbol, decía Gerardo, que armamos un « semillero » de los mejores jugadores y luego no tienen lugar en los equipos argentinos y se van a jugar a otro lado.

De hecho, ha sido una preocupación constante en el ICdeBA qué poder ofrecer a aquellos jóvenes que se forman con nosotros (me refiero a los analistas de la orientación lacaniana) para que su trabajo de transferencia continúe articulado a nosotros. Se armó la Maestría, se armó la revista La ciudad analítica, pero el caudal de jóvenes formados es muy grande y, si bien el Campo freudiano ofrece formación y lugares de participación, el lazo a la Escuela en algún momento se cortocircuita porque no ingresan. Es verdad que son muchos y la cantidad de miembros que se homologan es estrecha. Pero además es cierto que no siempre la formación obtenida en el ICdeBA o en la Maestría incide a favor de la admisión a la Escuela. 

En fin, que son las primeras reflexiones que se me ocurren frente a su pregunta, que le agradezco.

Con el afecto de siempre, le envío un fuerte abrazo, Marina

******************************

05- 05   12:46

Querida Marina, me gustaria hacer publico nuestro intercambio en mi blog, WLB, vinculado a mi hilo en Twitter. Puedo hacerlo ?

Suyo,

JA

******************************

05- 05   20:24

Querido Jacques-Alain, sí, claro, por supuesto que sí. 

Un abrazo, Marina

******************************

Read Full Post »

OAL

Paris, le 5 mai 2021

1. L’Organisation Archive Lacan, créée par moi ce 5 mai 2021, est l’organe qui portera à la connaissance du public l’ensemble des lettres, papiers et manuscrits de Jacques Lacan., conformément à la décision que j’ai prise en tant que détenteur du droit moral de l’œuvre de Lacan, et dépositaire de son archive. 

2. L’OAL comprend des cartels de déchiffrage et transcription (CDT) et des cartels de traduction (CTR). Elle liste en tant que postulants les personnes lui ayant fait connaître leur désir de participer à son entreprise.

3. La Commission d’accueil reçoit les demandes et se prononce sur l’issue à leur donner ; elle homologue les cartels, convient avec eux du travail que chacun aura à réaliser, et leur  remet les scans pertinents. La Commission d’édition dialogue avec les Cartels au cours de leur travail, évalue le travail réalisé, invite éventuellement le cartel à le corriger, et décide en dernière instance de la publication de ce travail. 

4. Des Commissions de même type seront ultérieurement installées pour chacune des différentes langues dans lesquelles seront traduits les textes issus du travail de déchiffrage et transcription.

5. Du premier mai au 4 mai à midi, j’ai assuré la fonction d’accueil. 12 CDT ont été homologués, et 2 CTR. 58 postulants ont été listés. Les deux Commissions, chacune de 10 membres, ont été installées ; elles sont présidées respectivement par Lilia Mahjoub et Guy Briole ; elles ont pour secrétaires Gil Caroz et Alice Delarue.  

6. Le présent règlement est évolutif. Il sera périodiquement précisé, perfectionné et élargi, en fonction de l’expérience vécue, des résultats pratiques, des problèmes soulevées, des demandes rencontrés, et des propositions émises. L’idéal serait de ne laisser personne sur le bord du chemin.

7. Au terme d’une année de fonctionnement des CDT, leurs membres, ainsi que les membres des deux Commissions, seront convoqués pour une réunion de type pow-wow, afin de discuter de tout. 

8. L’appareil indispensable à l’accomplissement du but est un scanner de dernière génération, qui permettra de fournir aux CDT les meilleurs scans des manuscrits de Lacan sur lesquels ils travailleront. L’Organisation n’ayant pas de ressources propres,  nous utiliserons le scanner d’UFORCA.

9. La publication semble assurée en Argentine et en Italie, vu les réactions des éditions Paidos et Astrolabio. A voir ce qui se passera au Brésil et en langue anglaise. Curieusement, aucun éditeur français ayant pignon sur rue ne s’est manifesté. Il faudra peut-être s’en remettre à un consortium d’édition, regroupant : les Presses Psychanalytiques de Paris,  nouvelle marque de l’Ecole de la Cause freudienne ; Le  Champ freudien, marque d’UFORCA ; et Navarin éditeur. 

Jacques-Alain Miller

CARTELS DE DECHIFFRAGE ET TRANSCRIPTION (CDT)

CDT-001

Anaëlle Lebovits-Quenehen (+1)

Deborah Gutermann-Jacquet

France Jaigü

Laurent Dumoulin,

Valeria Sommer-Dupont

CDT-002

Yves Depelsenaire

Jean-Claude Encalado (+1)

Philippe Hellebois,

Claude Parchliniak,

Jean-Philippe Parchliniak

CDT-003

Anne Lysy (+1).

Geert Hoornaert

Gil Caroz

Monique Kusnierek

Patricia Bosquin-Caroz

CDT-004

Aflalo Agnès

Guyonnet Damien

Lazarus-Matet Catherine

Mahjoub Lilia (+1)

Solano Suarez Esthela

CDT-005

Laurent Dupont  laurentdupont.mail@gmail.com(+1)

Pascale Rivals  rivalsp6@gmail.com 

Patricia Loubet  patricialoubet@orange.fr

Romain-Pierre Renou  romainpierre.renou@yahoo.fr 

Thomas Roïc  thomas.roic@gmail.com

CDT-006

Daniel Roy (+1) 

Dominique Fabre-Gaudry

Marie-Agnès Macaire

Martine Versel

Michel Neycensas

CDT-007

Anna Mirabelle

Catherine Lacaze-Paule

Julia Richards (+1)

Maryse Roy

Sylvie Goumet

CDT-008

Aline Esquerre 

Anita Gueydan

Gaëlle Chamboncel 

Marc Gabbaï (+1)

Steve Gonzalez

CDT-009

Herbert Wachsberger – 0685221020

Marie-Hélène Blancard – 0630940648

Marie-Hélène Roch – 0684121894

Pascal Pernot – 0614822812

Yasmine Grasser – 0627435487 (+1)

CDT-010

Christiane Alberti

Eric Laurent

Eve Miller-Rose

Jacques-Alain Miller (+1)

Laurent Dupont

Luis Solano

Patrick Valas

CDT-011

Edit Mac Clay

Erik  Porge (+1)

Marguerite Charreau

Nicolas Guérin

CDT-012

Beatriz Gonzalez-Renou

Hélène Bonnaud (+1) 

Marie-Claude Sureau

Richard Bonnaud

Stéphanie Lavigne

CARTELS DE TRADUCTION (CT)

CT-001 espagnol

Eduard Gadea 

Inés García

Miquel Bassols

Neus Carbonell (+1

Sílvia Grasses

CT-002 italien

Sara Bordò

Paola Francesconi (+1) 

Maurizio Mazzotti

Alessandro Siciliano 

Giuliana Zani 

**************

POSTULANTS (PTS)

  1. Adriana Katsuda (Argentine)
  2. Alain Gentes (France)
  3. Amaury Noël (France)
  4. Ana Inés Bertón ( Uruguay) 
  5. Anna Aromi (Espagne)
  6. Annie Dray-Stauffer (France)
  7. Araceli Fuentes (Espagne)
  8. Camilo Ramirez (Frnce)
  9. Carolina Saylancioglu (Argentine)
  10. Caroline Nissan (France)
  11. Christelle Sandras (France)
  12. Claire Piette (Belgique)
  13. Claude Helen (France)
  14. Corinne Perrot (France)
  15. Dora G. Saroka (Argentine)
  16. Fernanda Turbat (Brésil)
  17. Florencia Shanahan (Irlande)
  18. Francesca Biagi Chai  (France)
  19. Françoise Haccoun France)
  20. Françoise Labridy (France)
  21. Gabriela Camaly (Argentine)
  22. Gérard Mallassagne (France)
  23. Gisela Calderón (Argentine) 
  24. Gleuza Salomon (Brésil)
  25. Gustavo Freda (France)
  26. Isabelle Chanjou (France)
  27. Jean Louis Blaquier (France)
  28. Jocelyne Clarke dit Lamotte (France)
  29. Katty Langelez (Belgique)
  30. Laurence Metz (France)
  31. Liliana Mauas (Argentine)
  32. Liliana Rodriguez (Italie)
  33. Lizbeth Ahumada (Colombie)
  34. Luis Iriarte (Equateur)
  35. Luz María Camozzi Miranda (Argentine)
  36. Marcelo Paul Denis (France)
  37. Marco Mauas (Israël)
  38. Marga Mendelenko-Karsz France)
  39. Maria Paz Rodríguez Diéguez
  40. Mariana Alba de Luna (France)
  41. Marie-Dominique Servelle (France)
  42. Mariel Martins (France)
  43. Micaela Frattura (France) 
  44. Mirta A. Nakkache  (Argentine)
  45. Patricia Moraga(Argentine)
  46. Patrick Almeida (France)
  47. Paula Kalfus (Argentine)
  48. Perla Dreschler (Argentine)
  49. Philippe Chanjou  (France)
  50. Raquel da Matta-Beauvais (France)
  51. Renée Padellec-Nguyen (France)
  52. Romain Aubé(France)
  53. Thomas Kusmierzyk (France)
  54. Véronique Eydoux (France)
  55. Véronique Servais (Belgique)
  56. Victoria Paz (France)
  57. Virginia Cura (Argentine)
  58. Xavier Giner Ponce (Espagne)

*******************

COMMISSION D’ACCUEIL

  1. Alexandre Stevens
  2. Eric Zuliani
  3. Eve Miller-Rose
  4. Gil Caroz (secrétaire)
  5. Hervé Castanet
  6. Laurent Dupont
  7. Lilia Mahjoub (présidente)
  8. Miquel Bassols
  9. Sophie Marret-Maleval
  10. (reste à pourvoir)

COMMISSION D’EDITION

  1. Agnès Aflalo
  2. Alice Delarue (secrétaire)
  3. Antonio Di Ciaccia
  4. Aurélie Pfauwadel
  5. Christiane Alberti
  6. Guy Briole (président)
  7. Guy Trobas
  8. Herbert Wachsberger
  9. Laura Sokolowsky
  10. Nathalie Jaudel

Read Full Post »

aux composants du mouvement lacanien international

dans sa diversité

Détenteur, de par la volonté expresse de mon beau-père, le Dr Jacques Lacan, de son droit moral sur son œuvre, au sens de la loi du 11 mars 1957, et dépositaire des lettres, papiers et manuscrits qu’il m’a confiés de son vivant, s’en remettant à mon jugement quant à l’éventuelle publication de tout ou partie de ce legs, j’ai décidé, dans la quarantième année suivant sa mort, que l’ensemble serait porté à la connaissance du public par la voie d’une transcription et d’une publication exhaustives, sauf censure pour motifs juridiques et respect du secret médical.

Pour l’accomplissement de cette tâche, des moyens importants tant matériels qu’intellectuels devront être réunis. Il ne sera fait appel à aucune entité étatique ou paraétatique. Je compte sur l’Association Mondiale de Psychanalyse (AMP) que j’ai fondée en 1992 et dirigée dix ans durant, ainsi que sur les sept Ecoles qui la composent : l’Ecole de la Cause freudienne (ECF, 1981), la Escuela de la Orientacion lacaniana (EOL,1992), la Escola Brasileira de Psicoanalise (EBP, 1995), la Escuela lacaniana de Psicoanalisis (ELP, 2000), la Scuola lacaniana di Psicoanalisi (SLP, 2002), la Nueva Escuela de Psicoanalisis (NEL, 2002) et the New Lacanian School (NLS, 2003).   

Je fais également fond sur les instances du Champ freudien international, dont les Sections et Antennes cliniques de France et Belgique francophone rassemblées dans l’Union pour la formation en clinique psychanalytique (UFORCA, 1996), et les diverses entités homologues à travers le monde.

Enfin, je fais appel à tous ceux qui, sans avoir rejoint l’AMP ni le Champ freudien, creusent leur sillon dans la voie tracée par l’enseignement de Jacques Lacan, qu’il s’agisse de praticiens, d’universitaires ou d’intellectuels indépendants, de groupes d’études et de recherches, d’associations psychanalytiques ou de départements universitaires.  

Comment sera réalisée la tâche prescrite ? De la manière dont Lacan avait prévu en 1964 que fonctionnerait son Ecole, l’Ecole freudienne de Paris. 

« Pour l’exécution du travail, nous adopterons le principe d’une élaboration soutenue dans un petit groupe. Chacun d’eux (nous avons un nom pour désigner ces groupes) se composera de trois personnes au moins, de cinq au plus, quatre est la juste mesure. Plus une chargée de la sélection, de la discussion et de l’issue à réserver au travail de chacun. » 

Le nom alors tenu en réserve par Lacan était, comme on sait, celui de « cartel. » L’admission de chaque cartel de déchiffrage et transcription (CDT) sera décidée par une commission ad hoc appelée Commission d’accueil, qui conviendra avec le cartel du travail que celui-ci aura à accomplir. De même, le travail accompli par chaque cartel  sera validé avant publication  par la Commission d’édition.

Une organisation similaire sera établie pour la traduction dans les différentes langues : cartels de traduction ; Commission d’accueil ; Commission d’édition.

La composition des deux premières Commissions sera décidée par moi-même et rendue publique dans les meilleurs délais. Dans l’intervalle, j’assurerai personnellement à dater de ce jour la fonction d’accueil. 

L’ensemble sera placé sous l’égide d’une association sans but lucratif de droit français, dont je tiens le nom en réserve. On en deviendra correspondant en s’y présentant en cartel.

Lacan concluait son « Acte de fondation » du 21 juin 1964 en disant : « Je n’ai pas besoin d’une liste nombreuse, mais  de travailleurs décidés, comme j’en sais d’ores et déjà. » Un demi-siècle plus tard, les travailleurs décidés sont en nombre.

J.-A. MILLER

ja.miller@orange.fr

Read Full Post »

à travers les journaux de la presse parisienne 

du mercredi 28 avril 2021

+ Diplômes symptômes

Une phrase purement constative fait sursauter : « Cela fait maintenant plus de trente ans qu’un membre de la famille Le Pen obtient un score à deux chiffres lors d’une élection présidentielle », écrit Jérôme Fourquet, la star des sondeurs français. Dans le même temps, le vote Le Pen n’a quasiment pas progressé chez les gens ayant des diplômes supérieurs à bac+2 ; a connu une hausse modérée des bac +2 ; a explosé pour les non-bacheliers et les seulement bacheliers. « Tout se passe comme si le parti lepéniste avait progressivement capitalisé sur le ressentiment et le sentiment de relégation culturelle et sociale des publics les moins diplômés au fur et à mesure que le niveau éducatif moyen était rehaussé. » le figaro 

Lifting pour l’antifascisme

La tribune des militaires. Patriotes pour les uns ; pour les autres, factieux. Marine Le Pen appelle les signataires à se joindre à elle. Est-ce inattendu ? Non. L’inattendu, c’est le coup de jeune donné à l’antifascisme, ringard de chez ringard pour les woke. le figaro

Enrichir votre vocabulaire

Laurence Cossé rencontre dans un texte de Giono le verbe « emmanteler. » Elle interroge Google. Réponse : « couvrir (d’un manteau, d’une couverture) » En particulier, « couvrir (de l’habit religieux) » Au sens figuré : « dissimuler. » Mais ce mot est indispensable ! Comment ai-je pu m’en passer jusqu’ici ? la croix

La mort n’est pas une fin

La même glane durant un repas « l’admirable formule Mors stupebit. » Quelques clicks, et elle trouve le verset du Dies irae : « La mort sera stupéfaite, comme la nature, quand ressuscitera la créature. » Ah oui ! La résurrection, voilà de l’inattendu ! la croix

Gentil, gentil

J’apprends que « la parentalité positive est devenue un phénomène de société. » Il s’agit d’une doctrine qui recommande de : « Placer le bien-être de l’enfant au centre des apprentissages. Ne pas faire usage de la force, ne pas punir, ne pas crier, accueillir ses émotions. » Le truc, introduit en France dans les années 2000, en provenance des States, serait en passe de « s’imposer come une norme. » Des critiques sévères lui sont portées, au nom de la « complexité humaine » ou de la découverte de l’inconscient.  La Croix, c’était attendu, est favorable à une troisième voie : ce journal vit d’amour et d’eau tiède. Je songe, moi, à ce slogan trotskiste, un des plus créatifs de mai 68 : « L’humanité ne sera vraiment heureuse que lorsque le dernier des capitalistes aura été pendu avec les tripes du dernier des bureaucrates. » Cela marche aussi bien avec pédagogues et curés. Mais pour ce qui est du bonheur de l’humanité, tintin et peau de zébi. la croix

J’entends, et puis j’écoute

Décidément, j’adore La Croix, c’est une mine. Maximilien, 27 ans, a dans la tête une voix qui parle, celle de Murphy. Murphy lui donne des ordres, parfois celui de se suicider,  « puis me supplie de ne pas le faire, car lui aussi disparaîtrait. » Classique : c’est « l’automatisme mental » de Clérambault. Ce qui l’est moins : Maximilien est « écoutant » à la Maison perchée, « association où les malades peuvent en aider d’autres en leur parlant au téléphone. » L’axiome de similitude (à venir dans la suite de « Docile au trans ») donne à plein : « On est les mieux placés pour leur parler de leurs symptômes mystérieux et parfois effrayants. » la croix

Guerre de religion entre catholiques

Depuis l’investiture de George Washington le 30 avril 1789, les USA n’ont connu que deux présidents catholiques : John Fitzgerald Kennedy et Joseph Robinette, dit Joe, Biden. Rien n’y fait : les évêques américains cherchent noise à Robinette parce qu’il est « pro-choice »  = favorable à l’avortement. En février dernier, le responsable du comité pro-vie de la Conférence épiscopale américaine a déclaré que « Joe Biden devrait arrêter de se présenter comme un catholique pieux » Les leaders catholiques craignent que l’Equality Act en préparation, qui interdit toute discrimination fondée sur l’identité de genre ou sur l’orientation sexuelle, ne signe la fin des écoles catholiques non-mixtes. Mais ils battent froid le président, et semblent n’avoir pas pris langue avec ses services. La Conférence épiscopale « a décliné les sollicitations de La Croix pour commenter d’éventuels contacts avec la Maison-blanche. »la croix

Rire jaune

« Au Nain bleu », la légendaire maison de jeux et de jouets fondée en 1836, est morte de sa belle mort en 2006. Les portes de la boutique historique de la rue Saint-Honoré se sont fermées à jamais. Non ! Miracolo ! : « L’enseigne patrimoniale a ressuscité en pleine crise du Covid, rue Saint-Roch. » Fauteur du miracle : le groupe chinois Kidsland. La mort a certainement été stupéfaite encore une fois. le parisien

Edition sans éditeur

L’autoédition se développe, le fait est connu. Plus inattendu, le rythme de cette croissance :  10% des dépôts légaux en 2010, 19,6% cette année. le parisien

Facho is back !

Jean-Luc Mélenchon au premier rang pour défendre l’Etat républicain. Il fustige la tribune publiée dans Valeurs actuelles le 21 avril dernier, qu’il tient pour « une provocation à la désobéissance des militaires. » Nous ne sommes pas loin de l’atteinte à la sureté de l’Etat. Après le succès de la « marche contre l’islamophobie » de novembre 2019, le député de Marseille médite une « marche des libertés. » Un hiérarque de La France insoumise confie au journaliste de L’Opinion : « Les fachos sont en train de gagner idéologiquement. » Problème : comment justifier l’abstention au second tour en cas de duel entre le représentant du pouvoir constitutionnel et la cheffe putschiste ? l’opinion

Jampat Intelligencer

Solutions. Il y en a plusieurs. 1)  La plus simple repose sur la thèse des deux fascismes. Le premier fascisme est botté, tonitruant, se dénonce lui-même. Le second est emmantelé, propre sur lui, légal. Stratégie : on pousse les fachos légaux à estourbir les fachos-fachos, tout en leur marchant dessus au nom des libertés. 2) Solution complotiste : les militaires félons sont instrumentés par le fascisme d’Etat pour ressusciter le « front républicain » de défunte mémoire et ramener au bercail les brebis égarées de l’extrême-gauche. Stratégie : noir fascisme contre fascisme noir. 3) Solution « front uni anti-Mac» : les insoumis font l’union avec les putschistes (L’Alliance Jaune-Kaki) pour dégommer le Macron, et puis le Jaune l’emportera sur le Kaki. 4) Les autres solutions sont payantes : Jampat (political assorted tricks), compte numéroté UBS 421.666. jampat intelligence unit

L’âme d’un libéral

Gaspard Koenig tire la conséquence des expériences de Laurence Cossé dans La Croix : « De nos jours, l’Intelligence Artificielle a remplacé Dieu comme instrument de planification et horizon de l‘omniscience. » Néanmoins, face au Béhémot de l’IA, le jeune philosophe libéral  continue de croire aux « vertus du jugement individuel, parfois sub-optimal. » Cela s’appelle un acte de foi. les échos

Fric is good

En dépit de la débâcle du « family office » Archegos,  qui coûte 10 milliards de dollars aux banques, les marchés financiers n’ont rien perdu de leur dynamisme. En particulier, en France, « le nombre de banquiers millionnaires est au plus haut chez BNP Paribas. » Ouf ! On avait eu peur. les échos

Prolo is sad

Je ne me suis pas fait apporter L’Huma. C’est d’un triste, ces histoires de prolos. Aucun dynamisme. On se croirait revenu au XIXe.

Quand ne pas dire, c’est ne pas faire

Sylvie Kaufmann : « Il manque à l’Union européenne un “récit“, comme la Chine a son récit, et les Etats-Unis le leur. » Michel de Certeau disait joliment : « De même que les fétialès romains, des récits marchent devant les pratiques pour leur ouvrir un champ. » Pas de récit = aboulie. le monde

Lacan redivivus

Commémorer n’est pas célébrer, note Antoine Flandrin. Commémorer, dit le Robert, c’est « rappeler par une cérémonie le souvenir de. » On commémore un massacre, une guerre, on ne les célèbre pas, car « la célébration est valorisante », souligne Pascal Ory, nouvel académicien. Lacan ?  On commémore sa mort, on célèbre son enseignement. Comme-est-mort Lacan, ça nous intéresse sans doute. Mais moins que Lacan redivivus, à la surprise de la mort, de la nature et de l’opinion obscurantiste mondiale. le monde

Le trans de demain

L’Opinion donne quatre pages en français du Wall Street Journal. Titre d’un article : « Faut-il avoir peur des premiers embryons homme-singe ? » Comme disait Lacan, la réponse est dans la question. A quand la transition Human to Monkey ? « Depuis tout petit, je sentais que j’étais singe… » wall street journal

Paris, le 30 avril 2021

Read Full Post »

ELOGES FLATTEURS

recueillis par Jam le 26 avril 2021 

11 :31- Catherine Millot

Ça y est, je l’ai déjà lu !

C’est très bien.

Ça me prépare au 29

12 :24 – Lilia Mahjoub

Bravo pour ce LQ 928 !

Superbement architecturé !

13 :34 – Angèle Terrier

Lire et relire « Docile au trans » est un délice.

BRAVO pour cet excellent numéro.

Quel défilé de textes indispensables, c’est saisissant.

MERCI.

15 :36 – Laurent Dupont

Chère Eve, cher Jacques Alain Miller,

Que d’émotion devant ce tour de force que vous avez réalisé. 

Ce Lacan Quotidien 928 fera date, j’en suis sûr. 

Bravo pour la qualité éditoriale, la diversité et même la vivacité des textes, on passe de l’un à l’autre en pouvant attraper chaque fois quelque chose de nouveau pour soi. C’est, en tout cas, l’expérience que j’en ai eu.

Il y a une lecture joyeuse à votre texte « Docile au trans », cher JAM, qui se poursuit dans tout le numéro.

Eve a réussi quelque chose d’inouï avec son équipe.

La psychanalyse lacanienne fait entendre une parole qui s’étend bien au-delà de notre champ en faisant voler en éclat préjugés et aprioris.

C’est une grande joie de faire partie de ce moment et de voir comment l’École Une s’y engage.

15 :40 – Agnès Aflalo

Un tour de force clinique, épistémique et politique.

Voilà une idée claire de ce que peut être un psychanalyste du temps présent.

Une chape de plomb a fondu, et l’on respire un peu mieux depuis votre entretien avec Martyet votre article « Docile au trans. »

Ce nouvel engagement est un moment fort pour les Ecoles, mais aussi  pour chacun d’entre nous, comme à chaque fois que souffle vent du désir.

Eve a réussi un tour de force avec LQ, et Laurent Dupont s’en sort bien sur LWT.

16 :22 –Graciela Brodsky

Bravo pour ce numéro exceptionnel.

La puissance du Champ freudien en marche !

Merci d’avoir publié mes notes de Miami, ce fut pour moi une joie que de les retrouver dans le numéro.

16 :39 – Eve Miller-Rose

Cher Laurent,  merci de ton mot, et surtout de l’excellente itw !

Oui, c’est inouï. 

L’équipe de Lacan Quotidien a actuellement un très bon conseiller. Il sait se faire entendre. Et c’est une joie partagée !

17 : 48 – Marielle David

Cher Jacques Alain, J’ai bien reçu la Règle du Jeu et lu un première fois votre long, riche, foisonnant et amusant article et l’ai proposé à Blandine qui en a pris connaissance elle aussi. Je suis dans le train et le relis pour vous parler sur des points précis
A tout à l’heure.

18 :36 – Zapresse

Chères lectrices, chers lecteurs, vous trouverez ci-dessous un lien vers un numéro exceptionnel de Lacan Quotidien : « 2021 Année Trans ». Plus de 100 pages, de nombreux auteurs qui nous permettent de rentrer dans une conversation absolument remarquable.

 Et ce n’est sûrement que le début. Alors, entrez dans la danse, et parcourez ces textes « crayon à la main », laissez-vous prendre et surprendre, dans ce moment d’enseignement et d’action lacanienne initié par Jacques-Alain Miller. Christine Maugin et Daniel Roy 

ANNEXE : LIBERTE DE BLAMER

Cher Jacques-Alain Miller,

Pour recourir à une notion de ce vocabulaire woke que vous évoquez, je me garde autant qu’il est possible de toute micro-agression (fût-elle épistolaire). 

Autant qu’il est possible, car il semblerait qu’on puisse commettre la chose avec les meilleures intentions, sans même s’en rendre compte, voire en se taisant. Cette arrière-pensée d’une arrière-pensée donnerait presque autant le tournis que certaines obscures catégories de péchés qui nous étaient enseignées dans le catholicisme anté-conciliaire.

Quoiqu’il en soit, aucun fiel ici: je m’en tiendrai à une inoffensive micro-digression.

Dans votre texte « Docile au trans », évoquant l’endroit où Lacan vous avait initialement reçu, vous écrivez:

« Il habitait un entresol sombre et très bas de plafond, un terrier, un véritable antre, dans un immeuble du VIIe arrondissement où avait vécu le banquier d’Isidore Ducasse, ce qui fait que c’est le seul lieu de Paris dont on est sûr qu’il reçut la visite de Lautréamont. Le Dr Lacan, car c’est de lui que je parle, faisait grand cas du fait. »

Ce détail m’a laissé quelque peu perplexe. En effet, si nous pouvons faire crédit au banquier (une fois n’est pas coutume), d’autres immeubles parisiens où résida l’énigmatique Ducasse nous sont connus.

Ainsi Marcelin Pleynet précise-t-il dans son Lautréamont (Tel-Gallimard, 2013):

« […] Nous apprenons qu’entre le 21 février [1870] et le 12 mars, Ducasse a déménagé du 32 Faubourg-Montmartre au 15 rue Vivienne. 

[…] Nous ne savons pas ce qui a motivé le déménagement, pas plus que nous ne savons pourquoi, au cours des huit mois qui lui restent à vivre, Ducasse déménagera à nouveau, cette fois pour le 7 de la rue du Faubourg-Montmartre. »

C’est à cette dernière adresse, dans la cour de l’immeuble du Bouillon Chartier, que, longtemps, j’ai pu lire et relire une plaque attestant que ce fut l’ultime lieu de résidence de Ducasse —avant (selon les versions) qu’un vandale de passage ou des copropriétaires ignares ne la fassent disparaître.

À défaut de plaque, à défaut des panoramas tout proches qu’il appréciait et qui disparurent avec l’avènement du cinéma, nous restent au moins quelques-uns de ces passages qu’il traversait: outre des touristes, on y croise aussi les ombres d’autres auteurs considérables —dont Walter Benjamin m’est sans doute le plus cher.

En raison de la lumière filtrant par les verrières, le Passage Verdeau est considéré comme l’aquarium habituel de Ducasse. 

De même que la salle à manger du Grand-Hôtel de Cabourg aura été l’aquarium de Proust. Mais ceci est une autre histoire.

Bien à vous.

                                                                                              Francis Donovan

Read Full Post »

Older Posts »